Jorge Maniaces

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Jorge Maniakes»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Las tropas de Jorge Maniaces vencen a los árabes en Sicilia

Jorge Maniaces (en griego: Γεώργιος Μανιάκης, transcrito como Georgios Maniaces, Maniakis o Maniaches, italiano: Giorgio Maniace) (muerto en 1043) fue un prominente general bizantino en el siglo XI, y catapán de Italia en 1042. Las sagas escandinavas se refieren a él como Gyrgir.

Maniakes llegó a ser un prominente general durante la campaña en 1031, cuando el imperio bizantino fue derrotado en Alepo, pero emprendió a la captura de Edesa a los turcos selyúcidas. Su mayor logro fue la reconquista parcial de Sicilia a los árabes a partir de 1038. Allí, fue asistido por la guardia varega, en ese momento dirigida por Harald Hardrada, que más tarde se convirtió en rey de Noruega. También hubo mercenarios normandos con él, al mando de Guillermo Brazo de Hierro, quien ganó su apodo al derrotar al emir de Siracusa, en combate singular. Sin embargo, condenó al ostracismo a su almirante, Esteban, cuya esposa era hermana de Juan el Eunuco, el miembro de más alto rango en la corte, y, por humillar públicamente al líder del contingente lombardo, Arduino di Melfi, lo que causó su deserción con los normandos y vikingos. En respuesta, fue llamado por el emperador Miguel IV, también cuñado de Esteban. Aunque los árabes pronto tomaron de nuevo la isla, los éxitos de Maniaces inspiraron posteriormente a los normandos para invadir Sicilia.

Los logros de Maniaces en en Sicilia fueron largamente ignorados por el Emperador, por lo que se rebeló contra Constantino IX en 1042, a pesar de que había sido nombrado catepán de Italia. El principal responsable de enfrentarse a la revuelta de Maniaces fue Romano Scleros. Scleros, como Maniaces, era uno de los terratenientes inmensamente ricos, que poseía grandes extensiones de Anatolia - sus fincas estaban próximas de las de Maniaces y ambos se habían enfrentado en varias disputas por la tierra. Scleros debía su influencia sobre el emperador a su encantadora hermana Sclerina, y en la mayoría de las áreas, fue una influencia muy positiva sobre Constantino.

Encontrándose en una posición favorable, Scleros usó su influencia para acusar a Maniaces ante Constantino, saquear sus tierras y hasta seducir a su esposa. La respuesta de Maniaces, cuando se enfrenta a Scleros exigiendo que se le entregue el mando de las fuerzas imperiales en Apulia, fue torturarlo brutalmente hasta la muerte, después de sellar sus ojos, oídos, nariz y boca con excremento.[1] Maniaces fue entonces proclamado emperador por sus tropas (incluyendo los varegos), y marcharon hacia Constantinopla. En 1043 su ejército se enfrentó con las tropas leales a Constantino cerca de Tesalónica, y aunque inicialmente tuvo éxito, Maniaces fue asesinado durante el combate cuerpo a cuerpo después de recibir una herida mortal (de acuerdo con Miguel Psellos). El castigo de Constantino a los rebeldes que sobrevivieron fue obligarlos a desfilar en el Hipódromo, montados de espaldas en burros. Con su muerte, la rebelión cesó. En Sicilia, llevan su nombre la ciudad de Maniace y la fortaleza de Siracusa Castello Maniace.

Referencias[editar]

  1. Bradbury, Jim. (2004) Routledge Companion to Medieval Warfare. Routledge, p. 65

Enlaces externos[editar]