John Ponsonby

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
John Ponsonby.

John Ponsonby, Primer Vizconde Ponsonby, Caballero de la Gran Cruz de la Orden del Baño (1772 - 22 de febrero de 1855), fue un político y diplomático británico.[1]

Poseyendo el título nobiliario inglés de lord, fue integrante de la Cámara de los Comunes entre 1793 y 1802. Durante los años siguientes se dedicó a administrar la herencia de su padre.

A partir de 1826, a pedido de Jorge IV de Inglaterra, fue enviado en sucesivas misiones diplomáticas debido a que pretendía a la amante del rey. Ese año viajó como Ministro Plenipotenciario del Reino Unido al Río de la Plata durante la Guerra de las Provincias Unidas del Río de la Plata y el Imperio del Brasil. Actuó en la intermediación entre las Provincias Unidas del Río de la Plata y el Imperio de Brasil, proponiendo como solución definitiva la independencia de la Provincia Oriental, creándose a través de la Convención Preliminar de Paz el Estado Oriental del Uruguay. Fue determinante para el derrocamiento y posterior fusilamiento de Manuel Dorrego.[2] [3] [4]

En 1830 fue enviado a Bélgica a promover el ascenso de Leopoldo I al trono de ese reino.

Posteriormente fue enviado extraordinario al Reino de Nápoles y embajador británico en Constantinopla (1832 a 1841) y Viena (1846 a 1850). Escribió unas "Cartas privadas sobre la cuestión oriental", publicadas en Brighton en 1854.

Falleció en Londres en 1855.

Referencias[editar]

  1. George Clement Boase. «Dictionary of National Biography, 1885-1900, Volume 46 Ponsonby, John (1770?-1855)» (en inglés). Consultado el 25 de agosto de 2013.
  2. Luciano Alvarez (25 de junio de 2011). «Lord Ponsonby, altanero y eficiente» (en español). Consultado el 25 de agosto de 2013.
  3. Valdés, Mariana Blengio (1987). Lord Ponsonby y la independencia de la República Oriental del Uruguay. Fundación de Cultura Universitaria. pp. 132. 
  4. Herrera, Luis Alberto de (1988). La misión Ponsonby. República Oriental del Uruguay, Cámara de Representantes. pp. 404.