Jesús entre los doctores

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jesús entre los doctores, fresco de Giotto (1306). Capilla Scrovegni, Padua.

Jesús entre los doctores o Niño Jesús entre los doctores es el nombre dado a un pasaje del Evangelio (Lucas 2:41-50), donde se relata la presencia de Jesús entre los teólogos o doctores de la Ley mosaica. La escena también es conocida como "Cristo entre los doctores" o bien "Cristo en el Templo".[1] La escena es algunas veces llamada la "Disputa" de Jesús en el Templo. Pero en hebreo se la denomina y conoce como "Jesús entre los maestros",[2] debido a que así eran llamados los doctores y teólogos del judaísmo en tiempos de Jesús, y también porque algunos hebreos consideran que Jesús es un maestro.[3] El episodio también puede encontrarse en el Evangelio Apócrifo Árabe de la Infancia de Jesús.[cita requerida]

Los padres de Jesús, María y José, acudían todos los años a Jerusalén por la Fiesta de Pascua Judía. A la edad de doce años y con ocasión de la visita a la ciudad, Jesús desapareció de la vista de María y José para dirigirse al Templo de Jerusalén. Allí transcurrió un tiempo escuchando y preguntando a los doctores del Templo, quienes quedaron asombrados por sus conocimientos teológicos. Tardaron tres días en encontrarlo y, al hacerlo, María le expresó la preocupación que le había causado a ella y a José, a lo que Jesús respondió, "¿Por qué me buscábais? ¿No sabíais que debía estar en las cosas de mi Padre?"

Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Pero creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarle, se volvieron a Jerusalén en su busca.

Y sucedió que, al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron, quedaron sorprendidos, y su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando.» Él les dijo: «Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.

Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres (Lucas 2:41-52).

En los evangelios constituye el último de los relatos de la infancia de Jesús. Hasta ese momento, Jesús se había mostrado obediente con sus padres y ejemplar (Lucas 2:51). En la interpretación católica, los tres días de separación de sus padres, en especial de María, se muestran como un signo de lo que será la Redención con el sacrificio del Dios Hijo al Dios Padre y la muerte en la cruz.

Es la primera ocasión en la que Jesús muestra lo que será su actividad de predicación: el diálogo con los demás, en vez de la mera transmisión de las normas.

En la historia del arte[editar]

La escena ha sido ampliamente representada en el arte eclesiástico. Puede contemplarse en íconos, vitrales, manuscritos, frescos, tablas y numerosos lienzos. También en la escultura, donde suele darse en forma de relieves y retablos que forman parte de la iconografía de la vida de Jesús. Como escena reaparece en las procesiones de Semana Santa, especialmente en tallas realizadas por Francisco Salzillo.

Jesús entre los doctores en el Templo de Jerusalén. Significativos de los siguientes ejemplos son por supuesto la posición de Jesús en cada una de las composiciones ilustradas así como también las diferentes reacciones de los teólogos judíos, que además de estar sorprendidos, suelen dialogar, debatir e incluso cuestionar todo aquello que escuchan.[4] Ellos se oponen, pero a veces también se acercan a Jesús. Entre los teólogos pueden observarse algunos que prestan atención, otros que son cautos, e incluso hasta algún decepcionado o apático. Los doctores en teología no solo debaten con Jesús, sino que siguiendo la tradición hebraica, también lo hacen entre ellos mismos. Algunos simplemente comentan o intercambian ideas entre ellos. En ciertas obras los teólogos llevan consigo los textos de la Ley mosaica e incluso la consultan.[5]

Consideraciones. De los no menos de 40 ejemplos aquí presentados, dos suelen ser apodados "la disputa" (en italiano). En ambos casos, no obstante, el debate se presenta como un intercambio de ideas controlado e incluso hasta sereno. Para expresar su desacuerdo con los representantes de la ortodoxia judía intransigente, algunos cristianos -tales como el Monogramista S.P., Mazolino, y Durero- los ridiculizaron en sus obras mediante rasgos y expresiones que delatan su extremismo e inhumanidad. Ejemplo notable de ello son algunas pinturas de Durero que suelen incluir algún que otro personaje influenciado por el extraño carácter grotesco de otros delineados por Leonardo da Vinci hacia 1490.[9] Con todo, Durero castiga en particular a los judíos intolerantes. Sin embargo, no todos los judíos que pinta son horribles: en su Jesús entre los doctores (1506), uno de los ancianos que figura en la composición (abajo y sobre la izquierda de la obra) parece escuchar a Cristo con interés. A diferencia de otros personajes en la obra, ese anciano es el único que nada necesita verificar en su ejemplar de la Ley mosaica (nótese que está cerrado mientras que las manos del anciano permanecen apoyadas sobre él). A través fe los rasgos y expresión facial de ese anciano, Durero lo ha representado como un hombre noble y sabio.

Referencias[editar]

  1. Pero la última puede dar a equívocos, ya que el episodio en cuestión no es la única oportunidad en que Jesús se presenta en el Templo.
  2. Ieshu[a] bein ha-mor'im (ישו בין המורים). Véase también la entrada dedicada al episodio evangélico en Wikipedia en hebreo.
  3. El fenómeno ha cobrado particular importancia desde 1960 y en adelante. Entre los filósofos judíos modernos que ven a Jesús como maestro figura Milton Steinberg (Basic Judaism, Nueva York, 1975, p. 108); lo mismo se aplica en el caso de profesores eméritos de Universidad Hebrea de Jerusalén tales como Bianca Kühnel y Elisheva Revel-Neher.
  4. Tal como ocurre y es habitual entre todos los maestros y teólogos judíos hasta el día de hoy.
  5. El consultar y debatir los textos bíblicos era una importante tradición del judaísmo en la Antigüedad; desde entonces los rabinos la siguen practicando y ésta sigue incluso vigente en la actualidad.
  6. Aunque popularmente apodado "Disputa", el exquisito relieve de Ghiberti presenta un muy mesurado intercambio de ideas, que responde a la noción de "grazia" característica en el Renacimiento italiano.
  7. Extrañamente apodada "Disputa" a nivel popular, esta delicada pintura responde a la noción de "grazia" que es característica del Renacimiento italiano y sugiere tanto un diálogo como un mesurado debate.
  8. La imágen lleva agregada en inglés una leyenda incorrecta: "Jesus confounds the scholars in the Temple". La leyenda agregada incorpora en el título del grabado algo que no le pertenece. El grabado de Luyken denomina al protagonista principal "Cristo" y la escena de hecho es el grabado 4820 del tomo 35 de la Biblia Bowyer, donde —según el índice preparado por Phillip Medhurst— figura como "Christ in the Temple. Luke 2:18-50" (Cristo en el Templo. Lucas 2:18-50). Medhurst, pdf 17. Harry Kossuth, por otra parte, no es quien ejecutó el grabado, sino el fotógrafo del mismo y nada tiene que ver con Ámsterdam sino que es oriundo de Oxford.
  9. Popularmente se los conoce como las "Cabezas grotescas" y ejemplo notable de ello son aquellas preservadas en la Real Colección del Palacio de Windsor en Londres. [1]

Bibliografía[editar]

  • Schiller, G. Iconography of Christian Art, Londres: Lund Humphries, 1971, vol. I. ISBN 853312702
  • Colerdige, Mark. The birth of the Lukan Narrative. Narrative as Christology in Luke 1-1. Edit. Sheffield Academic Press, 1993. Editado en español como Nueva lectura de la infancia de Jesús. La narrativa como cristología en Lucas 1-2. con ISBN 84-8005-048-9



Niño Jesús en Jerusalén

Vida de Jesús

Previo
Masacre de los Santos Inocentes
Nuevo Testamento
Eventos
Posterior
Bautismo de Jesús