Idioma proto-sapiens

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La lengua proto-mundo o proto-sapiens se refiere a una lengua conjeturada por ciertas teorías basadas en la hipótesis monogenética. De acuerdo con estas teorías habría existido una antigua lengua parcialmente reconstruible por los métodos de la lingüística histórica, que es la antecesora común más reciente de todas las lenguas humanas. Sin embargo, otros autores han expresado dudas sobre la posibilidad de reconstruir una lengua para una profundidad temporal muy superior a 5000 años.[1]

La idea[editar]

Algunos defensores de la hipótesis monogenética han intentado reconstruir aspectos parciales de la lengua proto-sapiens o proto-mundo. Estos intentos no han tenido demasiado éxito y han sido ampliamente criticados. La gran mayoría de los especialistas en lingüística histórica consideran que los métodos usados para dicha tarea no son capaces de llevar a una reconstrucción fiable, aun suponiendo que haya existido tal lengua y que por tanto la hipótesis monogenética sea correcta. De hecho existe cierto consenso en que los métodos de la lingüística histórica difícilmente permiten reconstruir lenguas que hubieran podido existir hace mucho más de 3000 ó 6000 años.

En cuanto a la monogénesis lingüística como punto de partida, se ha teorizado que, de haber existido una única lengua original para toda la humanidad, ésta habría perdido su unidad hace 50.000 a 100.000 años, el tiempo de separación mínimo que han estimado los genetistas y arqueólogos para explicar la diversidad genética del género humano actual a partir de un hipotético grupo originario.

Discusión de las evidencias[editar]

Cognados[editar]

Aunque varios lingüistas han planteado dudas sobre la posibilidad de identificar pruebas de parentesco entre lenguas, cuyo tiempo de divergencia es muy superior a 5.000 o 6.000 años, varios partidarios de la hipótesis de la existencia del proto-sapiens han aducido la posible existencia de varios cognados "globales":[2]

*aq'wa 'agua'
*tik- 'dedo, uno'
*pal 'dos'
*(p)apa 'padre', (m)ama 'madre'

Evidencia genética[editar]

Aunque la evidencia genética basada en los hablantes de las lenguas no constituye una base sólida para confirmar o refutar las hipótesis lingüistas, se sabe que existe una cierta correlación entre la clasificación genética de las poblaciones humanas y la clasificación filogenética de las lenguas que hablan los diversos grupos humanos. En este sentido, es particularmente relevante el trabajo del genetista italiano Luigi Luca Cavalli-Sforza.[3] Por esa razón, algunos de los apologistas en favor de la reconstructibilidad del proto-sapiens, como M. Ruhlen, señalan que el trabajo de Cavalli-Sforza parece confirmar alguno de los parentescos de largo alcance propuestos por él mismo y otros lingüistas.

Puesto que hoy en día nadie duda de la monogénesis genética de los grupos humanos, eso hace más plausible que también sea correcta la monogénesis lingüística de las lenguas humanas. Y el hecho de que las clasificaciones lingüísticas se asemejen a las clasificaciones basadas en genes, representa para algunos una confirmación de la existencia de una lengua humana ancestral asociada a los primeros grupos de Homo sapiens modernos que se dispersaron por el planeta.

Sin embargo, si bien la evidencia genética podría apoyar la monogénesis lingüística, difícilmente apoya la validez de la reconstructibilidad del supuesto idioma proto-sapiens, que es un hecho que no sigue ni siquiera la hipótesis de la monogénesis lingüística.

Vocabulario[editar]

Se ha propuesto un número de posibles cognados, sobre la base de similitudes entre el sonido y el significado de las formas en los idiomas a lo largo de todo el mundo. El más conocido de este tipo es la lista de vocabulario de Bengtson y Merritt Ruhlen (1994), donde se identifican 27 "etimologías mundiales". El siguiente cuadro, adaptado de Ruhlen (1994b), enumera una selección de estas formas:[4]

Lengua ¿Quién? ¿Qué? Dos Agua Uno /
dedo
Brazo
(1)
Brazo
(2)
Curva /
rodilla
Pelo Vagina
Olor /
nariz
Khoisan !kū ma /kam k´´ā //kɔnu //kū ≠hā //gom /ʼū !kwai č’ū
Nilo-Sahariano na de ball nki tok kani boko kutu sum buti čona
Niger-Kordofaniano nani ni bala engi dike kono boko boŋgo butu
Afro-Asiático k(w) ma bwVr ak’wa tak ganA bunqe somm put suna
Kartveliano min ma yor rts’q’a ert t’ot’ qe muql toma putʼ sun
Drávido yāv iraṇṭu nīru birelu kaŋ kay meṇḍa pūṭa počču čuṇṭu
Eurasiático
/Nostrático
kwi mi pālā akwā tik konV bhāghu(s) bük(ä) punče p’ut’V snā
Sino-caucásico kwi ma gnyis ʔoχwa tok kan boq pjut tshām putʼi suŋ
Áustrico o-ko-e m-anu ʔ(m)bar namaw ntoʔ xeen baγa buku śyām betik iǰuŋ
Indo-Pacífico mina boula okho dik akan ben buku utu sɨnna
Australiano aborigen ŋaani minha bula gugu kuman mala pajing buŋku puda mura
Amerindo kune mana p’āl akwā dɨk’i kano boko buka summe butie čuna

Basándose en la lista de cognados anterior, Merritt Ruhlen (1994b:105) propone la siguiente lista de términos para el idioma antecesor de las lenguas de la humanidad o proto-sapiens:

Lengua ¿Quién? ¿Qué? Dos Agua Uno /
dedo
Brazo
(1)
Brazo
(2)
Curva /
rodilla
Pelo Vagina
Olor /
nariz
proto-sapiens *ku *ma *pal *akwa *tik *kanV *boko *buŋku *sum *putV *čuna

Muchos lingüistas rechazan los métodos utilizados para determinar estas formas y la propia posibilidad de rastreo de formas con más de digamos 10.000 años de antigüedad. Según Lyle Campbell,

la búsqueda de etimologías mundiales es, en el mejor de los casos, una pérdida de tiempo; en el peor: una vergüenza para la lingüística como disciplina, desgraciadamente confusa y engañosa a los que pudiera parecer a la lingüística para la comprensión en este ámbito"

Campbell y Poser 2008:393

Además las formas usadas por Ruhlen y Greenberg casi nunca son reconstrucciones de protolenguas bien demostradas, sino que estos autores escogen de una lista de cognados las formas modernas que muestran mayor parentesco superfial con las formas de lenguas de otras familias. Esa estrategia aumenta sensiblemente el parecido superficial e ignora la diversidad realmente existente. Cuando se trabaja con protoformas sólidamente establecidas algunos de los términos propuestos por Ruhlen pierden gran parte de la similitud superficial.

Teoría de la evidencia fonética[editar]

Un trabajo reciente ha encontrado que el mayor número de fonemas estaría relacionado con las regiones pobladas con mayor antigüedad, en donde la expansión migratoria tiene por característica un efecto fundador, el cual se forma por los cuellos de botella poblacionales, lo que produciría que las poblaciones más alejadas o aisladas reflejen una disminución en el número de fonemas. Un estudio que analiza 504 lenguas vivas[5] encontró que las lenguas que contienen más sonidos se hablan en África y los que contienen menor número están en Sudamérica e islas de Oceanía; así pues por ejemplo mientras el hawaiano tiene 13 sonidos, el idioma joisán !Xu llega a 141, existiendo una correlación negativa entre el número de fonemas y la distancia al sur de África. Eso parece ser una evidencia más de que las lenguas humanas modernas procenden del Sur de África, y refuerza la hipótesis de monogénesis lingüística consistente con la existencia de un idioma proto-sapiens.

Crítica y controversia[editar]

El debate sobre la confiabilidad de los trabajos de la reconstrucción de una hipotética lengua ancestral común en un tiempo a toda la humanidad está estrechamente ligado a la hipótesis de la monogénesis lingüística. La existencia real del proto-sapiens y la poligénesis de las lenguas humanas se excluyen mutuamente, por lo que sólo tiene sentido considerar la posibilidad de reconstrucción del idioma proto-sapiens bajo la hipótesis monogenética.

Aun para numerosos lingüistas que consideran la hipótesis monogenética como la hipótesis de partida, existen muchas dudas de que algunas características o formas léxicas del idioma proto-sapiens pudieran ser reconstruibles después de transcurridas varias decenas de miles de años desde su desaparición. Diversos lingüistas han argüido que los métodos de la lingüística histórica no permiten realizar reconstrucciones de protolenguas mucho más allá de 5.000 años, mientras que para el proto-sapiens la profundidad se situaría en torno a los 100.000 años, a juzgar por los tiempos estimados para la dispersión del Homo sapiens moderno por el globo terrestre.

Por otra parte existen argumentos probabilísticos que establecen que, dadas dos lenguas tomadas al azar, hay un número no despreciable de falsos cognados, es decir, de palabras que tienen una pronunciación similar y significados que guardan un cierto parecido. Bajo ciertas hipótesis verosímiles, Mark Rosenfelder estima que el número de dichas coincidencias aleatorias puede estar entre 250 y 300 coincidencias espurias o falsos cognados.[6] Típicamente, la lingüística histórica puede distinguir muchos de estos falsos cognados comprobando si, dada una lista suficientemente amplia de cognados posibles entre dos lenguas, existen correspondencias fonéticas regulares. Puesto que los proponentes de los cognados del proto-sapiens no han sido capaces de ofrecer correspondencias fonéticas regulares mediante un uso estricto del método comparativo, muchos lingüistas señalan que las evidencias en favor de las formas reconstruidas del proto-sapiens pueden ser espurias y no constituyen una prueba probatoria sólida.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Dixon & Aikhenvald, The Amazonian Languages, 1999.
  2. Ruhlen, The Origin of Language, 1994
  3. Cavalli-Sforza, 2000.
  4. Source: Ruhlen 1994b:103. The symbol V stands for "a vowel whose precise character is unknown" (ib. 105). Clicking on the symbols in the top line will order the forms alphabetically.
  5. Atkinson, Quentin D. 2010-2011, Phonemic Diversity Supports a Serial Founder Effect Model of Language Expansion from Africa
  6. How likely are chance resemblances between languages?

Bibliografía[editar]

  • Ruhlen, Merritt. 1994. The Origin of Language: Tracing the Evolution of the Mother Tongue. New York: John Wiley & Sons, Inc. ISBN 0-471-15963-8.
  • Hock, Hans Henrich & Joseph, Brian D. (1996). Language History, Language Change, and Language Relationship: An Introduction to Historical and Comparative Linguistics. Berlin: Mouton de Gruyter. Chapter 17.
  • Cavalli-Sforza, Luigi Luca (2000). Genes, pueblos y lenguas. Editorial Crítica. ISBN 978-84-8432-084-5. 

Enlaces externos[editar]