Honra sin barcos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Méndez Núñez, Calcografía Nacional.

Honra sin barcos es un tópico español, que expresa la preferencia por la honra u honor antes que por las ventajas materiales. Está en consonancia con el estereotipo nacional que presenta a los españoles como temerarios y desprendidos, y que se simboliza en lo quijotesco.

La expresión completa sería (con variantes según es citada por muy numerosas fuentes): Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra, o España prefiere..., o Mi patria quiere mejor...; y se debe a Casto Méndez Núñez, almirante en la Guerra del Pacífico en 1865 ó 1866.

La frase pudo ser respuesta a una carta del ministro de Estado del 26 de enero de 1865, que decía: ...que más vale sucumbir con gloria en mares enemigos que volver a España sin honra ni vergüenza. La respuesta de Méndez Núñez habría sido del 24 de marzo del mismo año, en el sentido de haber cumplido fielmente sus órdenes, concluyendo de esta manera: ...primero honra sin Marina, que Marina sin honra.[1]

Según otras fuentes, la frase estaría dirigida por Méndez Núñez a las marinas de guerra inglesa y estadounidense como respuesta a su amenaza de atacarle si bombardeaba Valparaíso, tal como le había ordenado el Gobierno de España, y como efectivamente haría el 31 de marzo de 1866. La frase literal sería: La reina, el Gobierno, el país y yo preferimos más tener honra sin barcos, que barcos sin honra.[2]


MAS VALE
HONRA SIN
BUQUES
QUE BUQUES
SIN HONRA
[3]

Al hablar de barcos, el tópico inevitablemente alude a otra famosa expresión anterior: Quemar las naves, que desde el siglo XVI se aplica a la famosa acción de Hernán Cortés durante la Conquista de México, que venía usándose de una manera similar al Alea jacta est de César al cruzar el Rubicón contra la orden del Senado (curiosamente, ambas anécdotas históricas han pasado al uso general algo distorsionadas: parece que Hernán Cortés, más que quemar lo que hizo fue ordenar barrenar las naves, y el dicho de César pudo aplicarse a otro hecho). También puede ponerse en relación con dos famosas frases de Felipe II: Prefiero perder todos mis estados antes que gobernar sobre herejes y Mandé mis barcos a luchar contra los hombres, no contra los elementos.

En cuanto a la honra, el tópico se vio al poco tiempo replicado por el lema Viva España con honra, que fue el utilizado por la Revolución de 1868, una de cuyas causas fue precisamente la repercusión de la poco eficaz aventura militar con la que los últimos gobiernos de Isabel II (Leopoldo O'Donnell durante la expedición naval, luego Ramón María Narváez y brevemente Luis González Bravo) pretendían distraer los problemas internos hacia un enemigo exterior.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. ABC, 22-4-2007. Cita como fuente el Diccionario de frases célebres de Vicente Vega.
  2. En el mismo artículo del diario ABC antes referido, se cita esa versión como autorizada por la Enciclopedia Espasa.
  3. Placa en un monumento a Méndez Núñez, de 1890, en la Plaza de Compostela de Vigo.