Periplo de Hannón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Hannón el Navegante»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El Periplo de Hannón o Periplo de Hanón (en púnico 𐤇‏𐤍‏𐤀𐤍‏ [Ḥnʔn], Ḥannōn, ‘amable’), es el relato de un viaje efectuado, en fecha indeterminada, por una flota cartaginesa comandada por Hannón. Durante la expedición se colonizó y se exploró al menos parte de la costa atlántica de África.

Fecha de la expedición e identidad de Hannón[editar]

Hannón
Nacimiento fecha desconocida
Cartago
Fallecimiento fecha desconocida
Nacionalidad cartaginés
Ocupación explorador

Un punto de partida para tratar de establecer la fecha de la expedición y la identidad de Hannón es un pasaje de Plinio el Viejo en el que dice que el viaje de Hannón fue realizado durante el apogeo del poderío cartaginés y que coincidió en la misma época de la expedición por el norte de Europa realizada por Himilcón.[1]

Sin embargo, no hay acuerdo al respecto de las fechas en que debió realizarse el viaje, ya que diversos especialistas lo sitúan en un periodo que oscila entre los siglos VII y IV a. C.

Algunos historiadores creen que Hannón debe identificarse con el padre de Hamílcar, —un general cartaginés derrotado en la Batalla de Hímera, mencionado por Herodoto— y que el periplo pudo ser realizado entre los años 510-509 a. C., fecha en la que se formalizó un tratado entre romanos y cartagineses que en la práctica suponía un monopolio comercial para estos últimos en el Mediterráneo occidental y el Océano Atlántico, pero la mayoría creen que el autor del viaje fue otro Hannón, hijo de Hamílcar y hermano de Himilcón y Giscón y fechan la expedición en torno al año 470 a. C. Otros críticos, en cambio, sitúan el viaje en un periodo que iría entre el año 348 a. C., fecha de un segundo tratado entre cartagineses y romanos y la Primera Guerra Púnica, (264-241 a. C.), basándose en que el periodo de máximo florecimiento cartaginés mencionado por Plinio debe situarse entre esas fechas. Algún otro autor duda tanto de la veracidad del viaje como de la propia existencia de Hannón, pues consideran algo extraño que carezca de patronímico y sugieren que el término Hannón significa únicamente cartaginés y fue empleado para calificar el relato como un viaje fabuloso —asimismo, un sentido de viajes fabulosos es el que parece emplear Ateneo cuando habla de viajes de Hannón para aludir a una obra de Juba de Mauritania.[2] [3]

Relato del periplo[editar]

Posibles zonas exploradas por Hannón.

El relato conservado del Periplo de Hannón es un texto redactado en griego que, supuestamente, es una traducción de la bitácora de viaje que Hannón inscribió en una tablilla, en idioma púnico,[4] que fue colocada en el templo de Baal Moloch (a quien los griegos identificaron con Crono) cuando regresó a Cartago.[Nota 1]

Según el texto, en el que se califica a Hannón como rey —aunque algunos historiadores opinan que pudo ser un sufete—, zarpó de Cartago con 60 barcos y 30.000 personas entre hombres y mujeres. Tras pasar las Columnas de Hércules fundó varias colonias: Timiaterio, Cariconticos, Gite, Acra, Melita y Arambis.

Llegaron luego al río Lixo y tras convivir un tiempo con los lixitas, tomaron consigo intérpretes de entre los habitantes del lugar y costearon el desierto durante unos días hasta que llegaron a una pequeña isla que colonizaron y que llamaron Cerne.

Tras explorar dos ríos y un lago, regresaron a Cerne y continuaron navegando por la costa rumbo al Sur, donde encontraron habitantes que huían de ellos y ni siquiera los lixitas entendían su lengua. Más adelante avistaron una llanura desde donde veían alzarse numerosos fuegos.

Siguieron navegando y llegaron a un golfo llamado Hesperúceras; desembarcaron en una isla selvática que, por miedo, abandonaron y llegaron a una zona de la costa que, debido a torrentes de fuego, emanaciones y al calor, resultaba inaccesible. El fuego mayor correspondía a una montaña llamada Teonoquema.

Más tarde llegaron a otro golfo llamado Notúceras; en otra isla encontraron unos seres salvajes que los intérpretes llamaban gorilas. Lograron capturar a tres hembras y, tras desollarlas, llevaron sus pieles a Cartago. Allí concluyó la expedición, debido a la falta de provisiones.

Fuentes[editar]

Autoría y datación del texto del periplo[editar]

El texto en griego del periplo ha sido conservado en el Códex Palatinus Heidelbergensis —obra de filólogos bizantinos. Hay historiadores que señalan que fue redactado hacia el siglo IV a. C., como por ejemplo Karl Müller, que lo incluyó en sus Geographi Graeci Minores y propuso como posibles autores a los periplógrafos Ofelas de Cirene o Caronte de Cartago.[5] Otros historiadores, en cambio, han atribuido una fecha más tardía a la redacción del texto: Jehan Desanges cree que el texto no puede ser anterior al año 200 a. C. debido a la identificación de Notúceras con el actual cabo Guardafui que fue realizada por primera vez por expedicionarios de tiempos de Ptolomeo III o IV y a que la noticia acerca de los trogloditas que se halla en el texto debe tener su origen en una interpretación que hace Crates de Malos sobre pasajes de Heródoto que hablan sobre ellos. Por tanto, dicho autor se inclina por fechar la composición del texto entre la caída de Cartago y el siglo I a. C. Otros escritores que han sido propuestos como autores del texto son Jenofonte de Lampsaco, Polibio y Procles.[Nota 2] [6]

Otras fuentes clásicas[editar]

El periplo de Hannón fue aludido por diversos autores clásicos: la de Paléfato es una alusión sospechosa de corrupta puesto que usa el nombre de Hannón para un río. También se refirió a ella un Pseudo Aristóteles en la obra Relatos maravillosos, donde mencionó la zona ígnea descrita en el periplo aunque la ubicó erronéamente, por influjo de Éforo, en torno al Estrecho de Gibraltar.

Las referencias más importantes son las de Plinio el Viejo y Pomponio Mela. Pomponio Mela, en su Chorographia del Orbe Antiguo, lo mencionó como prueba de que la parte sur de África estaba también rodeada por mar y para dar credibilidad a ciertos datos que ubicó en esas latitudes.[7] Mientras Plinio informa de que llegó al extremo oriental de África, recuerda el carácter fabuloso de los escritos y lo pone como aval de la existencia de las islas Gorgades, aparte de que se supone que otros pasajes de su obra —aunque en ellos no mencione expresamente a Hannón— fueron inspirados por él.

También Arriano habló de la expedición comentando las penalidades sufridas durante la navegación por la costa del sur de África y que probablemente llegaron hasta el extremo oriental del continente,[8] mientras Elio Aristides no menciona su nombre pero se refiere al periplo de modo indudable cuando habla de ciertos hábitos de los almirantes cartagineses. Otro autor que lo menciona es Marciano de Heraclea.

Entre estas alusiones al periplo aparecen, sin embargo, diversas divergencias tanto en la ubicación de algunas regiones descritas como en el trayecto recorrido, la duración del viaje o el motivo por el que se decidió finalizar la expedición. Estas divergencias suelen explicarse con el argumento de que el texto del periplo conservado es solamente una de las varias versiones que había sobre el viaje y que por tanto autores como Plinio y Pomponio Mela obtuvieron su información de otras fuentes, a través de una cadena de transmisores que incluiría autores como Varrón y Cornelio Nepote.[9]

Interpretaciones[editar]

Acerca del recorrido del viaje[editar]

El recorrido de la expedición es objeto de debate. Los partidarios de la existencia real del mismo suelen interpretar que el viaje llegó hasta algún punto de África Ecuatorial, y algunos creen que pudo circunnavegar África.[10] [11]

Con respecto al viaje en sí, Raymond Mauny puso en duda la posibilidad de que un barco de la época pudiera ir más allá de las islas Canarias debido a lo desolado de las costas situadas al sur del río Draa, que no permitiría obtener recursos mínimos necesarios, y también por la acción contraria de los vientos alisios, que van de norte a sur y que harían imposible el retorno de la flota. Sus argumentos fueron refutados, en parte, por otros autores,[Nota 3] aunque tal refutación no ha resultado lo suficientemente definitiva y algunos críticos contemporáneos siguen siendo escépticos sobre la posibilidad de la realización del viaje.

Actualmente la opinión mayoritaria es la que defiende que el extremo noroccidental de África fue el destino del viaje, debido entre otras cosas a que se ha impuesto la tesis que identifica el cabo Solunte con el actual cabo Espartel y por tanto las fundaciones de los cartagineses que se mencionan en el periplo deben situarse en torno al Estrecho de Gibraltar, entre Espartel y el río Lixo. A este respecto, René Rebuffat demuestra que la primera parte del viaje (líneas 1-13) refleja la realidad de la cuenca del río Sebou en el siglo VI a. C, donde se localizaría Cerne. El mismo autor opina que las líneas 14-18 que parecen situar el viaje en África Ecuatorial eran embellecimientos fabulosos tardíos. Sin embargo, también se ha demostrado arqueológicamente que los fenicios tuvieron asentamientos situados más al sur[Nota 4] por lo que parte de la crítica opina que la expedición pudo llegar al valle del río Sous o la desembocadura del Draa, mientras otros tratan de identificar los lugares mencionados en la parte final del periplo con sitios de las islas Canarias.[12]

Por su parte, el explorador John Smith en su libro True travels, adventures and observations comenta que Hannón fue el primero en visitar las costas desconocidas de América.[13]

Acerca de los Gorilas mencionados en el periplo[editar]

En la isla que constituyó el término de su viaje, el explorador halló lo que describió como "mujeres velludas", llamadas por los intérpretes lixitas como gorilas. Se piensa que este pasaje puede describir un encuentro prematuro con algunas especies de mono. Posiblemente aquellas "mujeres peludas" eran gorilas —el nombre de esta especie fue tomado de este relato— o quizá chimpancés. Otra teoría postula que las "mujeres peludas" eran efectivamente eso. Como las mujeres son descritas pequeñas, también se ha especulado que Hannón encontrara pigmeos. Lo más lógico es pensar que se trata de una corrupción, por parte del autor griego, del término gorgadas, un nombre que pertenece a la leyenda de Perseo y las Gorgonas.[14]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. El título completo del relato es El viaje de Hannón, comandante de los cartagineses, alrededor de las partes de Libia más allá de la Columnas de Hércules, que depositó en el templo de Crono.
  2. O. Musso propuso la autoría de Jenofonte de Lampsaco mientras Wolfgang Aly cree que Polibio fue el que tradujo o encargó traducir la versión cartaginesa del periplo tras la destrucción de Cartago en 146 a. C. Procles, por su parte, era nacido en Cartago pero de ascendencia griega.
  3. En particular, las refutaciones han consistido en señalar que durante el verano y el otoño debía ser factible el retorno mediante la técnica del zigzageo debido al cambio de dirección de los vientos y al conocimiento de diversas habilidades técnicas marinas por parte de los cartagineses, a la suposición de que la desolación de la costa al sur del río Draa no debía ser tal en la época del viaje y a que incluso cabría la posibilidad de retornar por vía terrestre.
  4. El islote de Mogador, conocido actualmente como Esauira, ya era asentamiento fenicio en el siglo VII a. C. Es la identificación más apoyada de Cerne.

Referencias[editar]

  1. Plinio el Viejo, Historia natural, libro II - 169.
  2. Francisco J. González Ponce, Periplógrafos griegos I: Épocas Arcaica y Clásica I: Periplo de Hanón y autores de los siglos VI y V a. C. pp. 76-79, Zaragoza: Universidad de Zaragoza (2008), ISBN 978-84-92521-56-2.
  3. Ateneo, Deipnosofistas III, 25.
  4. Sería, por tanto, uno de los pocos conservados de la literatura fenicia: Amor Ruibal, Ángel María (2005). «Los problemas fundamentales de la filología comparada: su historía, su naturaleza y sus diversas relaciones científicas» (en español) pág. 496. Consello da Cultura Galega.
  5. Francisco J. González Ponce, Periplógrafos griegos I pp. 75;91-92.
  6. Francisco J. González Ponce, Periplógrafos griegos I pp. 102-103; 105-106; 108.
  7. José Antonio González de Salas, Compendio geografico y Histórico del Orbe Antiguo por Pomponio Mela, edición de Antonio de Sancha (1780), pp.527-530.
  8. Flavio Arriano, Anábasis de Alejandro Magno, libro VIII: Por otro lado, Hannón el libio zarpó desde Cartago y cruzó las Columnas de Hércules y navegó por el mar exterior, con Libia a babor, y navegó hacia el este, treinta y cinco días dijo. Pero cuando finalmente desvió hacia el sur, cayó en toda clase de dificultades, deseo de agua, calor ardiente y fieras corrientes surcando el mar.
  9. Francisco J. González Ponce, Periplógrafos griegos I pp. 86-91;104-105
  10. Según Plinio el Viejo:Plinio el Viejo, Historia natural, libro II - 169.
  11. Plinio el Viejo, Historia natural, libro V - 8. Et Hanno, Carthaginis potentia florente, circumvectus a Gadibus ad finem Arabiae, navigationem eam prodidit scripto
  12. Francisco J. González Ponce, Periplógrafos griegos I pp. 82-83.
  13. John Smith, Travels History of Virginia, pág.59: The Spaniards say Hanno, a Prince of Carthage, was the first: and the next Christopher Columbus, a Genoese, whom they sent to discover those unknown parts, 1492
  14. López Pardo, F.: El empeño de Herakles (La exploración del Atlántico en la Antigüedad), Madrid 2000, Arco Libros, p. 62

Enlaces externos[editar]