Gregory Corso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Gregory Nunzio Corso, nacido el 26 de marzo de 1930 y muerto el 17 de enero del 2001), fue un poeta estadounidense miembro de la Beat Generation (como Jack Kerouac, Allen Ginsberg o William Burroughs).

Biografía[editar]

Su madre, de dieciséis años de edad cuando Corso nació, dejó la familia un año más tarde y regresó a Italia. Tras esto Corso pasó la mayoría de su infancia en orfanatos y casas de acogida.

Su padre se volvió a casar cuando Gregory tenía 11 años y aunque se quedó con él, huyó en repetidas ocasiones. Corso fue enviado a una casa de acogida para jóvenes, de la cual también se escapó. Su turbulenta adolescencia incluye un periodo de varios meses en The Tombs, la cárcel de Nueva York, por verse envuelto en el robo de una radio; pasando tres meses en vigilancia penitenciaria en Bellevue. A los 17 años de edad cumplió tres años de condena por ladrón en la Clinton State Prison. Durante su encarcelamiento fue un ávido lector en la biblioteca de la cárcel y empezó a escribir poesía.

Gregory Corso, dibujo.

Encarcelado de nuevo en Dannemora por hurto en 1947, Corso buceó en la literatura y comenzó a escribir poesía. Volvió a Nueva York después de su liberación en 1950 y conoció a Ginsberg en un bar (The Pony Stable). A partir de entonces Ginsberg presentará a Corso y a su poesía a otros miembros de la escena literaria beat. No en vano Ginsberg lo consideraba «el poeta más grande de América».[1]

Corso falleció mientras dormía el 17 de enero de 2001 en un hospital de Robbinsdale (centro de Minnesota, Estados Unidos) debido a un cáncer de próstata. El epitafio de su tumba, próxima a la del poeta inglés Percy Bysshe Shelley, a quien admiraba, en el cementerio protestante de Roma, fue escrito por él mismo y dice:

Espíritu
Es vida
Fluye a través de mí
Interminablemente
Como un río
Sin miedo
A llegar a ser
El mar

Poetica[editar]

El primer volumen de poesía de Corso, "La dama vestal de Brattle", se publicó en 1955 (con el apoyo de estudiantes de la Universidad de Harvard, donde vio clases como oyente). Corso fue el segundo de los poetas Beats en ser publicado (después de "El pueblo y la ciudad" de Kerouac), a pesar de ser el más joven. Sus poemas fueron publicados por primera vez en la revista literaria Harvard Advocate. En 1958, Corso tenía una colección ampliada de poemas publicados como número 8 en la City Lights Pocket Poets Series: "Gasolina" y "La dama vestal de brattle". De sus muchos poemas notables son "Bomb" (un "poema concreto" formado en tiras de papel escritas en verso dispuestas en forma de una nube de hongo), "Sentimientos elegíacos americanos" sobre el recientemente fallecido Jack Kerouac, y "Matrimonio ", una meditación humorística sobre la institución, tal vez su poema más significativo. Y más tarde en vida, "Todo el lío casi".

Extracto de "Matrimonio":


¿Tendría que casarme? ¿Tendría que ser bueno?

¿Sorprender a la chica de al lado con mi traje de terciopelo y mi capucha de Fausto?

No llevarla al cine sino al cementerio

hablarle de los baños de inmersión del hombre lobo y de clarinetes bifurcados

después desearla y besarla y todos los preliminares

y ella sin querer ir tan lejos y yo entendiendo por qué

diciéndole sin enojarme ¡Tienes que sentir! ¡Sentir es hermoso!

y en vez de eso tomarla en mis brazos y recostarla en una lápida vieja y torcida

y enamorarla toda la noche con las constelaciones del cielo--

Cuando me presentara a los padres

enderezando la espalda

y por fin con el pelo bien peinado, estrangulado por una corbata,

me sentaría con las rodillas juntas en su sofá de 3er grado

y no preguntaría ¿Dónde está el baño?

de qué otro modo sentirme distinto del que soy,

casi siempre pensando en el jabón de Flash Gordon--

Oh qué terrible debe ser para un hombre joven

sentarse delante de una familia que piensa

¡Nunca lo vimos! ¡Quiere a nuestra Mary Lou!

Después del té y las masitas caseras preguntarían ¿Qué hacés para vivir?

¿Tendría que decirles? ¿Les caería bien?

Dirían Está bien cásense, perdemos una hija

pero ganamos un hijo--

¿Y entonces podría preguntar dónde está el baño?

¡Oh Dios, y el casamiento! Todos los familiares y amigos de ella

y nada más un puñado de los míos desgreñados y barbudos

esperando para lanzarse sobre los tragos y la comida--


En "Matrimonio", Corso fuerza a las posibilidades del matrimonio. Estaba entre sus poemas de título, "Con energía", "Ejército", y otros que exploran un concepto. "¿Debo casarme?" (1), comienza el narrador. ¿Podría el matrimonio lograr los resultados que el hablante está buscando? Ir "a casa a ella" (54) y sentarse "junto a la chimenea y ella en la cocina / joven y preciosa con su delantal queriendo tener a mi bebé / y tan feliz conmigo que se le quemaría el churrasco" (55-57). Idealizando el matrimonio y la paternidad en un principio, el narrador de Corso abraza la realidad en la segunda mitad del poema admitiendo: "No, dudo que yo fuera esa clase de padre" (84). Reconociendo que el acto del matrimonio es en sí mismo una forma de privación de libertad: "No no me puedo imaginar casado con ese sueño de prisión" (103), el narrador de Corso reconoce al final que la opción del matrimonio no es prometedor para él. Bruce Cook, del libro La Generación Beat ilumina la habilidad de Corso de yuxtaponer el humor y la seriedad del comentario crítico, "sin embargo, tan divertido y entretenido como ciertamente lo es todo esto, no es simplemente que, en su modo estrafalario, 'Matrimonio' ofrece una fuerte crítica de lo que es falso sobre una institución estadounidense sagrada".

Las frases, a veces surrealistas, de Corso --"clarinetes bifurcados", "jabón de Flash Gordon", "baños de inmersión del hombre lobo"-- llama la atención de muchos.

Fue "Bomba" y "Matrimonio" los que llamó la atención de un joven Bob Dylan, todavía en Minnesota. Dylan dijo: "El poema Gregory Corso 'Bomba' fue más al grano y tocó el espíritu de estos tiempos, mejor- un mundo perdido y totalmente mecanizado- mucho ajetro y bullicio- un montón de estantes para limpiar, cajas para apilar. Yo no iba a poner mis esperanzas en eso".

El poema "Bomba" creó polémica porque Corso mezcla el humor y la política. El poema fue al principio mal interpretado por muchos como un apoyo a la guerra nuclear. Las primeras líneas del poema tienden a llevar al lector a creer que Corso apoyaba la bomba. Él escribe: "Tú Bomba/ Juguete del universo Lo más grande de aquello arrebatado al cielo No puedo odiarte" (líneas 2-3). El narrador continúa afirmando que no puede odiar a la bomba del mismo modo que no puede odiar a otros instrumentos de violencia, tales como mazos, dagas, la espada ardiente de San Miguel. Continúa señalando que la gente prefiere morir por cualquier otro medio, incluyendo la silla eléctrica, pero la muerte es la muerte sin importar lo que suceda. El poema se mueve a otras imágenes de la muerte y al tiempo se convierte en una oración a la bomba. El narrador se ofrece a llevar rosas mitológicas, un gesto que evoca una imagen de un pretendiente a la puerta. Los otros pretendientes que cortejan la bomba incluyen a Oppenheimer y Einstein, los científicos responsables de la creación de la bomba. Y concluye el poema con la idea de que más bombas se harán "y se sentarán cataclac sobre los imperios gruñones de la tierra/ feroces con mostachos de oro" (líneas 87-8).

Christine Hoff Kraemer señala sucintamente la idea, "La bomba es una realidad, la muerte es una realidad, y para Corso, la única reacción razonable es abrazar, celebrar y reír con el caos resultante" (212). Kraemer aussi afirma, "Corso le da al lector una sola pista sobre la interpretación de este revoltijo de imágenes: la combinación de objetos dispares siempre se presenta conjuntamente con la bomba explotando" (214). Además ella señala la negación de Corso sobre que el poema contenía significancia política.

En contraste con el uso que le da Corso al matrimonio como una sinécdoque para una vista Beat de la mujer, la poeta feminista postmoderna Hedwig Gorski narra una noche con Corso en su poema "No pude hacer que Gregory Corso saliera de mi coche" (1985, Austin, Texas) que muestra lo mujeriego típico de la conducta Beat heterosexual. Gorski critica el movimiento beat de formulismo hacia las escritoras y su trabajo, con muy pocas excepciones, entre ellas Anne Waldman, y las post-beat como Diane DiPrima y ella misma. La dominación masculina y mujeriega por sus miembros heterosexuales, junto con el formulismo de sus principales miembros homosexuales caracterizan el Movimiento Beat Literario. Los Beats se burlaron del Movimiento Feminista, que ofrecía la liberalización de puntos de vista sociales y profesionales de las mujeres y sus obras de la misma forma en la que lo hizo el Movimiento Beat para los hombres, especialmente los homosexuales. Corso, sin embargo, siempre defendió el papel de la mujer en la Generación Beat, a menudo citando a su amante, Hope Savage , como principal influencia sobre él y Allen Ginsberg.

Ted Morgan describió el lugar de Corso en el mundo literario beat: "Si Ginsberg, Kerouac y Burroughs fueron los tres mosqueteros del movimiento, Corso era su D'Artagnan, una especie de socio menor, aceptado y apreciado, pero con menos de la paridad completa. Él no había estado allí al comienzo, cuando fue la alianza de los intelectuales en Columbia con los hipsters de Times Square. Él fue una adición reciente, a pesar de que sus credenciales eran lo suficientemente impresionantes para hacerle ganar el acceso completo... " Han pasado 50 años desde la muerte de los otros Beats para que Corso fuera apreciado como un poeta de igual estatura e importancia.


Referencias[editar]

  1. Bustos Tovar, José Jesús (coord.) (1985). Diccionario de literatura universal. Madrid: Anaya. ISBN 84-7525-369-9. .