Gratificación aplazada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La gratificación aplazada, gratificación postergada o demora de gratificación [1] denota la capacidad de una persona para esperar con el fin de obtener algo que desea. Este atributo intelectual también se conoce como control de los impulsos, poder de la voluntad, autocontrol y preferencia temporal «baja», en economía. Sociológicamente, el buen control de los impulsos se considera una característica personal positiva; el psicólogo Daniel Goleman indicó que es una característica importante dentro de la inteligencia emocional. Además, quienes carecen de la capacidad psicológica de controlar los impulsos necesitan gratificación instantánea y difícilmente pueden autocontrolarse. El Stanford Marshmallow Experiment (1972) indica que un buen control de los impulsos puede ser psicológicamente importante para los logros académicos y para el éxito en la adultez.[1]

Referencias[editar]

  1. Jonah Lehrer (18 de mayo de 2009). «DON'T! The secret of self-control» (en inglés). The New Yorker. Consultado el 16 de agosto de 2011.

Enlaces externos[editar]