Geli Raubal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Geli Raubal
Nombre Angela Maria Raubal
Nacimiento 4 de junio de 1908
Bandera de Imperio austrohúngaro Linz, Imperio austrohúngaro
Fallecimiento 18 de septiembre de 1931, 23 años
Bandera de Alemania Munich, Alemania
Causa de muerte Suicidio con arma de fuego
Nacionalidad Austrohúngara
Alma máter Universidad de Múnich
Ocupación Estudiante de medicina
Conocida por Sobrina de Adolf Hitler
Supuesta amante del Führer
Padres Leo Rubal y
Angela Hitler
Familiares Leo Rudolf Raubal (hermano)
Elfriede Raubal (hermana)

Angela Maria "Geli" Raubal (Linz, Austria; 4 de junio de 1908Múnich, Alemania; 18 de septiembre de 1931) fue la sobrina del dictador Adolf Hitler, célebre por la estrecha relación afectiva que mantuvo con éste, la cual terminó en la muerte de ella. Según lo declarado por el comandante supremo de la Luftwaffe y amigo personal de Hitler, Hermann Wilhelm Göring, en los juicios de Núremberg, luego de la muerte de Geli, Hitler quedó tan devastado, que cambió sus puntos de vista y relaciones con todas las demás personas de su círculo íntimo.

Biografía[editar]

Infancia[editar]

Angela Raubal, Geli (diminutivo de Angela) como sería conocida por su círculo más cercano, era hija de Leo Raubal (11 de junio de 1879 - 10 de agosto de 1910), funcionario fiscal de profesión, y de Angela Hitler (28 de julio de 1883 – 30 de octubre de 1949), quien era la hermanastra de Hitler. Geli era 19 años más joven que Hitler. Era una joven chica de pueblo, nativa de Linz, acostumbrada a la vida tranquila y familiar. De constitución maciza, más bien robusta y atractiva, de carácter juguetón y rebelde, tenía cabello castaño oscuro y ondulado y un gran interés por la música y el canto. Tuvo una infancia humilde como lustrabotas, en Linz, Austria, junto a su hermano, llamado Leo Rudolf (19061979) y su hermana Elfriede (nacida el 10 de enero de 1910). El padre de Geli, murió en 1910, teniendo ella 2 años, de modo que su madre Angela se ocupó de su crianza.

De Linz a Múnich[editar]

Hitler conoció por primera vez a Geli, cuando fue a Linz a visitar a su media hermana Angela. Allí, Angela le presentó a Hitler a su esposo y sus hijos, entre los cuales se encontraba la recién llegada bebé, Geli. Después de la muerte de su esposo, Angela se trasladó con sus hijos a Viena, donde Hitler también la visitaría.

Tras el fracaso del Putsch de Múnich que Hitler y su partido intentaron en 1923, y de cumplir unos meses de condena en la cárcel de Landsberg, en el verano de 1925, Hitler, quien tenía la prohibición de hablar en público, se dedicó exclusivamente a escribir. Se retiró a la montaña, alquilándole una villa de Obersalzberg a una viuda de Hamburgo. Se trataba de Berchtesgaden, situada al sur de Alemania en la Alta Baviera. Una vez allí, Hitler invitó a su hermanastra viuda para llevarle la administración de la casa. Angela se trasladó desde Austria con sus hijas, Field y Geli. Allí Geli, tuvo la ocasión de conocer a su tío, por aquel entonces ya famoso en el terreno de la política alemana.

En aquellos tiempo Geli tenía 17 años, teniendo una personalidad graciosa y viva, y desde un principio sintió un gran respeto por su tío.

Relación con Hitler[editar]

Según algunos historiadores, Geli se convirtió en su gran amor. Tan pronto como Hitler disponía de tiempo libre, corría para estar a su lado. Hitler disfrutaba de ir al teatro, la ópera, o de compras con Geli. Supuestamente sólo los de sus círculo más cercano sabían a ciencia cierta de la naturaleza de esa relación y ocultaban a los demás lo que Hitler sentía por su sobrina. Pronto se extendieron rumores de que él estaba teniendo un romance con su joven sobrina, cosa que Hitler enfurecido desmentía. Sus opositores utilizaron la prensa para exponer este drama personal, con la finalidad de acabar con su figura prominente. Por este supuesto romance, se le acusó de perversión sexual.

Emil Maurice, chófer de Hitler y pretendiente de Geli Rabaul.

La relación con Hitler se volvió pronto para Geli demasiado posesiva por parte de su tío, cortándole toda iniciativa y libertad, hasta tornarse ahogante. Geli se sentía muy oprimida, Hitler controlaba todos los aspectos de su vida, teniendo un fuerte fanatismo por su sobrina, a tal punto que le prohibió cualquier tipo de amistad o independencia propia.

Un día confesó a una amiga: "Mí tío es un monstruo, nadie puede imaginarse las cosas que me exige".

Tanto fue el acoso que sufrió Geli que le planteó a Hitler el interés de abandonar Alemania, para partir nuevamente a Austria, donde estudiaría música.

Geli, como una forma de escape, se hizo novia de Emil Maurice, chófer y escolta de Hitler desde los primeros tiempos y uno de los fundadores de las SS. Ambos pidieron a Hitler permiso para iniciar un noviazgo; Hitler solamente autorizó la relación siempre y cuando estuvieran acompañados todo el tiempo y podrían casarse luego de 1933. Maurice fue apartado paulatinamente del círculo íntimo de Hitler y se retiró, por lo que Geli se sintió tremendamente desdichada.

Su misteriosa muerte[editar]

El 18 de septiembre de 1931, en la vivienda del número 16 de la Prinzregentenplatz de Múnich, Geli, supuestamente, se suicidó.[1] Hoy en día alberga en dicha dirección desde hace muchos años una comisaría, entre otras cosas para evitar que se convierta en lugar de peregrinaje para grupos neonazis. Después de una discusión con Geli, Hitler se trasladó en automóvil desde Múnich a Hamburgo. Desde la ventana de su casa, Geli se asoma a la ventana y grita: "Entonces, '¿no me dejas ir a Viena?", Hitler responde enfurecido un claro "¡No, de eso me encargo yo!" y se marcha. Estando Hitler atravesando la ciudad de Núremberg, se entera por un llamado de Hess que Geli se había suicidado con un disparo en un pulmón con la pistola, Walther calibre 6,35 mm, del propio Hitler. Antes de suicidarse Geli deja una carta a su maestro de canto de Viena. Corrieron rumores de que el suicidio de Geli se debió a un embarazo no deseado, pero el historiador Werner Maser demostró que no existen razones para pensar que Hitler tuviera algo que ver en el suicidio de Geli ocurrido en 1931. Werner afirma que fue él el responsable de su embarazo. Teoría que quedó descartada una vez se hubo comprobado que Geli no estaba embarazada. Además, Hitler sostenía una relación con Eva Braun, una joven de 19 años, desde hacía al menos dos años antes de la muerte de Geli.

Efectos en Hitler[editar]

El tiempo pasado al lado de Geli marcó la vida de Hitler. Incluso después, él comparaba a cada nueva mujer que él conocía con la perdida Geli. Su dolor fue tan profundo que selló su habitación en Prinzregentenstrasse. Durante varios días, Hitler habló de sus propias intenciones de suicidarse, y descubrió que ya no podía comer carne: "Es como comer un cadáver", según testigos afirmaba. Algunas fuentes afirman que Hitler se hizo vegetariano a partir de este hecho, pero lo cierto es que ya desde 1924 pocas veces Hitler comía carne. Este episodio destrozó emocionalmente a Hitler, quien optó por seguir el mismo camino. Hitler intentó suicidarse por su muerte, pero su fiel amigo y secretario Rudolf Hess pudo quitarle la pistola de las manos en el último minuto. Más tarde Hitler diría: "Es la única mujer que he querido". Según los más expertos historiadores de Hitler, Geli y su madre Klara Plözl fueron las dos únicas personas que tuvieron un factor emocional determinante en la vida de Hitler.

Hitler colocó una estatua de Geli y, todos los años, en el aniversario de su muerte, se encerraba durante horas en la habitación de la muerte, la cual pertenecía a Geli, donde pasaba horas, mirando sus ropas, fotos y demás recuerdos. También hasta el principio de la guerra, Hitler pasó cada Nochebuena a solas en esa habitación. Siempre en la cama de Geli, Hitler depositaba en forma afectiva flores. Sólo Anny Kramer-Winter, el ama de casa de Hitler a partir de 1929 hasta 1945, y él entraban en aquella habitación. Cualquier otra persona tenía el acceso prohibido. Cada aniversario de su nacimiento y de su muerte, Hitler depositaba un ramo de flores a los pies de un cuadro de su sobrina. Durante toda la guerra retratos de Geli se conservaron en el Berghof y en la Cancillería de Reich. Aquel golpe fue terrible para el futuro líder de la Alemania nazi y, después de este hecho, se volcó resueltamente a la política, sosteniendo únicamente relaciones con Eva Braun, la asistente del estudio fotográfico de Heinrich Hoffmann.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]