Flores para Algernon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Flores para Algernon
de Daniel Keyes
Género Novela epistolar, ciencia ficción y cuento
Idioma Inglés
Editorial Harcourt
ISBN 0-15-131510-8
OCLC 232370
Premios
[editar datos en Wikidata ]
Premio Nébula
Nebula-novela.png
Datos básicos
Premio a A la mejor novela
Fecha de entrega 1966
Premio ex aequo Babel-17 de Samuel R. Delany
Cronología
Dune de Frank Herbert Premio Nébula La intersección de Einstein de Samuel R. Delany

Flores para Algernon (Flowers for Algernon en inglés) es un relato de ciencia ficción escrito por Daniel Keyes y publicado por primera vez en abril de 1959 en The Magazine of Fantasy & Science Fiction en forma de novela corta.

Recibió el premio Hugo en 1959, el premio Nébula en 1966 por su ampliación a novela, y se hicieron versiones cinematográficas en 1968 (Charly, que le proporcionó el Oscar al actor Cliff Robertson), y una para televisión en 2000.

Argumento[editar]

Charlie Gordon es un chico de 32 años que sufre retraso mental con un cociente intelectual de 68. Es elegido para probar un tratamiento que podría triplicar su inteligencia mediante una operación. Sus progresos son comparados en paralelo con los de un ratón, Algernon, del cual el protagonista se hace amigo. Charlie nos cuenta, a través de sus informes de progresos, no sólo sus avances, sino también sus sentimientos y su propia evolución ascendente, lenta al principio, disparada hasta hacerle un genio después... y la caída cuando los mismos efectos del tratamiento le hacen perder todo lo ganado, sabiéndose que va a acabar tan mal como al principio, o peor.

Relato original[editar]

El relato nos cuenta cómo Charlie Gordon, con un cociente intelectual de 68, es elegido para una serie de pruebas. En éstas, su inteligencia irá aumentando de manera paulatina y acelerada igualmente que el otro protagonista, Algernon, un ratón de laboratorio con el que previamente se ha experimentado. Al principio Charlie se desespera pensando que es más tonto que un ratón. Cuando se hace inteligente lo adopta como mascota, sintiéndose identificado con él. Y cuando ve en el ratón la regresión que más tarde va a sufrir él, se desespera. Al final del libro pide que le lleven flores a Algernon, frase que da título al libro.

Durante la narración, que está construida como un diario personal y escrita por el propio Charlie, iremos observando el aumento de sus capacidades. Su ortografía y manera de expresarse experimenta una mejoría paulatina cuanto más avanzamos en la lectura, aunque empeora hacia el final del libro a causa del declive de las capacidades intelectuales del protagonista. Observamos también, un trasfondo de reprensión hacia las acciones de abuso, que muchas veces se cometen por crueldad hacia personas con una inteligencia reducida.

Comentarios[editar]

Probablemente lo más excepcional del cuento sea la forma de contarlo, extraordinariamente original, y sobrecogedoramente (aunque al mismo tiempo manteniéndose en el terreno de la contención) emotiva. También es muy interesante el hecho de que sea uno de los pocos relatos de ciencia ficción narrados desde el interior del alma de su protagonista. Asimov contaba en una antología de los premios Hugo editada por él que, al entregarle el premio Hugo, en lugar de ponerse a pensar en aquellos relatos de su propia cosecha que lo hubieran merecido más, le preguntó en voz alta delante de la audiencia, en la más completa sinceridad y admiración al escritor, Daniel Keyes, «¿Cómo lo has hecho?». A lo cual el autor agarró de la chaqueta al Buen Doctor y le susurró: «Isaac, cuando lo descubras me lo dices, ¿sale? Honestamente me encantaría volverlo a hacer».