Félix Savón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Félix Savón
Olympic rings with white rims.svg Medallista olímpico Olympic rings with white rims.svg
Bundesarchiv Bild 183-1987-0319-022, Michael Ernsz, Felix Savon.jpg
Félix Savón (de frente) en un combate contra Michael Ernsz
Datos personales
Nombre completo Félix Savón Fabré
Nacimiento Bandera de Cuba San Vicente, Guantánamo, Cuba22 de septiembre de 1967 (47 años)
Nacionalidad(es) cubana
Carrera
Deporte Boxing pictogram.svg Boxeo
Retirada profesional 2001

Félix Savón Fabré es un exboxeador cubano nacido en el pequeño poblado de San Vicente, Guantánamo, el 22 de septiembre de 1967. Durante veinte años de carrera como amateur, conquistó todos los títulos que concede la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), incluidos seis campeonatos mundiales, tres oros olímpicos y cuatro Copas del Mundo, además de ser el único boxeador que ganó tres oros en los Juegos de Buena Voluntad.

Biografía[editar]

Se inició en las competencias escolares en el atletismo, llegando a participar en las carreras de algunas competencias municipales. Después practicó remo, pero duró poco en dicho deporte. En 1980 fue escogido para ingresar a la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) de Guantánamo, donde terminó definiéndose por el boxeo, debutando en la categoría escolar de los 71 kg.

Carrera[editar]

Aunque perdió por nocaut siete de sus primeras peleas, ganó su primer título en los Juegos Nacionales Escolares de 1981, lo que le permitió ingresar a la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (ESPA) de La Habana, donde obtuvo progresos impresionantes, pero también se lesionó su mano derecha al excederse en los entrenamientos golpeando paredes y sacos de arena como forma de fortalecer los puños (método que se decía que utilizaba Teófilo Stevenson). Por culpa de esta lesión, perdió en las semifinales del Campeonato Nacional Juvenil de 1982 y en los Juegos Nacionales de la Amistad de 1983, año en que sube a la categoría de los 91 kg, en la cual se mantuvo durante todo el resto de su carrera.

Tras recuperarse y ganar el Campeonato Nacional Juvenil en 1983 y 1984, realizó sus primeras experiencias internacionales ganando un torneo juvenil en Berlín Oriental y el Campeonato Centroamericano y del Caribe, en Maturín, Venezuela, hechos que motivan al entrenador Alcides Sagarra a promoverlo al equipo nacional superior pese a que solo contaba con 17 años de edad.

En 1985, se convirtió en la gran revelación del Campeonato Nacional Playa Girón al ganar el oro venciendo al campeón panamericano Aurelio Toyo Pérez y al medallista de bronce del Mundial de 1982 Hermenegildo Báez. En septiembre de ese año ganó el Campeonato Mundial Juvenil en Bucarest, Hungría, noqueando en la final al polaco Andrzej Golota.

En 1986 retuvo su título de campeón nacional cubano noqueando en dos asaltos a la joven promesa Roberto Balado. En mayo de ese año ganó por primera vez el Campeonato Mundial Amateur, en Reno, Nevada, Estados Unidos superando por puntos al holandés Arnold Vanderlijde. Existe la anécdota de que durante los entrenamientos para el Mundial de Reno, el entrenador Sagarra organizó un par de combate de sparring con el triple campeón olímpico Teófilo Stevenson.

El primer guanteo fue en el campo de entrenamientos de Isla de la Juventud, Cuba, y al inicio Savón conectó dos o tres buenos golpes. Tras un descanso, cuando reanudaron la pelea, Stevenson le atrapó con un golpe oblicuo, por el cual le concedieron un conteo de protección. El sparring continuó y Savón lo ganó fácilmente.

El segundo guanteo fue en Reno, Estados Unidos, y esta vez, Stevenson atrapó a Savón con una combinación de golpes que le sangraron los labios y le hicieron caer sobre las cuerdas. Tras detener la pelea, Sagarra le susurró a Savón al oído: "Puedes jugar con el león mientras está dormido, pero si se despierta te va a querer comer la cabeza".

El mundo pone sus ojos en Savón[editar]

El retiro de Teófilo Stevenson de los cuadriláteros dejó un vacío en la escena boxística mundial que fue rápidamente llenado por Savón, y años más tarde por Roberto Balado cuando éste subió de categoría.

En 1987 Savón retuvo su título de campeón nacional cubano superando nuevamente por puntos a Balado. En agosto de ese año ganó los Juegos Panamericanos de Indianápolis, Estados Unidos. En la semifinal superó por puntos al futuro campeón del boxeo profesional Michael Bennt, quien años más tarde opinó lo siguiente: "Admiro a los atletas cubanos porque ellos saben que el mundo evita su país. Cuando ellos compiten, esa su manera de decir ‘somos tan buenos justo como ustedes sin todos esos recursos'... La primera vez que peleé con Savón perdí una decisión 4-1 en los cuartos de final de los Juegos Panamericanos de 1987 -declaró Bentt. Volvimos a enfrentarnos una semana más adelante en el Campeonato de Norteamérica y perdí, 3-2. Conmigo, él utilizó todo a la perfección: su altura, su jab, su energía y su intimidación. Los boxeadores cubanos huelen el miedo en sus opositores. Si pueden intimidarte, te tienen. Ellos arrollan psicológicamente a los chicos".

En diciembre de ese año se celebró en Villa Clara, Cuba, un tope bilateral entre los equipos de boxeo de Cuba y los Estados Unidos, en el cual Savón puso fuera de combate a Jerry Goff en el mismo primer asalto. El entrenador estadounidense Vic Zimet opinó años más tarde lo siguiente: "No hay dudas de que el equipo cubano era el mejor programa de boxeo amateur del mundo en aquella época y que hoy sigue siendo una fuerza. Físicamente, los boxeadores cubanos son más maduros que nuestros chicos, y permanecen activos hasta quizás los 30 años de edad. En la primera noche, Cuba ganó 10 de los 11 combates. Félix Savón ganó por nocaut y Juan Lemus venció a Kenny Gould, 4-0. Michael Moorer fue el único que ganó una pelea en todo el viaje. La segunda noche peleamos con un set casi completamente distinto de peleadores pero Cuba ganó los ocho combates".

En 1988 retuvo su título de campeón nacional cubano superando por puntos a Roberto Balado. En abril de ese año, en un tope bilateral en Atlantic City, Estados Unidos, superó por puntos al futuro campeón del boxeo profesional Ray Mercer, quien ese mismo año sería medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Seúl, a las cuales Cuba se abstuvo de asistir debido a razones políticas.

En 1989 retuvo su título de campeón nacional cubano superando por puntos a Roberto Balado. En septiembre de ese año, retuvo su título de campeón mundial amateur al superar por puntos en la final al soviético Evgueni Sudakov en Moscú, entonces capital de la Unión Soviética.

En 1990 retuvo su título de campeón nacional cubano noqueando a Alberto Almeida. En 1991 volvió a retener su título de campeón nacional cubano superando por puntos a Freddy Rojas. En agosto de ese año ganó por segunda vez los Juegos Panamericanos, en La Habana, poniendo fuera de combate en dos asaltos al futuro campeón del boxeo profesional Shannon Briggs, quien años después declararía lo siguiente: "Le daré a Savón su crédito, él ganó la pelea. Pero pienso que él se aprovechó del sistema. Él era un hombre enfrentando a jovencitos. Ése es el caso con muchos de estos boxeadores cubanos. Ellos son de 28, 29 ó 30 años de edad y se enfrentan a chicos de 19, 20 ó 21. Física y mentalmente eso es una gran ventaja".

En noviembre de ese año volvería a retener su título de campeón mundial amateur en Sydney, Australia, noqueando al canadiense Kirk Johnson y al neozelandés David Tua (quien en toda su carrera amateur y profesional jamás ha sido derribado por otro boxeador).

En 1992 volvió a retener su título de campeón nacional cubano superando por puntos a Freddy Rojas.

Juegos Olímpicos de Barcelona[editar]

Savón llegó a las Olimpíadas de 1992 como el gran favorito. Y tras vencer fácilmente a sus dos primeros oponentes, encontró resistencia en Danell Nicholson, un boxeador de Chicago que había cumplido tres años y medio de una sentencia por robo a mano armada, siendo liberado en 1991. En el primer asalto, Nicholson tomó el comando de la pelea 4-1, manteniéndose arriba 8-6 en el segundo. Pero en el tercero, Savón se esforzó para sobrepasar a su rival y finalizó arriba 13-11.

En los siguientes dos combates, superó 23-3 al holandés Arnold Vanderlijde y 14-1 en la final al nigeriano David Izonritei.

Al día siguiente, en la rueda de prensa del coliseo de Badalona, le preguntaron por qué no se convertía en profesional para ganar de la noche a la mañana millones de dólares, y finalmente habló: "Yo estoy dispuesto a pelear contra cualquiera en cualquier lado, pero no cambio mi familia ni mi Patria por dinero".

Defensa de Cuba y del boxeo olímpico.[editar]

En 1993 volvió a retener su título de campeón nacional cubano noqueando a Freddy Rojas. En junio de ese año volvió a retener su título de campeón mundial amateur en Tampere, Finlandia. Entre sus víctimas de este evento estuvo el estadounidense Derrell Dixon, al cual noqueó en tres asaltos.

En diciembre de ese año, durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce, Puerto Rico, un emisario de los promotores estadounidenses le ofrece a Savón un contrato de diez millones de dólares para pasar al profesionalismo y disputar el campeonato mundial de los pesos pesados con Evander Holyfield. Su respuesta fue la siguiente: "El dinero no me interesa, porque no lo es todo en la vida. Me gusta, no lo niego, pero más me satisface boxear para representar a mi país, a mi patria y a mis hijos. A veces los que ceden a estas ofertas se hacen millonarios, pero no son felices y nunca lo serán, porque viven lejos de su casa, de su país y no tienen a nadie que los ame. Yo, en Cuba, soy millonario de amor".

A propósito de este desaire, el Boston Globe, dijo en su edición del 5 de diciembre de 1993: "Savón está loco... ha leído demasiada propaganda comunista".

En 1994 volvió a retener su título de campeón nacional cubano superando por puntos a Freddy Rojas, quien sin embargo le superaría luego por puntos en la final del Torneo Internacional "Giraldo Córdova Cardín" de mayo de ese año.

En su edición del 27 de julio de 1994 el Atlanta Journal publicaría: "Como vive Savón y cómo pudiera vivir...: Si el campeón cubano desertara para convertirse en profesional, inmediatamente tendría en sus manos un contrato con siete números, como por ejemplo ocurrió con Evander Holyfield, Oscar de la Hoya y otros medallistas olímpicos."

En 1995 volvió a retener su título de campeón nacional cubano venciendo a Freddy Rojas. En marzo de ese año ganó por tercera vez los Juegos Panamericanos en Mar del Plata, Argentina, al retirar en dos asaltos al futuro campeón del boxeo profesional Lamon Brewster. En mayo, volvió a retener su título de campeón mundial amateur al poner fuera de combate en 2 asaltos al alemán Luan Krasniqi en Berlín. En noviembre, superó por puntos a Nate Jones en un tope bilateral en Ledyard, Connecticut, Estados Unidos.

Para esa época, coincidió en Connecticut con el retorno de Mike Tyson al boxeo tras servir una pena de prisión. Alguien le preguntó a Savón qué pensaría si se tuviera que enfrentar a Tyson, y él contestó: "Creo que eso no se dará, entre otras cosas por las reglas del boxeo aficionado. Pero si se logra, bienvenido, es cosa de los norteamericanos. Ganaría el mejor. Seguro habría algunas bocas partidas y ojos hinchados", mientras enseñaba su mano derecha con nudillos deformados por los callos de tantos combates.

En 1996 volvió a retener su título de campeón nacional cubano superando por puntos a Freddy Rojas y en la final del Torneo Internacional "Giraldo Córdova Cardín" de mayo de ese año puso fuera de combate en dos asaltos al campeón mundial juvenil Michel López Núñez.

Se aproximaban las Olimpíadas de Atlanta y los promotores estadounidense soñaban con lograr convencerle.

Kathy Duva, de la empresa Main Events, la cual ha propiciado más de cien millones de dólares en la carrera de Holyfield, fue categórico al opinar: "Savón vale una fortuna". Pero el cubano mantenía otro tipo de concepto con relación a incursionar al deporte de paga: "Yo sé que Cuba es un país pobre, pero me siento bien con el cariño de mi pueblo al que no puedo defraudar... Yo me conformo con ganar mundiales y olimpíadas. No me interesa el profesionalismo, porque además considero que los boxeadores son explotados y dañados en su salud. Hay demasiada comercialización. Yo adoro el boxeo, el deporte y mi país, me gusta ser famoso y ser admirado, y trataré de llegar a las olimpíadas de Sydney 2000 para igualar los galardones olímpicos de Stevenson".

Juegos Olímpicos de Atlanta[editar]

Los Juegos Olímpicos de Atlanta, en agosto de 1996, fueron la oportunidad para que se convirtiera en doble campeón olímpico. En la final se las vio con el canadiense de origen africano David Defiagbon. Como dijera el cronista deportivo David Wallechinsky: "Defiagbon gastó toda la pelea protegiendo su cabeza y tratando de permanecer parado. En eso triunfó, pero al mismo tiempo Savón lo utilizó como un punching-bag y le venció 20-2".

Para su participación en los Juegos Olímpicos de Atlanta viajó primero junto con toda la delegación cubana a la ciudad de Guadalajara en México con el fin de ajustar su rendimiento en una ciudad con una altitud intermedia entre la Isla Cubana y Atlanta.

Savón no es invencible... pero es peligroso.[editar]

En febrero de 1997, el mundo quedó sorprendido cuando Savón fue insólitamente noqueado en dos asaltos por su compatriota Juan Delís Causse, en las preliminares del Campeonato Nacional Playa Girón. Y cuando en octubre de ese año, en Budapest, Hungría, tampoco pudo retener su título de campeón mundial amateur al ser superado 14-4 por el uzbeco Ruslan Chagaev, muchos creyeron que el gigante cubano ya estaba acabado.

En enero de 1998, Savón recuperó su título de campeón nacional cubano superando 19-6 a su antiguo verdugo Juan Delís Causse, siendo esta la 14va. oportunidad en que conquistaba dicho campeonato.

Poco después, en febrero, cuando la AIBA despojó a Ruslan Chagaev de la medalla de oro ganada en el Mundial de Budapest al descubrirse que previo a este evento había violado su estatus amateur realizando un par de peleas profesionales en los Estados Unidos, Savón se convirtió en séxtuple campeón mundial amateur.

Para los Juegos de Buena Voluntad en Nueva York, en julio de ese año, el estadounidense Davarryl Williamson había declarado que demostraría al mundo que Savón no era invencible. El enfrentamiento entre ambos en la final del evento apenas duró 55 segundos, recibiendo Williamson un nocaut fulminante en el mismo primer asalto. La prensa local acotó "Savón no es invencible... pero es peligroso".

Cuba pone su confianza en Savón[editar]

1999 no fue un buen año para Savón. En enero volvió a perder el campeonato nacional cubano, esta vez a manos del campeón mundial juvenil Odlanier Solís, quien le superó 4-2. En febrero de ese año perdió 7-2 en la revancha ante Ruslan Chagaev, en la final de la Copa Strandzha, en Plovdiv, Bulgaria. En marzo, en el Torneo Ustí Nad Labem, en la República Checa, el local Radim Marovski le superó 4-2. Y en abril, en Cuba, su compatriota Noel Pérez Bió lo noqueó en dos asaltos.

Pese a esta mala racha, en agosto de ese año Cuba puso su confianza para enviarlo a su séptimo campeonato mundial amateur, en Houston, Texas, Estados Unidos, donde tuvo la oportunidad de finalmente vencer a Ruslan Chagaev al superarlo 9-1 en los cuartos de final.

La final de Houston iba a ser contra el estadounidense Michael Bennett, de 28 años de edad, quien había cumplido 7 años de prisión por robo a una tienda de juguetes y se había hecho boxeador en el penal. Pero la delegación cubana se retiró del torneo en protesta por alegadas irregularidades arbitrales, y gracias a ello Bennett terminó adjudicándose el oro por la no-presentación de Savón.

En enero del 2000, Savón falló en el intento de recuperar el campeonato nacional cubano, cuando volvió a ser superado 6-3 por Odlanier Solís, aunque en la final del Torneo Internacional Giraldo Córdova Cardín de julio de ese año, pudo cobrarse finalmente un desquite superándolo 4-3.

En el torneo pre-olímpico cubano de junio de 2000, Savón había superado 6-4 a su antiguo verdugo Noel Pérez Bio, pero para esa época ya tenía 33 años de edad y su posible desempeño en la máxima competencia estaba plagado de dudas. De todos modos, Cuba le dio su voto de confianza y lo envió como abanderado a la que sería su última oportunidad olímpica en Sydney, Australia, donde como hexacampeón mundial amateur y doble titular olímpico sería una de las principales atracciones.

Juegos Olímpicos de Sydney[editar]

El 21 de septiembre del 2000 fue su primera pelea en Sydney, en la cual se impuso por superioridad 18-3 en el segundo asalto al nigeriano Ojemaye Rasmus. Ese día, en las gradas del Gimnasio Darling Harbour se encontraba el campeón del boxeo profesional Evander Holyfield, quien le aseguró a la prensa haberse percatado de las vulnerabilidades de Savón y le ofreció a su compatriota Michael Bennett consejos sobre como vencerle en los cuartos de final.

Algunos medios estaban publicitando el match olímpico Savón-Bennet como "el combate del siglo". Bennet era el campeón mundial amateur y algunas agencias de prensa lo daban como favorito. Previo a los Juegos había declarado que ganaría la medalla de oro superando a Savón por cualquier vía.

La pelea fue el 26 de septiembre. El plan del estadounidense, consistente en conectar puntos penetrando la guardia de Savón, tuvo el inconveniente de que consistentemente terminaba el embate recibiendo el recto de derecha de Savón en su cabeza. El cubano lideró 7-2 el primer asalto, y luego solo fue cuestión de tiempo para que el combate se detuviera por la abrumadora superioridad de Savón al marcar 23 puntos contra 8.

Savón declinó hablar con los periodistas tras la pelea, pero luego relató: "Al principio fue muy tenso, porque el trabajo de muchos años podía perderse en una pelea, o con los árbitros. Luego vi que el norteamericano (Bennett) también estaba nervioso, porque no lo pude enfrentar en el Mundial. Pero todo lo que dijo, que acabaría conmigo y eso, me llenó de coraje. Después de ganarle fácilmente, al oro lo vi claro, porque ya había vencido antes a los dos que me quedaban".

En las semifinales, el 28 de septiembre, Savón venció 14-8 al alemán Sebastian Koeber sin aparente esfuerzo.

En la final, el 30 de septiembre, se las vio con el ruso Sultanahmed Ibzagimov, quien puso a peligrar la victoria cubana cuando abrió una brecha en el ojo izquierdo de Savón. El árbitro pudo haber detenido el combate si se hubiera atenido a las normas, pero la personalidad del cubano pesó más que las reglas y que los puños del ruso. Y así, con puntuación 21-13, se convirtió en el tercer triple campeón olímpico de la historia, emulando las hazañas de László Papp y de Teófilo Stevenson.

A los entusiastas del boxeo profesional que aun esperaban su deserción tras alcanzar este logro, Savón les dijo que lo olvidaran: "Tengo que llevarle a mis niños esos tenis que se encienden cuando uno camina, y además le llevo un vestido a mi esposa, aunque lo que ella quiere son unos pantalones".

A su regreso a La Habana, el Presidente Fidel Castro le recibió como "un gran héroe de la revolución".

El retiro[editar]

Aunque había manifestado su deseo de continuar su carrera boxística, la realidad era que Savón tenía las manos destrozadas tras 15 años de combates al más alto nivel. Así, anunció su retiro en enero de 2001, antes de cumplir la edad reglamentaria de 34 años en la cual la AIBA le impide a los boxeadores aficionados continuar activos.

Algunos piensan, quizás con razón, que a Savón no le hacía falta pelear más luego de tantos lauros y que ya lo había conseguido todo en el entarimado de las 12 cuerdas, pero le faltaba un gran premio en su palmarés, y ese se lo entregó el Presidente del COI Juan Antonio Samaranch antes de pasarle el cargo a Jacques Rogge: la Orden Olímpica, distinción que muy pocos la poseen en el universo del deporte.

La recibió en la 112a Asamblea del COI en julio del 2001, en Moscú, donde reiteró lo que siempre dijo durante su carrera boxística: que nunca le atrajo el profesionalismo, ni las promesas de arcas doradas. "Las cosas que necesito me las da Cuba y lo único que me interesó siempre fue el deporte olímpico".

Savón hoy vive en una casa del barrio Fontanar, al norte de La Habana, junto a su esposa María y sus hijos Félix Ignacio, Félix Mario, María Félix, Félix Félix y Draysel, con quienes se esfuerza por mantener una vida humilde basada en una convivencia familiar sólida, dedicando sus horas de ocio en la crianza de sus hijos.

"Cuando me casé, primero me dieron un departamento y, como mi familia creció muy rápido, me han otorgado la casa en la que vivo actualmente. Todo lo que quiero lo tengo aquí. Nadie me puede ofrecer más de lo que ya poseo. Tengo agradecimiento por mi país y no hay dinero en el mundo lo suficiente para pagar eso".

En su sala, las visitas pueden admirar una gran cantidad de trofeos y medallas, conquistadas desde la edad de 14 años, y una foto al lado del presidente de Cuba, Fidel Castro donde éste le obsequía su reloj personal al gran deportista.

Actualmente funge como uno de los entrenadores del equipo cubano de boxeo.

Resultados alcanzados a lo largo de su carrera deportiva[editar]

Enlaces externos[editar]