Escorpión (arma)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Reconstrucción moderna.
Reconstrucción moderna.

El escorpión era una máquina de guerra de proyección o tiro, empleada por los antiguos en el ataque y defensa de plazas y que debió su nombre a unas tenazas parecidas a las del escorpión, con que agarraba las piedras o dardos que tenía que proyectar.

La gran diversidad de los textos en que se describe esta máquina y su funcionamiento, envuelve en una gran oscuridad todo lo referente a su forma, magnitud y clase de proyectiles que arrojaba. Según Maizeroy, era una especie de catapulta pequeña, fundándose quizá para hacer tal afirmación en que Arquímedes las colocó empleándolas en sus famosas fenestrae o 'troneras' de Siracusa y en que Vegecio[1] dice que se llamaron escorpiones en épocas anteriores lo que en su tiempo recibía el nombre de manubalista o 'ballesta de mano'.

Köhler sostuvo (Die Entwicklung des Kriegswesens und der Kriegführung in der Ritterzeit, Breslau, 1886), que escorpión fue el nombre con que se conocía la catapulta durante la Edad Media. Bardin, en su diccionario, tampoco aclara la cuestión, pues nos dice que aunque Vitrubio afirma que la catapulta y el escorpión arrojan dardos y la ballesta piedras, Cicerón y Valerio Máximo llamaban ballesta a lo que Vitrubio catapulta, y Amiano, contemporáneo de Vitrubio, afirma lo contrario de éste y llama onagro al escorpión. Para aumentar la confusión, Clonard, que en su obra Historia orgánica de la infantería y caballería considera al escorpión como una máquina de acción horizontal que arrojaba dardos, cita un texto de san Isidoro,[2] quien en sus Etimologías dice:

«Scorpio est sagitta venenata arcu, vel tormentis excussa. Quae dum ad hominem venerit, virus, quo figit, infundit, unde et scorpio nomen accepit.».[3]

En este mar de confusiones nos atendremos al texto de la Crónica del emperador Alonso VII, del que se deduce que los escorpiones debieron servir principal o quizá exclusivamente para disparar saetas: «Los moros pusieron gran cantidad de leña de noche al pie de la torre que estaba a la entrada del puente enfrente de San Fernando, y por medio de las ballestas y saetas procuraron encenderla arrojando vivísimo fuego de alcatrán; si bien los cristianos de la torre le apagaban vertiendo vinagre sobre la leña. Establecieron frente a la puerta que llaman de Almaguera, y en todas partes, muchas ballestas, enquinas y dardos, ingenios para arrohar piedras, spículos y scorpios para disparar saetas y fundíbalos, arietes y vincas, con las cuales socavaban los muros de la ciudad» (Crónica del emp. Alonso VII).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

El contenido de este artículo incorpora material del tomo 20 de la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana (Espasa), cuya publicación fue anterior a 1934, por lo que se encuentra en el dominio público.
  1. Vegetius, Epitoma rei militaris, IV, XXII, 6
  2. Isidorus Hispalensis, Originum, XVIII, VIII, De sagittis, 3.
  3. Lindemann, Friedrich. Corpus grammaticorum latinorum veterum. T. III. Sumptibus B. G. Teubneri et F. Claudii. Liepzig, 1833, pg. 567.

Enlaces externos[editar]