Balista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ilustración de una balista.
Réplica a escala de una balista romana.
Ilustración de una balista montada sobre un carro.

La balista (latín vulgar balista -del latín clásico ballista-, a su vez derivado del griego βαλλιστής, de βάλλω "arrojar") es una antigua arma de asedio de aspecto y mecanismo similares a los de una ballesta, pero de un tamaño mucho mayor. Disparaba grandes dardos o jabalinas por separado o en pequeños grupos, según el tamaño y estructura del modelo. Debido a su tamaño, debía sostenerse sobre un trípode y era manejada por varios hombres encargados de poner los proyectiles, tensar la máquina por un mecanismo de torsión y liberar finalmente el proyectil. Si la maniobra se hacía correctamente, el proyectil salía disparado a grandes distancias y se clavaba en uno o más enemigos. Se usaba principalmente en los asedios, ya que una vez montada era difícil de apuntar con ella a objetivos móviles. No obstante, en ciertas ocasiones se incorporaron ruedas al soporte de la balista para poder cambiarla de sitio sin tener que desmontarla.

El modelo original grecorromano disparaba grandes piedras esféricas en lugar de dardos, que comenzaron a adoptarse más tarde. Resulta curioso constatar que fue la balista la que inspiró posteriormente la ballesta manual de la Edad Media, y no al revés.

Por lo general, la balista se construía en madera, aunque podía tener partes hechas o al menos revestidas de metal, y usaba cuerdas o tendones de animales como tensores. En el siglo XV, la llegada del cañón al escenario europeo hizo que la balista y muchas otras armas de asedio, como las catapultas, fuesen relegadas al olvido.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]