Emplazamiento judicial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El emplazamiento, en derecho procesal, es una orden de un juez que consiste en otorgar a la parte interesada un plazo para presentarse ante el Tribunal, con el objeto de realizar un acto necesario para el proceso. Por lo general, es un efecto derivado de la presentación de una demanda o de un recurso, que implica la notificación al demandado, recurrente o recurrido y la fijación de un plazo para que comparezca en forma personal. Cuando se trata de procedimientos que no tienen carácter penal, la parte que es emplazada y no se se presenta puede padecer las siguientes sanciones: a) si es emplazado como parte demandada, se lo declara en rebeldía y no se paraliza el proceso, que sigue su curso sin citarla ni oírla en adelante, b) si es emplazada por un órgano superior como recurrente, se declara desierto el recurso que interpuso, c) si es emplazada por un órgano superior como recurrido, el recurso se tramita sin su participación.

El emplazamiento consta de dos partes: la notificación y el plazo. La parte correctamente emplazada posee la carga de intervenir en el proceso. Para ello, se requiere:

  • que la notificación se hubiese efectuado en la forma legalmente prevista,
  • que el emplazado se hubiera presentado dentro del término indicado por la ley.

Se es "emplazado" cuando la parte ha sido debidamente notificada y se presentó dentro del plazo fijado.

Regulación por países[editar]

Chile[editar]

En Chile, los efectos del emplazamiento son los siguientes:

  • Se entabla válidamente la relación procesal.
  • Determina específicamente el tribunal que debe dictar sentencia y además determina para quienes esa sentencia es obligatoria.
  • En virtud de la notificación, que es parte del emplazamiento, crea para el demandado la carga procesal de comparecer ante el juez y defenderse.

La falta de emplazamiento está elevado a la categoría de un vicio de casación (vicio que anula el proceso) en la forma.

El "término de emplazamiento" es el plazo que la ley señala al demandado para que comparezca al tribunal. Está consagrado en los arts. 258, 259 y 260 del Código de Procedimiento Civil y requiere distinguir en que lugar es notificado el demandado:

  • Si el demandado es notificado dentro de la comuna donde funciona el tribunal el término para contestar la demanda es de 15 días. Esta es la regla general (art. 258, inc. 1° Código de Procedimiento Civil).
  • Si el demando se encuentra en el mismo territorio jurisdiccional, pero fuera de la comuna que sirve de asiento al tribunal, este plazo de 15 días se aumenta en 3 días.
  • Si hay varios demandados: el término de emplazamiento corre para todos a la vez y se cuenta hasta que expire el último término parcial que corresponde a los notificados (art. 260, inc. 1° del Código de Procedimiento Civil).
  • Si existe pluralidad de demandantes: de acuerdo con el art. 18, lo que quiso proteger la ley es que cada demanda tiene situaciones de hecho distintas y parece poco el tiempo para que el demandado pueda defenderse, por ello el plazo para contestar la demanda aumenta en 1 día más de plazo por cada 3 demandantes cuando su número es superior a 10 y no puede exceder de 30 días.

El término de emplazamiento es un plazo común, que corre para todos los demandados. A sus efectos, solo se consideran los días hábiles. Puede ser, a su vez, legal, fatal o perentorio.

Bibliografía[editar]

Pfeiffe, Alfredo <<Basado en Libro Derecho Procesal>>