El beso de Judas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El beso de Judas representado por Giotto en la Capilla de los Scrovegni (Padua, Italia).
"El beso de Judas". Anónimo del siglo XII.
Ilustración de 1860.

El beso de Judas es uno de los episodios evangélicos de la Pasión de Jesús, el que da paso al Prendimiento.

Según los Evangelios, en el año 33 de la era cristiana, Judas Iscariote delató a Jesús de Nazaret en el Huerto de Getsemaní mediante un beso. Este momento ha sido representado en diversas manifestaciones artísticas, mientras el beso ha simbolizado tradicionalmente a la traición.

En las obras de arte se representa a Judas dando un beso a Jesús en la cara, cuando lo cierto es que el beso tendría que haber sido en la mano, pues era costumbre besar a los maestros en la mano. Para describir el beso, tanto el Evangelio de Mateo (26:47-50) como el Evangelio de Marcos (14:43-45) utilizaron el verbo griego kataphilein, el cual significa ‘besar tiernamente, intensamente, firmemente, apasionadamente’. Es el mismo verbo que utilizó Plutarco para describir el famoso beso que Alejandro Magno le dio a su eunuco y amante Bagoas.[1] No utilizaron el verbo más usual, philein: ‘besar’ (principalmente la mano, como debería haber hecho Judas ante un maestro como Jesús).

En el apócrifo Evangelio de Judas (56-57) se da una versión agnóstica de la historia, según la cual fue Jesús quien pidió a Judas que le traicionara: «Tú los superarás a todos ellos. Porque tú sacrificarás el hombre que me cubre (...). La estrella que indica el camino es tu estrella».

En la Biblia[editar]

  • Evangelio de Mateo, capítulo 26
    • 47 Mientras todavía hablaba, vino Judas, uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos del pueblo.
    • 48 Y el que le entregaba les había dado señal, diciendo: «Al que yo besare, ese es: prendedle».
    • 49 Y enseguida se acercó a Jesús y dijo «¡Salve, maestro!». Y le besó.[2]
  • Evangelio de Marcos, capítulo 14
    • 43 Luego, hablando él aún, vino Judas, que era uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los escribas y de los ancianos.
    • 44 Y el que le entregaba les había dado señal, diciendo: «Al que yo besare, ese es: prendedle, y llevadle con seguridad».
    • 45 Y cuando vino, se acercó luego a él, y le dijo: «Maestro, maestro». Y le besó.[2]
  • Evangelio de Lucas, capítulo 22
    • 47 Mientras él aún hablaba, se presentó una turba; y el que se llamaba Judas, era uno de los doce, iba al frente de ellos; y se acercó hasta Jesús para besarle.
    • 48 Entonces Jesús le dijo: «Judas, ¿con un beso entregas al hijo del hombre?».[2]

Filmografía[editar]

Referencias[editar]

  1. Plutarco: «Alejandro» (67), en Vidas paralelas.
  2. a b c La bíblia del discípulo. Nicaragua: Unilit. 1993. p. Google Libros |página= y |páginas= redundantes (ayuda). ISBN 1-56063-488-X. Consultado el 10 de abril de 2012. 

Enlaces externos[editar]