Cultura de los montículos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Montículo de los Monjes, en Cahokia (Illinois). Es el mayor montículo precolombino conocido al norte de Mesoamérica.
Montículo de Grave Creek, en Moundsville (Virginia Occidental). Pertenece a la cultura adena.

La cultura de los montículos es una cultura arqueológica precolombina que se desarrolló en el centro sur y sudeste de los actuales Estados Unidos. Se llama constructores de montículos (mound builder) a los portadores de esta cultura, que probablemente pertenecieron a diferentes grupos étnicos y lingüísticos. Las mayores concentraciones de túmulos se dan en el estado de Ohio (donde se han localizado más de 10 000). Uno de los sitios más representativos de las culturas de los montículos es Cahokia, en el valle del Misisipi.

Época y geografía[editar]

El conjunto de culturas llamadas colectivamente Mound Builders en inglés, Constructores de Montículos, estuvieron conformadas por habitantes prehistóricos de América del Norte que erigieron diversos estilos de montículos para fines ceremoniales, residenciales o de enterramientos.

Estas culturas precolombinas se dieron durante el periodo arcaico, el periodo silvícola que incluyó las culturas Hopewell y Adena y finalmente, la época de la cultura del Misisipi, ya en los siglos y años previos a la llegada de los europeos al continente americano. Todo ello, en términos cronológicos, desde aproximadamente 3000 a. de C. hasta el siglo XVI, d. de C.

Ocuparon extensas regiones desde los Grandes Lagos, a lo largo del río Ohio y la cuenca del río Mississippi junto con sus afluentes.[1] Como un elemento de comparación, desde la construcción del montículo Watson Brake (ca. 3500 a. de C.) en el actual estado de Luisiana, posiblemente el más antiguo de los montículos que se han estudiado, los aborígenes de Norteamérica empezaron a levantar sus estructuras de tierra cerca de 1000 años antes de la erección de las pirámides de Egipto.

Desde finales del siglo XIX existe un consenso científico de que los montículos fueron construidos por pueblos indígenas de norteamérica, antecedente humano aunque de culturas previas y no necesariamente las mismas, de las tribus con que se encontraron los colonizadores europeos. Puede afirmarse que muchos de los habitantes de esas regiones, a la llegada de los grupos europeos, no tenían conocimiento de las civilizaciones anteriores que habían construido los montículos. Ha sido el estudio y la investigación recientes basadas en técnicas arqueológicas, antropológicas y etnográficas, lo que ha permitido desarrollar el conocimiento de estas culturas más remotas.

Culturas y características[editar]

Los montículos construidos durante ese largo periodo histórico fueron de muy diversos tamaños y formas, y no pertenecen a una sola cultura en concreto, sino que fueron construidos por diferentes grupos humanos y para distintas funciones. Algunos tuvieron fines funerarios, otros eran defensivos y los hay que fueron la base de centros ceremoniales. Los más antiguos son del segundo milenio antes de nuestra era y estaban hechos de barro y conchas; la fecha más remota registrada para estas construcciones la posee el llamado Poverty Point (Luisiana), que data del 1500 a. C.; por el contrario, los montículos más tardíos dejaron de levantarse al mismo tiempo que la llegada de los europeos, en el siglo XVI, casi todos estos pertenecientes a la cultura del Misisipi:[2]

  • La cultura Adena: se dio en el valle del río Ohio entre el 1000 a. C. y el 200 a. C. Los adena construían montículos funerarios, es decír, túmulos. En ellos, los restos eran depositados en pequeñas cámaras mortuorias de madera, después de haber dejado los cadáveres a merced de los buitres (es lo que suele conocerse como enterramiento secundario y se da en numerosas culturas); el ajuar lo componían figurillas de animales y otros objetos. También levantaron lo que se conoce como montículos-efigie (Effigy Mounds), es decir, con formas concretas. El más famoso es el Montículo de la Serpiente, cuya forma sinuosa de más de 300 metros de longitud, comienza en una espiral y termina con la cabeza en la que parece que hubo un altar.
  • La cultura Hopewell (200 a. C.-500 a. C.) es sucesora directa de Adena, por lo que se parecen bastantes, aunque sus montículos son mayores y su cultura material más avanzada y rica. Construyen enormes túmulos funerarios y montículos-efigie con forma de aves, osos, hombres, etc. Entre los objetos hallados en las inhumaciones destacan las piezas de mica. las de obsidiana, los colmillos de oso y los objetos de cobre martilleado y repujado. También tienen una rica cerámica y figurillas de barro.
  • La cultura misisipiana: Se dio entre el año 500 y el 1500 en un extensísimo territorio del sureste que abarcaba desde Tennessee hasta Oklahoma, aunque su periodo de máximo esplendor se dio en el siglo XIII. A veces se conoce también como cultura de los Indios Natchez. Su centro neurálgico era la ciudad de Cahokia (San Luis Este, Illinois), que, en sí misma era una enorme elevación que albergaba a más de 30 000 personas. Estaba fuertemente protegida y en su interior había numerosos montículos llamados monks. Se trataba, posiblemente, de lugares de culto, con la cima plana, donde se levantó, en su momento, algún templo. Uno de esos monks era de enormes dimensiones (300 metros de largo por 30 metros de alto) y tuvo varios templos en la cúspide de su terraza, algunos de gran tamaño.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Véase Squier p. 1
  2. Nota: Los siguientes párrafos han sido tomados del artículo Arte prehistórico
  • (en inglés) Abrams, Elliot M.; Freter, AnnCorinne (eds.). (2005). The Emergence of the Moundbuilders: The Archaeology of Tribal Societies in Southeastern Ohio. Athens: Ohio University Press. ISBN 9780821416099. 
  • (en inglés) Thomas, Cyrus. Report on the mound explorations of the Bureau of Ethnology. Pp. 3–730. Twelfth annual report of the Bureau of Ethnology to the Secretary of the Smithsonian Institution, 1890–91, by J. W. Powell, Director. XLVIII+742 pp., 42 pls., 344 figs. 1894.
  • (en inglés) Feder, Kenneth L.. Frauds, Myths, and Mysteries: Science and Pseudoscience in Archaeology’’. 5th ed. New York: McGraw Hill, 2006.
  • (en inglés) Squier, A.M., E.G.; Davis M.D., E.H. (1847). Ancient Monuments of the Mississippi Valley. Washington DC: Smithsonian Institution. 

Enlaces externos[editar]