Cono (botánica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Piñas de secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum).
Conos masculinos de pino (Pinus sp.).

En Botánica un cono, estróbilo o piña es una estructura basada en un eje terminal, alrededor del cual se despliegan hojas reproductivas con una disposición generalmente helicoidal. En este sentido más amplio cono es sinónimo de estróbilo, término que suele preferirse en las publicaciones científicas.

Cono (conus) es el nombre que en latín se empleaba para designar lo que en español se llama piña. Muchos prefieren restringir el uso del término a este significado original o, al menos, al grupo biológico de las coníferas (división Pinophyta), aunque sea incluyendo también a las estructuras masculinas.

Conos de las coníferas[editar]

Las coníferas son plantas gimnospermas que producen semillas en estructuras con forma de cono. Los conos femeninos están formados por un eje central en el que se colocan en espiral numerosas escamas. Cada escama lleva entre una y varias células haploides, las cuales por reiteradas mitosis forman desde 10 a infinitas células de las cuales dos se diferencian transformándose en arquegonios el cual solo uno es fecundado y el otro se absorbe, según la especie. Este arquegonio no queda encerrado en un ovario (del griego ;gimnos=desnudos,sperma= semilla ). Alrededor del eje se ordenan de forma helicoidal escamas gruesas e inicialmente apretadas, llamadas brácteas tectrices (portadoras), sobre cada una de las cuales se encuentran una o varias brácteas seminíferas. Éstas se interpretan como megasporofilos (hojas portadoras de megasporas) y sobre ellas aparecen los primordios seminales, que después de la polinización y la subsecuente fecundación, deben transformarse en semillas.

Los conos femeninos se llaman piñas en los pinos y otras pináceas (fam. Pinaceae), pero pueden tener otros nombres y aspecto en coníferas distintas; así se llaman gálbulas en los cipreses, y arcéstidas en los enebros y en las sabinas, miembros de la familia cupresáceas (Cupressaceae).

En los pinos y géneros próximos la escama seminífera puede desprenderse junto a la semilla, actuando como un ala que favorece una dispersión anemócora. Con la maduración de la piña las brácteas tectrices (generalmente las únicas visibles en la piña cerrada) deben desplegarse, lo que hacen a veces de forma brusca, provocando la salida violenta y la dispersión de las semillas. En los pinos de climas mediterráneos o semiáridos, el fuego provoca ese proceso, favoreciendo la repoblación después del incendio.

Los conos masculinos son siempre mucho más pequeños que los femeninos, y se agrupan alrededor del final de las ramas en cuyo extremo crecen los renuevos del año. En ellos sólo hay una clase de escamas, las brácteas poliníferas (portadoras del polen), llevan millones de granos de polen. Su posición favorece la dispersión del polen, que en las coníferas es transportado por el viento (anemofilia).

Tras la fecundación, se forman las semillas (piñones). Como los óvulos no están encerrados en un ovario, las semillas no se alojan en un fruto.

En las plantas gimnospermas y plantas sin flores no hay verdaderos frutos aunque, en el caso de los pinos, mucha gente toma los conos como frutos.

Estróbilos de Equisetum[editar]

En Equisetum los estróbilos se encuentran al final de las ramas fértiles. En el caso de Equisetum las hojas fértiles se llaman "esporangióforos", y al estróbilo no suele llamárselo cono como en las coníferas.

El eje del estróbilo puede ser verde o no verde, y nunca es ramificado. Los esporangióforos son peltados (con pie), no fotosintéticos. Los esporangióforos jóvenes tienen forma de pulvínulo y luego toman forma hexagonal (en vista superficial), debido a la fuerza mecánica que ejercen entre ellos.

Aspecto general de estróbilo de Equisetum hyemale .
Estróbilo joven de Equisetum arvense Se observan los esporangios colgando hacia adentro de los esporangióforos peltados. Planta preservada en líquido..
Estróbilo seco de Equisetum arvense .