Conducto seminífero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los conductos seminíferos son los conductos donde se producen los espermatozoides. Están constituidos por una serie de túbulos cuyas paredes están tapizadas de espermatogonios y constituyen la mayor parte del parénquima testicular. Son encargados de producir el 5% del líquido seminal que el cuerpo produce. El otro 95% se divide en un 60% en las vesículas seminales, en un 30% en la próstata y el 5% restante en las glándulas bulbouretrales o de Cowper.

En ellos se desarrolla la espermatogénesis; así, al examinar un corte transversal de túbulos seminíferos, se observa, hacia la periferia, una capa de espermatogonios, luego, más hacia el centro se ubican los espermatocitos primarios, que al evolucionar, se transforman en espermatocitos secundarios, luego éstos dan paso a las espermátidas y al ir progresando hacia el lumen de los túbulos, las espermátidas se convierten en espermatozoides que cuando están listos, se secretan en el lumen de los conductos para almacenarse en el epidídimo.

Por otro lado, intercaladas entre los espermatogonios, existen células de forma piramidal, llamadas células de Sertoli o Bartoli.