Clelia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cloelia en "Promptuarii Iconum Insigniorum"

Según la tradición latina, Clelia (en latín Cloelia) fue una de las más reconocidas heroínas de Roma durante la República.

Contexto[editar]

Después de la proclamación de la República romana, 509 a. C., y la expulsión de los Tarquinios de Roma, éstos se refugian con el rey etrusco, Lars Porsenna, y le convencen de combatir a su lado para restablecerlos en el trono[1] [2] ·[3] . La guerra, en principio pone en ventaja a Porsenna, que toma el Janículo[4] ·[5] , pero luego se transforma en un asedio interminable[6] ·[7] . Sin embargo, gracias al éxito de Mucio Escévola[8] ·[9] ·[10] , que sigue al de Horacio Cocles[11] ·[12] , Porsenna decide emprender negociaciones con los romanos[13] . Se llega al acuerdo de que los romanos deben proporcionar rehenes, a cambio de levantar el asedio[14] ·[15] ·[10] .

La leyenda[editar]

Porsena, exige que entre los rehenes, figuren cien vírgenes romanas. Cuando se aceptó el tratado, y Porsenna se dispuso a llevarse a las prisioneras y retirar su ejército, una de las mujeres, llamada Clelia, escapó del grupo y cruzó a nado el río Tíber[16] ·[17] , entrando después en la urbe. El rey etrusco, indignado, mandó un ultimátum a Roma para que entregase a la virgen. Ante el temor de un nuevo asedio, el cónsul volvió a capitular y entregó a Clelia a manos de Porsena[17] [18] . Éste, lejos de matarla o castigarla, la mantuvo en su palacio, una vez retirado el sitio, con todas las comodidades y atenciones y, según algunos escritos, llegó a casarse con ella, admirando su valentía y amor por su patria. Además, liberó al resto de las prisioneras para que retornaran a sus casas. Por su parte, Roma agradeció los esfuerzos de Clelia y, en su recuerdo, erigió una estatua ecuestre de bronce en la Vía Máxima.

La verdadera Clelia[editar]

Clelia existió realmente, pero no se sabe con exactitud si protagonizó una escapada a Roma para volver con Porsena posteriormente. La leyenda plantea dos contradicciones: Porsena ya estaba casado cuando sitió Roma (~450 a. C.) y la República prohibía las estatuas ecuestres que debían rendir homenaje a los personajes más ilustres.

El legado[editar]

Clelia, junto con Cincinato, formaba parte de los ideales de lealtad, valentía, humildad y sumisión a la honra que todos los romanos debían cumplir. Fue, si es verdadera su historia, una verdadera heroína que se sacrificó por su patria y que demostró la fuerza social que las mujeres ejercían en su época.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Tito Livio, II, 9, 1-4.
  2. Denys, IV, 4, 1.
  3. Plutarco, « Vie de Publicola », 16.
  4. Tito Livio, II, 10, 3.
  5. Denys, V, 4, 5.
  6. Tite-Live, II, 12, 1.
  7. Denys, IV, 4, 13-15.
  8. Tito Livio, V, 12.
  9. Denys, V, 4, 16-19.
  10. a b Aurelius Victor, 12 — « Caius Mucius Scaevola ».
  11. Denys, V, 4, 9-11.
  12. Aurelius Victor, 11 — « Publius Horatius Coclès ».
  13. Tito Livio, II, 13, 1-2.
  14. Tito Livio, II, 13, 4.
  15. Denys, V, 4, 27.
  16. Tito Livio, II, 13, 6.
  17. a b Aurelius Victor, 13 — « Clélie ».
  18. Denys, V, 4, 29.