Cleómenes I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cleómenes I
Rey de Esparta
Información personal
Reinado 520 a. C.-490 a. C.
Predecesor Anaxandridas II
Sucesor Leónidas I
Familia
Dinastía Agíadas

Cleómenes I (muerto hacia el 490 a. C.) fue uno de los reyes de Esparta en las postrimerías del siglo VI y comienzos del V a. C.

Primeros años[editar]

Era hijo de Anaxandridas II, de la dinastía de los Agíadas, y de la segunda esposa de éste, y medio hermano de Dorieo. Aunque Dorieo era hijo de la primera mujer de Anaxándridas y tenía, por tanto, mayor legitimidad para aspirar al trono, fue Cleómenes quien sucedió a su padre hacia el 520 a. C.

Guerra con Atenas[editar]

En torno al 510 a. C. la familia de los Alcmeónidas, que había sido exiliada de Atenas, solicitó a Esparta su ayuda para destronar a Hipias, el hijo de Pisístrato y tirano de Atenas. Los Alcmeónidas, dirigidos por Clístenes, sobornaron al oráculo de Delfos para que ordenase a los espartanos prestarles asistencia y, en efecto, Cleómenes acudió en su ayuda. El primer ataque contra Atenas fue un fracaso, pero Cleómenes dirigió en persona una segunda ofensiva, que terminó con Hipias y sus seguidores sitiados en la Acrópolis, hasta que finalmente aceptaron exiliarse.

Pronto Clístenes e Iságoras se enfrentaron por el control de Atenas. Cleómenes apoyó a Iságoras y juntos forzaron a Clístenes y los Alcmeónidas a marchar al exilio por segunda vez. Cleómenes incluso abolió la Bulé, un consejo establecido por Clístenes, y ocupó la Acrópolis. Los ciudadanos de Atenas protestaron y le expulsaron de la ciudad. Cleómenes reunió entonces un ejército, con la intención de establecer a Iságoras en Atenas como nuevo tirano, y comenzó por invadir el Ática. Los corintios integrados en su ejército, al enterarse de que iban a atacar Atenas, se negaron a ello, frustrando la invasión.

La revuelta jónica y sus consecuencias[editar]

Cleómenes era aún rey cuando Aristágoras, el tirano de Mileto, llegó a Esparta para pedir ayuda para la Revuelta jónica de 499 a. C. Aristágoras casi convenció a Cleómenes de que le ayudase, prometiéndole una fácil conquista de Persia y sus riquezas, pero Cleómenes le despachó al enterarse de que se precisaba un viaje de tres meses por tierra para llegar a Persia.

Cuando los persas invadieron Grecia tras haber aplastado la revuelta en Jonia, muchas de las ciudades se les sometieron rápidamente. Entre ellas estaba Egina, donde Cleómenes intentó capturar a los principales colaboracionistas, pero los eginetas no le ayudaron y el otro rey espartano, Demarato, se dedicaba entre tanto a minar sus esfuerzos. Cleómenes destronó a Demarato tras sobornar también él al oráculo de Delfos para que anunciara que era ésta la voluntad divina. Lo reemplazó con Leotíquidas II. Con la ayuda del nuevo rey consiguió Cleómenes hacerse con los colaboracionistas de Egina.

Hacia el 494 a. C., Cleómenes invadió también Argos y, venciendo al ejército argivo, mató a unos 6.000 de sus habitantes. Tras este ataque, Esparta tuvo en Argos un feroz enemigo durante décadas.

Exilio y muerte[editar]

En torno al 490 a. C., Cleómenes se vio obligado a huir de Esparta cuando su complot contra Demarato quedó al descubierto, pero los espartanos le autorizaron a regresar en cuanto se supo que estaba reclutando un ejército. En cualquier caso, según Heródoto, para entonces estaba ya loco y los espartanos lo enviaron a prisión. Hay muchas historias sobre su muerte, pero se cree que se suicidó descuartizándose a sí mismo, desde sus pies hasta llegar a los órganos vitales.

A Cleómenes le sucedió su hermanastro Leónidas I, quien para consolidar su ascenso al trono se casó con Gorgo, la hija de aquél.