Cataplasma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una cataplasma es un tratamiento tópico de consistencia blanda y, normalmente, caliente, que se aplica con varios efectos medicinales; especialmente cuando los efectos son calmantes, antiinflamatorios o emolientes.

Hasta la aparición de los antibióticos, las cataplasmas fueron utilizadas como remedio casero habitual contra los estados de congestión bronquial. Hoy día se consideran tratamientos de tipo "alternativo" o "naturista", aunque se utilizan de forma habitual tratamientos de estética.

También se utilizan las cataplasmas en otro campo completamente distinto: el tratamiento de materiales.

Forma de preparación[editar]

Tradicionalmente las cataplasmas se hacían con un harina de lino, trigo u otros cereales ricos en fibra vegetal para aprovechar la calidad de absorción de dicha fibra. Esta harina se mezclaba con agua caliente y el compuesto activo (por ejemplo, mostaza). La pasta resultante, todavía caliente, se ponía en contacto con la herida y luego se cubría con una pieza de arpillera o un material similar para finalmente vendar la zona.

En belleza es común utilizar arcillas o barros en vez de harinas vegetales. La forma de preparación es similar a la de las cataplasmas tradicionales, pero actualmente se utilizan toallas de lino en vez de arpilleras y no siempre se aplican en caliente.

En el ámbito deportivo las cataplasmas de ciertas plantas como la col se emplean desde tiempos inmemoriales para las inflamaciones, contusiones, esguinces..

Uso en veterinaria[editar]

Las cataplasmas son un tratamiento común para aliviar inflamaciones en los caballos. Normalmente se aplica a la parte inferior de las patas usando una venda especial que focaliza el tratamiento en los tendones de ese area especialmente proclive a lesiones de los tendones. A veces, las cataplasmas se aplican como simple medida profiláctica después de que el caballo haya trabajado duro, o después de una carrera campo a través.

Uso en el tratamiento de materiales[editar]

Las cataplasmas se utilizan con distintas bases (arena de diatomeas, bicarbonato de sosa, talco) para hacer desaparecer las manchas persistentes de distintas piedras porosas, como las manchas de aceite o las producidas por el contacto con el metal.

Enlaces externos[editar]