Castro de la Mesa de Miranda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Castro de la Mesa de Miranda
Bien de Interés Cultural
Patrimonio Histórico de España
Castro de la Mesa de Miranda 17 by-dpc.jpg
Declaración 24-11-1980
Figura de protección Zona Arqueológica
Código RI-55-0000707
Coordenadas 40°43′14.71″N 4°56′46.89″O / 40.7207528, -4.9463583
Ubicación Chamartín Bandera de la provincia de Ávila.svg Ávila Flag of Castile and León.svg Castilla y León
Construcción siglo V a. C.siglo I a. C.
Estilos predominantes Edad de los Metales-Cultura de La Tène
[Editar datos en Wikidata]
Necrópolis del Castro de la Mesa de Miranda.
Muralla ciclópea del Castro de la Mesa de Miranda.

El Castro de la Mesa de Miranda se encuentra en el municipio de Chamartín, a 22 kilómetros al Oeste de la ciudad de Ávila, en la vertiente Norte de la Sierra de Ávila. Se accede a través de la carretera AV-110 hasta Chamartín, municipio de pequeñas dimensiones, cuya arquitectura popular resulta representativa de la zona serrana.

A poco más de 2 kilómetros al norte del pueblo se encuentra el Castro. El acceso puede hacerse a pie o con vehículo rodado a través de un camino de tierra. El primero es más aconsejable, al tratarse de una excursión por un terreno sin complicaciones de un paisaje de encinas centenarias y cercas de piedra. Es el más atractivo para visitantes sin prisas, con ganas de disfrutar de la Naturaleza. El acceso por el camino rodado constituye una excursión pedestre sin dificultades, apta para niños y personas de edad andarinas.

Fue descubierto en 1930. Se llevaron a cabo excavaciones entre 1932 y 1934 primero, y, después, en 1943 y 1944 siempre bajo la dirección de Juan Cabré Aguiló, asistido por A. Molinero y M.E. Cabré. Aquellas excavaciones se centraron fundamentalmente en la Necrópolis de La Osera y en el reconocimiento de sus sistemas defensivos. Desde entonces hasta el presente, los trabajos realizados en el Castro han consistido fundamentalmente en la puesta en valor, por lo que se encuentra acondicionado para la visita. El recinto está bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. La declaración de "Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica" está en proceso.

Un castro vetón[editar]

La Mesa de Miranda fue un Castro habitado por vetones entre finales del siglo V y el siglo I a. C. Según las fuentes romanas, el pueblo vetón ocupaba las actuales provincias de Ávila, Salamanca, Cáceres, parte de Toledo y norte de la de Badajoz. Los datos más abundantes sobre los vetones los ha aportado la arqueología. Las referencias antiguas no son muy abundantes. Con frecuencia les sitúan en los momentos previos y durante la conquista romana, aliados, sobre todo, con los lusitanos. Con éstos se les cita asaltando ciudades del valle del Guadalquivir o atacando a las tropas romanas durante las Guerras Celtíberas (155-133 a. C.). Finalmente serán sometidos a partir de 133 a. C. aunque vuelven a ser citados tomando partido por alguno de los contendientes en las guerras civiles romanas que durante el siglo I a. C. se libran en territorio hispano. El Castro de La Mesa de Miranda debió ser abandonado, bien hacia 133 a. C. o, más probablemente, al final de las guerras civiles, cuando se lleva a cabo la estructuración de Hispania por Augusto, como parte del Imperio romano.

El recinto urbano del castro[editar]

Tiene una superficie total de 29 ha repartidas en tres recintos amurallados, ubicados en la meseta que se forma en la confluencia de dos cursos de agua menor que han excavado un profundo valle. Se trata, por tanto, de un lugar estratégico en la intersección de un paisaje serrano y el sedimentario del valle del Duero, circunstancia que le confiere un atractivo muy particular. Como consecuencia de esto las vistas por el Norte son excepcionales en todas las épocas del año.

A partir de la factura de las murallas que componen los tres recintos, se deduce que no fueron contemporáneos. El sistema defensivo fue perfectamente estudiado para que no hubiera puntos vulnerables, a la vez que fue adaptado a la morfología favorable del terreno.

El I Recinto es el más antiguo y el más grande (11,5 ha), donde previsiblemente vivió el grueso de la población. Estaba todo amurallado. La adaptación de la muralla a la topografía abrupta del sitio es un claro exponente del estereotipo de un Castro vetón. En la parte Sur, donde la muralla alcanza los 5 m de ancho, tiene dos puertas flanqueadas por torres circulares y defendidas por campos de piedras hincadas y un foso, colmatado por el derrumbe de la muralla. Una de las puertas fue cegada de antiguo, se supone que para evitar puntos vulnerables. La muralla en este punto se compone de muralla y antemuralla (doble paramento), como un sistema defensivo más.

Verraco vetón del Castro hoy situado en Chamartín

El II Recinto fue añadido por el sur al primero. Seguramente tuvo un cometido más variado que el anterior, dedicándose, además de a vivienda, a albergar zonas de producción y almacenamiento, así como recoger los ganados en caso de necesidad, se puede considerar uno de los primeros polígonos industriales de Europa ya que todos los talleres de artesanía se trasladaron a este Recinto. Destaca una gran torre circular que defiende la zona Sur, donde hay instalado un mirador actualmente.

El III Recinto pudo construirse durante las Guerras Celtibéricas (155-133 a. C.) o en las guerras civiles (siglo I a. C.). Supone un complemento defensivo por el Este de los recintos primero y segundo. Construido con piedras de gran tamaño supone una diferencia muy clara respecto a los otros dos, sobre todo el primero. Prueba clara de su posterioridad es que invadió parte de la Necrópolis.

La necrópolis de la Osera[editar]

Se encuentra inmediata al Castro por el sur, en una explanada muy propicia.

En ella centró fundamentalmente sus trabajos arqueológicos J. Cabré excavando 2230 tumbas, todas ellas de incineración. Los vetones incineraban a sus muertos guardando después las cenizas en una urna o depositándolas simplemente en un hoyo en el suelo, según la categoría social del difunto. Algunas tumbas o grupos de ellas eran marcadas con un túmulo de piedras que las significaba en el relieve. Ello ha permitido saber muchos detalles de la estructura social de las gentes que habitaron este Castro. Se trataba de una estructura piramidal en cuya cúspide dominaba una aristocracia militar que se hacia quemar y enterrar con sus armas y atributos lujosos.

La Necrópolis estaba dividida en seis zonas bien definidas unas de otras y presididas por un hito de piedra vertical. Tal cosa es posible que obedezca a la división en linajes o castas que componía la sociedad del Castro. Estudios recientes han puesto de manifiesto que los hitos que presiden cada una de las zonas en que se define la Necrópolis guardan la misma alineación que la constelación celeste de Orión, circunstancia que estaría indicando detalles de las creencias en el más allá que tenían los habitantes de la Mesa de Miranda.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]