Casas del Mayorazgo de Guerrero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 19°26′0.64″N 99°7′47.74″O / 19.4335111, -99.1299278

Vista de las dos casas

Las Casas del Mayorazgo de Guerrero son construcciones de la Ciudad de México localizadas en la calle de Moneda 16 y 18, frente al Museo de Culturas y se extienden hasta la calle del Correo Mayor.[1] Los dos edificios son casi idénticos, ambos con fachadas de tezontle y detalles con piedra blanca. Las casas fueron construidas por la familia de Juan Guerrero de Luna en el siglo XVI y pertenecieron a dicha familia durante todo el periodo colonial como una concesión de la Corona Española. La apariencia actual de las construcciones se debe a la reconstucción que se realizó en el siglo XVIII. Después de la Independencia, la familia perdió gradualmente estas cosntrucciones, pues la casa principal comenzó a servir para funciones públicas y la más pequeña se dividió en apartamentos y tiendas.[2]

Historia[editar]

Ambas casas se fundaron en el siglo XVI por Juan Guerrero de Luna y su esposa Beatriz Gómez Dávila cuando su familia recibió una concesión de tierra por parte del rey español Felipe II.[2] La extensión de tierra y las casas se quedarían en manos de la familia durante todo el periodo colonial.[1] Las estructuras originales fueron construidas en el siglo XVI, sin embargo, la estructura que permanece actualmente es la de la reconstrucción hecha a finales del siglo XVIII[1] por el arquitecto Francisco Antonio Guerrero y Torres. La casa occidental fue en la que la familia habitó, mientras que la casa oriental estaba reservada para la servidumbre así como para fungir de almacén. Ciertas áreas de esta casa también eran rentadas a comerciantes. Pese a que ambas construcciones lucen similares, la casa occidental es la que contiene los rasgos más distintivos.[2]

A finales del siglo XIX, la casa del este o de los sirvientes ya se había dividido en varios apartamentos y tiendas. El artista José Guadalupe Posada vivió y trabajó en esta construcción desde finales del siglo XIX hasta su muerte en 1913 cuando perdió sus primeros talleres.[2] [3] El vivir y trabajar en este lugar le permitió observar la vida diaria de gente ordinaria, la cual reflejó en su obra.[3] En 1914, la casa principal se convirtió en una extensión del Conservatorio Nacional de Música de México y permaneció así durante treinta años aproximadamente. La construcción principal fue bastante grande para ser una casa; sin embargo, fue considerara algo pequeña como escuela, donde el único lugar para colocar un área de juego para básquetbol fue uno de los patios interiores.[4] En 1933, Rufino Tamayo pintó un fresco aquí dedicado a la música, especialmente al canto, para el Conservatorio.[1] Hoy día, el Conservatorio se encuentra en la colonia de Polanco.[4] En los 80´s la casa principal era utilizada por el Departamento de la Prehistoria del Instituto Nacional de Antropología e Historia; mientras la casa de la servidumbre alojaba tiendas y apartamentos.[1] En la actualidad, la construcción principal pertenece a la Secretaria de Educación Pública y la casa de la servidumbre aún está ocupada por comerciantes y arrendatarios.[2]

Descripción[editar]

La casa principal carece de algún detalle arquitectónico espectacular que la distinga de otras residencias tales como el Palacio de Iturbide, pero en efecto tiene una serie de elementos interesantes.[2] Esta construcción cuenta con dos pisos con un parapeto en la esquina de la propiedad. La fachada es de tezontle, una piedra volcánica de color rojo sangre; con las ventanas, balcones, pórticos y zócalos hechos de chiluca, una piedra blanco-grisácea.[1] Muchos de los relieves de la construcción, especialmente el parapeto, rinden homenaje a la Virgen María. Su imagen aparece aquí y las pilastras de las esquinas están decoradas con relieves de azucenas y rosas que están asociadas con ella. En el piso superior hay dos compartimentos cuadrados: uno con una fuente y otro con un pozo. El parapeto tiene un nicho con una imagen de la Virgen, flanqueada por dos estípites (columnas tronco-piramidales invertidas) con capiteles de Corintio formados por hojas de acanto. Esto era muy común de la arquitectura religiosa del periodo de la Reforma Católica, pues se suele aludir a la eternidad y gloria de la Virgen María. El parapeto también está decorado con un diseño de una torre de marfil y una palmera enmarcada por elaboradas molduras barrocas.[2]

Por dentro, la construcción cuenta con dos patios con entradas independientes que dan hacia la calle, así como un pórtico que las conecta entre sí. En la escalera principal se encuentra un fresco realizado por Rufino Tamayo de 1933, el cual está dedicado a la música.[1]

Casa del Sol y la Luna[editar]

De cualquier forma, la mayor parte de la decoración distintiva de la casa está en el exterior y le da a la construcción el nombre alternativo de “Las Casas del Sol y la Luna”. Hay relieves del Sol y la Luna en la esquina de la intersección de la calle de Moneda y Correo Mayor.[1] [2] Éstas, a su vez, son una referencia a la Virgen María, pues se dice que ella es: “tan bella como la luna y tan brillante como el sol”. No obstante, estas imágenes, así como los nombres de las familias asociadas con estas propiedades, le han imprimido fuerza a una leyenda. Esta leyenda cuenta que existió un virrey a quien le encantaban las fiestas salvajes e invitaba a las familias de las clases más altas de la Nueva España. Este virrey otorgó a la esposa de Don Enrique de Luna, Doña Sol de Olmedo, una suntuosa mansión localizada muy cerca del Palacio Virreal como una muestra de aprecio por su relación “platónica”. Enrique Luna se enceló de la casa y según la historia mandó demoler la casa hasta sus cimientos. Entonces, Enique construyó en su lugar una nueva y mejor casa para su esposa. Además, para demostrar que sus nombres estarían unidos para siempre realizó los relieves del Sol y la Luna en la esquina donde las dos principales fachadas se encontraban. Esta acción provocó que el virrey rompiera permanentemente su relación con la pareja.[2]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h Bueno de Ariztegui (ed), Patricia (1984). Guia Turistica de Mexico – Distrito Federal Centro 3. Ciudad de México: Promexa. pp. 93–94. ISBN 968 34 0319 0. 
  2. a b c d e f g h i «Ritos y Retos de Centro Historico La casa de la luna y el sol» (en español) (2008). Consultado el 05-06-2009.
  3. a b Gonzalez Gamio, Angeles (28-07-2002). «El eterno Posada». Ciudad de México: La Jornada. Consultado el 5 de junio de 2009. 
  4. a b Betty Luisa Zanolli Fabila. «LV Aniversario del Conservatorio Nacional de Musica en Polanco: Los Espacios de la Historia Conservatoriana» (en español). Consultado el 05-06-2009.