Bocina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bocinas en una locomotora.

Se denomina bocina a un instrumento compuesto de una pera de goma y una trompeta unidos. Al presionar la pera, el aire sale por la trompeta, creando sonido. Antiguamente se usaba en los automóviles como señal acústica, pero ahora ha sido sustituido por un elemento accionado por energía eléctrica.

Historia[editar]

La bocina se inventó en Francia en 1680 y servía tan solo para la caza. Después se introdujo en Alemania y allí se perfeccionó y se aplicó a la música. Para esta se adoptó en Francia en 1730 pero no la introdujeron en la orquesta de la ópera hasta en 1757.

En esta época daba muy pocos sonidos, pero en 1759 un alemán llamado Hampl discurrió que era fácil hacerle producir otros, tapando con la mano una parte del pabellón o campana del instrumento. Este descubrimiento abrió la carrera a artistas hábiles que se entregaban al estudio de la trompa. Otro alemán llamado Haltenhoft mejoró este instrumento añadiendo una bomba por medio de la cual se afina exactamente, cuando por el calor del aliento se suben las entonaciones.[1]

Corneta[editar]

En Venezuela y República Dominicana se denomina corneta (pero, es para referirse estrictamente al claxon. Sí se usa como sinónimo de altavoz.

Claxon[editar]

En Cuba, España, México y algunos otros países hispanohablantes se le llama claxon.

Se trata de un anglicismo (un extranjerismo) de la marca comercial registrada de bocinas Klaxon. Probablemente estaba basado en el término griego klazein (‘rugir’), cognado del término latín clángere (‘resonar’).

Este término todavía no se encuentra en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española. Su plural es ambiguo: claxons (especialmente en Cuba) o cláxones. En Monterrey (México) hay un grupo de rock llamado Los Claxons. En Inglaterra existe también un grupo de rock llamado Klaxons.

Bocina como altavoz[editar]

En algunos países de Hispanoamérica se le llama al altavoz, bafle, parlante o altoparlante, el cual es un dispositivo utilizado para la reproducción de sonido a partir de una señal eléctrica.

Contaminación ambiental (sonora o acústica)[editar]

En la cultura contemporánea, el claxon o bocina es uno de los más frecuentes elementos de la contaminación sonora: sustituyendo a la voz humana, muchísimas personas al volante (automóvil, autobús, tren, etc.) accionan el claxon o bocina sin la debida consideración de las personas ni circunstancias circundantes.

Su uso indiscriminado es impertinente, por ello el código de circulación sólo autoriza su uso con toques repetidos y cortos en los siguientes casos tan sólo de día:

  • Para evitar un posible accidente.
  • Para avisar de nuestra posición a quien intenta incorporarse a la vía (y más si lo intenta marcha atrás).
  • Para señalizar nuestra circulación como vehículo prioritario (también sería imprescindible el uso de la señal de emergencia).
  • Para avisar al conductor que nos precede de nuestra intención de adelantarlo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Diccionario enciclopédico de música, Carlos José Melcior, 1859