Blackjack

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Blackjack game example.JPG

El blackjack, también llamado veintiuna[1] o veintiuno, es un juego de cartas, propio de los casinos, que consiste en obtener 21 puntos mediante la suma de los valores de las cartas. Las cartas numéricas suman su valor, las figuras suman 10 y el as es un 11 o un 1 si el once hiciera al jugador pasarse de 21 en la jugada total. Si se consigue 21 con sólo dos cartas, se considera blackjack y se gana automáticamente.

Se juega en una mesa semicircular con capacidad normalmente para 7 jugadores, cada uno de los cuales dispone de un casillero marcado en el tapete para realizar su apuesta antes de cada mano. Esta apuesta debe ser realizada en cada mano, necesariamente antes de que se ponga en juego la primera carta.

Historia[editar]

La veintiuna, un juego de origen desconocido, es el precursor del blackjack. La primera referencia escrita sobre este juego está contenida en la obra picaresca de Miguel de Cervantes, Rinconete y Cortadillo. En ella se presenta a dos fulleros que malviven en Sevilla jugando a la veintiuna. El texto describe que el objetivo del juego es sumar veintiún puntos sin pasarse, y que el as vale uno u once puntos. Puesto que este cuento fue escrito entre 1601 y 1602, se deduce que se jugaba en Castilla a la veintiuna desde principios del siglo XVII o incluso antes. Ya en el siglo XX, en los casinos americanos, el juego adquirió su actual formato en el que se incluyen premios especiales (bonus).[2]

El blackjack no es un juego exclusivamente de azar. En Estados Unidos el juego ha sido estudiado minuciosamente. El pionero fue, allá en los años 60 Edward O. Thorp, un matemático empleado de IBM que simuló en ordenador millones de manos jugadas, llegando a la conclusión de que cada mano particular tiene una forma única de jugarse correctamente. Al conjunto de estas formas únicas de jugar se le denomina estrategia básica, y su aplicación rigurosa permite recortar la ventaja del casino sobre el jugador. Sin esta estrategia básica, el juego en sí posee una ventaja matemática de sobre 5% pero en su correcto uso esta ventaja se reduce a 0.5%.

Thorp llegó también a la conclusión de que las cartas altas favorecen al jugador, ya que son la base para obtener una buena jugada al doblar, o para hacer un blackjack que se paga 3 a 2, mientras que las cartas pequeñas favorecen al crupier, ya que le permiten hacer buenas las manos comprometidas (12, 13, 14, 15 o 16). Esto dio lugar al denominado conteo de cartas, técnica que consiste en no perder de vista las cartas jugadas, para establecer si entre las que quedan por jugar hay más cantidad de cartas altas o bajas, y apostar en consecuencia.

Ha habido contadores de cartas míticos, que obtuvieron grandes fortunas con esta técnica en los casinos. Ken Uston ha sido considerado por muchos expertos, el mejor contador de la historia.

Los contadores de cartas no están bien vistos en los casinos, y si el casino detecta, o simplemente sospecha que un jugador está contando, le invitarán a cambiar de juego, o sencillamente lo expulsarán del casino amparándose en el derecho de admisión. De cualquier forma, los días de los contadores parecen llegar a su fin, ya que los casinos están instalando máquinas de barajar automáticas, lo cual hace imposible la aplicación de esta técnica.

Desarrollo del juego[editar]

La banca reparte 2 cartas a cada jugador (valores: el as vale 1 u 11, las figuras valen 10, y las cartas numéricas su valor natural) pudiendo cambiar el valor del as según la jugada. El jugador tiene la posibilidad de plantarse (quedarse con las cartas que tiene) o pedir carta, pero si se pasa de 21 pierde automáticamente (el jugador deberá mentir para hacer pensar a su oponente lo contrario). Gana finalmente el que tenga el número más alto, cercano al 21, o saque un blackjack. Por su parte el crupier tiene reglas rígidas a las que atenerse: si su puntuación inicial fuera 16 o menor está obligado a tomar otra carta, y se plantará siempre que su puntuación alcance 17. Estas reglas las aplicará independientemente de las jugadas que tengan cada uno de los jugadores.

Reglas de juego en los casinos[editar]

Según el casino en que se juegue, el blackjack puede tener distintas reglas. Como se ha dicho, en esencia se trata de obtener una puntuación más alta que el crupier intentando hacer una puntuación de 21, o acercándose lo máximo posible. En el caso de obtener mayor puntuación el jugador cobra una cantidad igual a la apostada. También existe la posibilidad de sacar blackjack, en este caso, el jugador cobra a razón de 3 a 2 según lo apostado. En el empate ni se pierde ni se gana. Estas reglas son comunes a todos los casinos.

El juego básico consta de una mesa con capacidad para hasta 7 jugadores, y un crupier, quien será el permanente oponente de los jugadores en representación del casino. Cada jugador tiene por derecho a una casilla donde recibirá dos cartas y podrá hacer la apuesta que le plazca, siempre y cuando se acople a los montos máximos que tenga cada casino. En cada mesa encontrará los montos máximos y mínimos que se puede jugar. Dependiendo del casino o incluso la mesa, se jugará con cartas barajadas manualmente por el crupier, jugando entre 5 a 7 barajas, dejando un zapato del que sacará las cartas conforme avance el juego; o con cartas barajadas por una máquina automática donde la cantidad de barajas no varía. Las reglas básicas de este juego están planteadas hace varios años, pero a medida que ha pasado el tiempo, han ido surgiendo ciertas modificaciones que hacen que jugar al blackjack sea cada vez sea un poco más complejo y requiera más atención. El crupier siempre repartirá dos cartas para cada jugador, y para él también, pero no en todas las mesas las dos cartas del crupier son visibles, se reparte la primera ronda de cartas incluyendo la casa, pero es ahí cuando se nota la diferencia: la primera carta que el crupier se manda es tapada, al mandar la segunda ronda deja visible todas las cartas de la mesa, incluyendo la del crupier; en caso que la casa tenga alguna figura (J,Q,K) o un AS, automáticamente está arrinconando al jugador a realizar jugadas extremas, teniendo en cuenta que, ya el juego del crupier está dado, ninguna acción que realicen los jugadores cambiará el resultado de la mano repartida para la casa. El otro caso preferido por muchos es cuando el crupier reparte la primera ronda de cartas visible; al repartir la segunda le da carta a todos menos al crupier e inicia el juego individual con cada jugador, dejando por último a la casa para repartirse su segunda carta tan solo hasta el momento en que todos hayan decidido no pedir más cartas y cerrar su juego. esto le da oportunidad a los jugadores de deshacer jugadas a los crupier. El blackjack tiene un sistema básico a seguir, los jugadores pueden pedir carta cuanto les plazca, si la cuenta va en 20 y desean pedir esperando que les salga el as están en su derecho. Por otro lado lo antes dicho de la carta ciega del crupier es un beneficio para los jugadores por lo siguiente: la casa o crupier está obligado a que si la cuenta cae exactamente en 17 deberá finalizar su juego, si la cuenta es menor a 17 deberá pedir otra carta con gran posibilidad de sobrepasar el 21 y pagar las apuestas hechas por los jugadores.

Existe un método para que el monto de la pérdida en caso de que el crupier sacara blackjack no sea tan grande, el jugador puede asegurar la jugada, si el jugador vio que repartidas todas las cartas el crupier quedó con un AS en la mesa, mostrándole al crupier que quiere asegurar esa jugada con un monto específico, aparte de la apuesta ya realizada desde el comienzo, lo que sucede es que si el crupier no tiene blackjack en la mesa las personas que aseguraron esa jugada perderán sus seguros automáticamente y la jugada continuará, en caso que el crupier sí tenga blackjack en la mesa, el jugador perderá la apuesta hecha inicialmente pero recuperará según el monto que haya asegurado. Esto se usa no como forma de ganar si no como un modo de prevenir que la pérdida no sea igual de grande cuando se juega contra un blackjack. Un jugador tiene la posibilidad de duplicar su ganancia según le convenga: si el crupier le da dos cartas bajas a un jugador como 6-5 o 5-4 o 5-5, es aconsejable doblar la apuesta, lo que significa que el jugador sube la apuesta únicamente por el mismo valor que ya tiene en la mesa, si apostó 10.000 solo podrá doblar con el mismo valor, dándole derecho a recibir únicamente una carta donde se le cerrara el juego. Si el jugador tiene un 10 y dobló y sale otro 10 habrá hecho una buena jugada, esto con el fin de aumentar el margen de ganancia de los jugadores conforme les salen las cartas.

Terminología[editar]

  • Doblar: poniendo una apuesta adicional a la primitiva, el crupier le sirve al jugador una sola carta sobre las dos iniciales. Cada casino tiene reglas para esta jugada; unos permiten doblar siempre, sean cuales sean las dos primeras cartas, otros solo permiten doblar si las dos primeras cartas suman 9, 10 u 11.
  • Separar: si las dos primeras cartas son del mismo valor numérico, el jugador puede separarlas, poniendo una apuesta adicional. Sobre cada una de las cartas separadas se le sirve una más, constituyendo cada juego de dos cartas una jugada independiente. Si la segunda carta servida sobre cada jugada es igual a la primera, puede volver a separar esa jugada poniendo otra apuesta adicional, y así sucesivamente.
  • Asegurar/seguro: jugada que consiste en apostar a que el crupier obtendrá blackjack, cuando su primera carta es un As. No se puede apostar en esta jugada por encima de la mitad de la apuesta inicial. Si el crupier obtiene blackjack paga al jugador dos veces la apuesta del seguro.
  • Rendirse: si considera que sus dos primeras cartas no serán capaces de vencer al crupier, rindiéndose solo le será cobrada al jugador la mitad de su apuesta inicial. Esta regla no existe en muchos casinos, principalmente los europeos.

Aunque las reglas varían sutilmente entre casinos, existen dos principales variantes del juego: el blackjack americano y el europeo.[3] La diferencia reside en que mientras que en el blackjack europeo el crupier se da tan sólo una carta descubierta antes de ceder el turno a los jugadores, en el americano se da dos cartas, la segunda tapada. En el caso de que la carta descubierta sea un AS o una carta que valga 10 el crupier comprueba el valor de la carta tapada antes de pasar el turno, si ésta le permita hacer blackjack, no pasa el turno a los jugadores, el crupier descubre la carta, los jugadores que tienen blackjack empatan con el crupier, es decir no ganan pero tampoco pierden nada y los jugadores que no tienen blackjack pierden su apuesta.

La diferencia en el reparto de cartas al crupier en las modalidades del blackjack americano y el europeo afecta a la ventaja del casino. El casino tiene menor ventaja en el blackjack americano por varios motivos: cuando la carta descubierta del crupier señale que este puede conseguir blackjack, comprobará el valor de la carta tapada, si tiene blackjack el crupier no da turno a los jugadores y la partida se acaba, si no tiene blackjack el crupier da turno a los jugadores que jugarán con la certeza de que el crupier no tiene la jugada máxima, información muy valiosa para saber si separar o doblar. En el blackjack europeo los jugadores siempre juegan antes que el crupier desconociendo si el crupier conseguirá blackjack o no, pudiendo doblar o separar; si el crupier consigue blackjack los jugadores que doblaron o separaron perderán todas las apuestas realizadas. Por tanto, cuando se juega al blackjack europeo y la carta del crupier muestra que hay posibilidades de que el crupier consiga blackjack es recomendable no arriesgar doblando o separando. Otra ventaja del blackjack americano para el jugador es la opción de cobrar una jugada blackjack por lo mismo que se apostó, es decir cobrar a razón de 1 a 1 y no a razón de 3 a 2, cuando la carta descubierta del crupier es un as. En este caso, los jugadores con blackjack podrán cobrarlo por una cantidad igual a la apostada antes de que el crupier compruebe el valor de la carta tapada.

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española. «Veintiuna» (en español). Consultado el 6 de enero de 2009.
  2. Marc Fontbona: "Historia del juego en España", Flor del Viento Ediciones, Barcelona, 2008, pag.89.
  3. Información sobre el juego de Blackjack y sus modalidades