Biorresonancia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La biorresonancia es una práctica pseudocientífica que sus proponentes suponen un método «alternativo» de diagnóstico y tratamiento de enfermedades.[1]

Según sus proponentes, cada enfermedad está asociada a un supuesto «desequilibrio biofísico-energético», y el tratamiento consistiría en «restablecer este equilibrio».[cita requerida] Como muchas terapias alternativas, aborda el concepto de enfermedad desde un punto de vista holístico.[cita requerida]

La biorresonancia como terapia fue inventada en 1977 y sus aparatos comercializados bajo la marca MORA-Therapie por el alemán Franz Morell y su yerno, el ingeniero Erich Rasche. La palabra MORA es un acrónimo que está formado con la primera sílaba de sus apellidos (MOrell-RAsche). El biorresonador está basado en el e-meter (electropsicómetro) que se utiliza en la cienciología. Franz Morell está vinculado con esta secta.[2] Su método se basa en la radiónica, una terapia inventada por el médico y estafador estadounidense Albert Abrams (1861-1924), quien consiguió hacerse millonario con ella.

Según sus seguidores, todo en la materia viva produciría corrientes eléctricas y emitiría ondas electromagnéticas propias. La máquina, en «modo diagnóstico» registraría esas ondas y corrientes, lo que serviría para diagnosticar desde una alergia hasta un desarreglo hormonal. En «modo tratamiento» las señales eléctricas serían «normalizadas» (como ondas opuestas) por el instrumento y devueltas al organismo, que así se vería curado de su mal. A cada enfermedad le correspondería un «desequilibrio biofísico-energético», y el tratamiento consistiría en volver al «equilibrio energético del organismo».[cita requerida]

Según los creyentes en la biorresonancia, esta se apoya en «descubrimientos científicos cuánticos»:[cita requerida] a cada átomo corresponde un campo eléctrico y electromagnético. En 1930 el físico ruso Georges Lakhovsky (1870-1942) publicó en Francia su teoría de la oscilación celular, en la que afirmó: «La vida es una cuestión de ondas electromagnéticas y se basa en los principios de resonancia de las mismas».[cita requerida]

Para probar esa teoría, el soviético Aleksander Gurvich (1874-1954) llevó a cabo experimentos con gérmenes: determinados cultivos de bacterias separados por un vidrio de cuarzo que servía de pantalla antiparasitaria lograron transmitirse sus propiedades virulentas, con lo que se concluyó que determinades propiedades celulares se pueden transmitir electromagnéticamente.[cita requerida]

Veinte años más tarde, el físico alemán Herbert Fröhlich (1905-1991) afirmó: «Las células emiten campos electromagnéticos y me parece que se comunican entre ellas mediante ondas electromagnéticas».[cita requerida]

Posteriormente, Ilya Prigogine (1917-2003, premio nobel de química) opinó sobre el mismo tema.[cita requerida]

El físico alemán Fritz-Albert Popp (1938-) opinó que «las células y los órganos se comunican gracias a campos coherentes de ondas electromagnéticas que están vinculadas a la esencia de la vida».[cita requerida] Popp además sumó que la enorme cantidad de información que precisa un organismo vivo solamente puede ser transmitido mediante oscilaciones electromagnéticas.[cita requerida]

Ahora bien, la transmisión de información celular puede ser perturbada de distintas maneras hasta alterar el funcionamiento celular. Por lo tanto, la enfermedad es un estado provocado por oscilaciones celulares incorrectas y mantenidas en el tiempo hasta llegar a tan grado que provocan fenómenos o reacciones patológicas.[cita requerida]

Basándose en esto, la moraterapia utiliza las informaciones electromagnéticas propias del paciente obtenidas por filtros y sistemas de amplificación. De este modo, identifica las vibraciones inarmónicas y las neutraliza según el conocido hecho físico de que una oscilación se neutraliza con otra opuesta de la mismas características.[cita requerida]

Los proponentes de la moraterapia afirman que esta puede curar asma, artrosis, fibromialgia e incluso cáncer.[cita requerida] Sin embargo, una revisión de los artículos científicos publicados parece no mostrar evidencia científica suficiente que apoye su utilidad. Sistemáticamente los estudios no superaron al efecto placebo.[3] [4] [5] [6] [7] [8] [9] [10]

Como sucede en otras terapias llamadas alternativas, la descripción del funcionamiento de la biorresonancia es poco clara.[1] [11] La técnica suele practicarse en consultas privadas.

Referencias[editar]

  1. a b Ernst, E.: «Bioresonance, a study of pseudo-scientific language» (‘un estudio del lenguaje seudocientífico en la biorresonancia’), en Forsch Komplementarmed Klass Naturheilkd, 11 (3): págs. 171-173; junio de 2004.
  2. http://www.bioenergeticmedicine.org/CoRe-System/Main/FAQ.htm «Bioenergetic Medicine FAQ»], preguntas frecuentes sobre medicina bioenergética, en inglés, en el sitio web Bioenergetic Medicine.
  3. Schöni, M. H.: «Efficacy trial of bioresonance in children with atopic dermatitis» (prueba de eficacia de la biorresonancia en niños con dermatitis atópica’), artículo en la revista Arch Allergy Immunol, 112 (3): págs. 238-246; marzo de 1997.
  4. Wandtke F.: «Bioresonanz-Allergietest versus pricktest und RAST» (‘prueba de alergia mediante biorresonancia contra la prueba de prick y el RAST’), artículo en la revista Allergologie, 16, pág. 144; 1993.
  5. Wille A.: «Bioresonance therapy (biophysical information therapy) in stuttering children» (‘terapia de biorresonancia [terapia de información biofísica] en niños tartamudos’), artículo en Forsch Komplementarmed, 6, Suplemento 1, págs. 50-52; febrero de 1999.
  6. Wüthrich B.: «Unproven techniques in allergy diagnosis» (‘técnicas no probadas en el diagnóstico de alergia’), J Invest Clin Immunol, 15, págs. 86-90; 2005.
  7. Hörner M.: «Bioresonanz: Anspruch einer Methode und Ergebnis einer technischen Überprüfung» (‘biorresonancia: reivindicación de un método y los resultados de una revisión técnica’), en Allergologie, 18, pág. 302; 1995.
  8. Kofler H.: «Bioresonanz bei Pollinose. Eine vergleichende Untersuchung zur diagnostischen und therapeutischen Wertigkeit» (‘biorresonancia en polinosis; un estudio comparativo del valor diagnóstico y terapéutico’), en Allergologie, 114, pág. 19; 1996.
  9. Niggemann B.: «Unkonventionelle Verfahren in der Allergologie. Kontroverse oder Alternative?» (‘métodos no convencionales en alergología, ¿controversia o alternativa?’), en Allergologie, 25, pág. 34; 2002.
  10. Schultze-Werninghaus: «Paramedizinische Verfahren: Bioresonanzdiagnostik und -Therapie» (‘procedimientos paramédicos: diagnóstico y terapia por bioresonancia’), en Allergologie Journal, 2, págs. 40-42; 1993.
  11. «¿Quién es Quantum Universe?», artículo de venta de aparatos de biorresonancia. Este sitio en español se refiere a esta terapia como «Biorresonacia y Quantum Biofeedback».