Batería inercial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batería inercial G2 de la NASA.

Una batería inercial (también denominada batería de rotor, batería de volante o batería giróscopica) es un almacenamiento de energía que almacena energía, en forma de energía cinética, utilizando para ello un volante de inercia.

Con base en este principio se ha diseñado un sistema que:

  • almacena mucha energía utilizando un disco con mucha masa, de gran diámetro o que gira a gran velocidad.
  • no pierde su energía con rapidez, se consigue eliminando los rozamientos. Para reducir la fricción se utilizan cojinetes magnéticos, que evitaban todo contacto, y se hace el vacío en la cámara que contiene el disco.

El material más adecuado para fabricar el disco es la fibra de carbono. Aunque tiene menor densidad que el acero, es más resistente y puede girar a mayor velocidad, hasta 100.000 rpm.

Sólo falta que un eje o motor eléctrico acelere el disco para cargarlo de energía y lo decelere para hacerle devolver su energía.

Este sistema es muy útil para vehículos, ya que puede suministrar una gran cantidad de potencia en aceleraciones, y absorberla también de manera casi instantánea, en frenadas o retenciones. Tampoco tienen efecto memoria y almacenan mucha más energía en relación a su peso, comparado con las baterías químicas.

Un problema de este sistema es el efecto giroscópico que produce un disco girando a altas revoluciones. Para paliarlo se prevé utilizar dos discos girando uno en sentido contrario al otro.

Véase también[editar]