Baccharis coridifolia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Mío-mío
Falta imagen planta.svg
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Fanerógama Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Asterales
Familia: Asteraceae
Subfamilia: Asteroideae
Tribu: Astereae
Género: Baccharis
Especie: B. coridifolia
Nombre binomial
Baccharis coridifolia
DC.

El mío-mío, romerillo, Baccharis coridifolia DC. es una especie de arbusto común de Sudamérica templada, endémica del sur de Brasil, Paraguay, Uruguay y NEA argentino.

Descripción[editar]

Es un subarbusto perenne, de 3 a 9 dm de altura, de suelos fértiles o arenosos de las áreas este de las provincias argentinas de Chaco y de Formosa, hojas lineales, alternas, de 1 a 3 cm de ancho, sin nervaduras y lisas, márgenes dentados diminutos. Flor pequeña de color anaranjado, con floración estival, resiste sequía y calores fuertes, y está asociada con espartillares y escoba dura.

Todas las partes de la planta son nocivas, flores y semillas tienen mayor toxicidad, ésta se manifiesta en bovinos, ovinos y cerdos provenientes de regiones donde no existe la planta.

En animales jóvenes de zona de mío-mío, la toxicidad se manifiesta después de quemazones y arreos profanados.[1]

Toxicidad[editar]

Posee tricomas tectores y glandulares con una morfología particular. Este vegetal causa la mayoría de las intoxicaciones en la región norte de Argentina. Posee tricotecenos como principios tóxicos, sustancias producidas por hongos que viven en simbiosis con ella[2].

Las toxinas son del grupo de los trichotecenos: roridina A y la roridina E, producidas por el hongo del género Myrothecium, en simbiosis con Baccharis, que luego son absorbidas y transformadas por esta planta. Posee también una resina, alcaloides (bacarina) y un aceite esencial de color amarillo verdoso. Mayor toxicidad al final de la fructificación (abril -mayo). Toxicidad: hojas, tallos verdes y corteza.[3]

La intoxicación crónica por "mío-mío", comienza con enflaquecimiento progresivo y pérdida de peso. Esto pasa desapercibido, como consecuencia del normal cambio de potreros, y queda solo el resultado de que la hacienda gana menos peso de lo que debería.

Profilaxis[editar]

Normalmente los animales de la región no lo consumen. Se los puede acostumbrar a evitar su ingesta, frotando sus encías y labios con plantas frescas (eficiente en equinos).

Sahumado de la planta para que los animales aspiren el humo. No permitir la entrada de animales hambreados a aquellos lotes con romerillo. Roturar campos y corte de las plantas antes de la floración.

Taxonomía[editar]

Baccharis coridifolia fue descrita por Augustin Pyrame de Candolle y publicado en Prodromus Systematis Naturalis Regni Vegetabilis 5: 422. 1836.[1]

Etimología

Baccharis: nombre genérico que proviene del griego Bakkaris dado en honor de Baco, dios del vino, para una planta con una raíz fragante y reciclado por Linnaeus.[2]

coridifolia: epíteto latino que significa "con hojas coriáceas".[3]

Sinonimia

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]