Augusto (título)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para el emperador César Augusto, véase Augusto.

Augusto (latín: Augustus; plural: augusti) es un título que llevaron los emperadores del Imperio romano.

Origen del título[editar]

El primer presidente romano en llevar este título fue Cayo Julio César Octaviano. El sobrenombre le fue otorgado por el Senado el 16 de enero del año 27 a. C., y tenía un carácter meramente honorífico, sin llevar aparejada ninguna magistratura concreta. En latín, la palabra augustus significa 'santo', 'majestuoso' o 'venerable' y siempre había sido aplicada al mundo de los dioses, utilizándose como epíteto particular de Júpiter, padre de los dioses y dios supremo del panteón romano. El uso de este título honorífico, sin embargo, coincide con la acumulación en una sola persona de numerosas magistraturas ordinarias, con lo que terminó siendo reconocido como símbolo de todos los poderes que Cayo César Octaviano había ido acumulando a lo largo de su mandato (princeps senatus, pontifex maximus, cónsul, potestad tribunicia, etc. Esta concentración de poderes se convirtió en los siglos siguientes en el modelo por el cual los emperadores regían Roma, si bien en la práctica esta sofisticada teoría fue perdiendo toda relación con la realidad, sobre todo a partir de los siglos III y IV, cuando los emperadores fueron pareciéndose cada vez más a los déspotas orientales.

De los tres títulos que usaron la mayor parte de los emperadores, Imperator, Caesar y Augustus, este último fue el único que se reservó siempre en exclusivo para el emperador (con una sola salvedad: la esposa y la madre del emperador tenían derecho también al título de «Augusta»).

Se convirtió en una costumbre que cuando alguien era designado sucesor del emperador adoptase el nombre NN Caesar (siendo NN el praenomen y el nomen del individuo en cuestión) o, más adelante, NC. Nobilissimus Caesar, y a veces era recompensado con el título Princeps Iuventutis ('Príncipe de la Juventud'). Tras acceder al trono, el nuevo emperador solía adoptar el nombre Imperator Caesar NN Augustus (los emperadores del Bajo Imperio añadían Pius Felix e Invictus, entre sus nombres personales y Augustus).

En este uso de la palabra, Augustus viene a ser equivalente de «Emperador», si bien, como antes se ha dicho, no conllevaba ningún poder concreto.

Mujeres de la dinastía imperial[editar]

En un principio, sólo excepcionalmente las mujeres de las dinastías imperiales tuvieron derecho al título de Augusta. La primera mujer en obtenerlo fue Livia, según la última voluntad de su marido, el emperador Augusto. Livia fue desde entonces conocida como «Julia Augusta».

El título tras la división del Imperio[editar]

Durante la Tetrarquía, el título de Augusto pasó a hacer referencia a los dos emperadores de rango superior que reinaban en Oriente y Occidente, mientras que sus respectivos «Vice-emperadores» o Imperatores minores eran conocidos como «Césares».

Esta distinción jerárquica entre Augusto y César se mantuvo durante el resto de la etapa bajoimperial, y pervivió hasta el siglo VII, mucho después de la caída del Imperio Romano de Occidente, en el Imperio Romano de Oriente (también denominado Bizantino) cuando el emperador Heraclio I comienza a denominarse Basileo (en griego: rey) en vez de Augusto, y el consiguiente reemplazo del latín por el griego como lengua administrativa del gobierno imperial.

Véase también[editar]