Auguste van Pels

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Auguste van Pels (Hamburgo, Alemania; 15 de mayo de 1898Theresienstadt, Checoslovaquia; 10 de mayo de 1945). Fue una inmigrante alemana quien vivió en Ámsterdam, Holanda y se escondió con Anne Frank en un refugio secreto durante la Segunda Guerra Mundial, en el Diario de Anne Frank aparece con el nombre de "Petronella van Daan" y conocida como la fatalista del grupo. Fue la esposa de Hermann Van Pels, y la madre de Peter van Pels. n en la parte trasera del edificio de Prinsengracht, número 263, donde funcionaba la empresa Opekta propiedad de Otto Frank, de la cual Hermann van Pels era socio y especialista en especies. Su llegada al refugio data del 13 de julio de 1942. Desde esa fecha hasta el 4 de agosto de 1944, cuando el refugio fue allanado por la Gestapo y la policía holándesa, siendo deportados todos sus habitantes hacia el campo de tránsito de Westerbork. El 3 de septiembre de 1944 salieron en el último tren desde Holanda hacia el campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia.

La Sra. van Pels fue deportada nuevamente junto a las hermanas Frank hacia el campo de concentración de Bergen-Belsen, en Alemania. Sin embargo, también aseguran que Auguste no estaba allí cuando las dos jóvenes fallecieron, por lo que es muy probable que fuera deportada antes de marzo de 1945 al campo de Buchenwald y, después, al de Theresienstadt, en Checoslovaquia, el 15 de mayo de 1945 murió en dicho campo. Hanneli Goslar, apodada Lies, dice haberse encontrado con la Sra. van Pels en el campo de Bergen-Belsen: una amiga de Hanneli le comunicó a principios de febrero de 1945, que del otro lado de la barricada había gente de Holanda y que había hablado con una señora van Pels que conocía a Anne y que era su amiga. Hanneli se dirigió a la barricada y empezó a llamarla en voz baja. Allí se encontraba la señora van Pels quien se ofreció a llamar a Anne, pero no pudieron verse, apenas distinguieron una sombra una de la otra. Ya no era la misma Anne, era una niña rota que empezó a llorar de inmediato.

El cuerpo de Auguste van Pels fue incinerado para evitar epidemias.