Antónimo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antónimos son palabras que tienen un significado opuesto o contrario entre sí.[1] Deben pertenecer, al igual que los sinónimos, a la misma categoría gramatical. Por ejemplo, antónimos de alegría son: tristeza, depresión, melancolía...; antónimos de grande son pequeño o chico.

Existen al menos tres clases de antónimos:

  • Graduales: Las dos palabras se oponen de forma gradual; hay otras palabras que significan lo mismo con diferente grado. Ejemplos: blanco y negro (hay gris), frío y caliente (hay templado, gélido, helado, tibio...).
  • Complementarios: El significado de una elimina el de la otra, incompatibles entre sí. Ejemplo: vivo y muerto (no se puede estar vivo y muerto a la vez). Es decir, la afirmación de uno implica la negación del otro. Por ejemplo, Si algo es legal, no puede ser ilegal.
  • Recíprocos: Designan una relación desde el punto de vista opuesto, no se puede dar uno sin el otro. Ejemplo: comprar y vender (para que alguien venda una cosa otro tiene que comprarla; si uno no compra, el otro no vende, pero no se puede comprar algo si no lo vende alguien)

Existen diccionarios especializados en antónimos.

Ejemplos de antónimos[editar]

  • Blanco - negro
  • Gordo - flaco
  • Amor - odio
  • Claro - oscuro
  • Lindo - feo
  • Apagado - encendido
  • Activo - inactivo
  • Grande - pequeño
  • Alto - bajo
  • Feliz - triste
  • Abierto - cerrado
  • Divertido - aburrido
  • Largo - corto
  • Rico - pobre
  • Valiente - cobarde
  • Duro - blando
  • Bueno - malo
  • Fácil - difícil
  • Verdad - mentira
  • Eliminar - guardar
  • salir - entrar

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ríos Ríos, Aura Josefina; Bolívar, Constanza Ivet (2009). Razonamiento verbal y pensamiento analógico. Universidad del Rosario. ISBN 978-95-8738-083-5. 

Enlaces externos[editar]