Andamio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
MaryboroughBuildingScaffold.JPG

Un Andamio se trata de una construcción provisional con la que se hacen puentes, pasarelas o plataformas sostenidas por madera o acero (En Asia se emplea bambú). Actualmente se hace prefabricado y modular. Se hacen para permitir el acceso de los obreros de la construcción así como al material en todos los puntos del edificio que está en construcción o en rehabilitación de fachadas.

Características[editar]

Heilandskirche Moabit scaffolded 2014.jpg

El Andamio es una estructura auxiliar o construcción provisional con la que se pueden realizar desde torres hasta pasarelas o puentes. Antiguamente se utilizaba la madera para su realización y aún en algunos países asiáticos se siguen realizando andamios de bambú, pero el metal, especialmente el acero y el aluminio, son los materiales utilizados en la actualidad para su fabricación, aunque también existen variantes realizadas con materiales plásticos.

Su uso más habitual es permitir el acceso de obreros y materiales de construcción a todos los puntos de un edificio en construcción o en proceso de rehabilitación, en obra civil, mantenimiento industrial o construcción naval. Estos andamios se llaman de trabajo.

Las estructuras de andamios pueden tener diversas alturas, pudiendo llegar a alcanzar hasta más de veinticinco metros, según la complejidad de su plan de montaje y siguiendo un estudio de resistencia y estabilidad, así como unas instrucciones para su montaje especificadas en una plan de montaje, utilización y desmontaje. Se han realizado montajes con acero que superan los 120 m. de altura.


Tipos comunes de andamios[editar]

  • Plataformas suspendidas de nivel variable con accionamiento manual o motorizado para el cambio de altura. Suelen utilizarse en tareas de mantenimiento de edificios, limpieza de cristales, etc. También se le suelen conocer como "góndolas", andamio eléctrico, motorizado o de cremallera. Estos tipos de andamios entran en la clasificación de máquinas y están sujetas en España con las normas UNE EN 1808 para las plataformas suspendidas de nivel variable y UNE EN 1495 y sus modificaciones, para el caso de plataformas de trabajo sobre mástil.
  • Andamio prefabricado de marco o también llamado europeo, utilizado principalmente para el trabajo en fachadas y que suelen estar apoyados sobre el suelo o suspendidos de alguna otra estructura. Están sujetos en España a las normas UNE EN 12810 y UNE EN 12811, aunque principalmente a la primera, que se centra en andamios de fachada de trabajo.
  • Andamio prefabricado multidireccional que vale para cualquier tipo de uso, desde la construcción hasta la industria. Suelen estar apoyados sobre el suelo o suspendidos de alguna otra estructura. Están sujetos en España a las normas UNE EN 12810 y UNE EN 12811.
  • Torres móviles o escaleras de acceso. Son andamios que tienen por característica principal no tener fijaciones o amarres a punto firme ya que se mueven al estar colocados sobre ruedas. La norma de referencia es la UNE EN 1004. Las escaleras de acceso son andamios dedicados al acceso a distinto nivel.
  • Torres de cimbra. Son estructuras, realizadas a veces con los mismos elementos de un andamio de trabajo, cuya función es sustentar cargas en lugar de habilitar una zona de trabajo en altura. Existen varias configuraciones siendo las normas de referencia la UNE EN 12813 y para un caso más generalizado de cimbras la UNE EN 12812.

Además de los tipos mencionados existen otras estructuras temporales que difieren de éstas tanto en la norma de referencia como en la aplicación para la que están concebidas, teniendo en común muchas veces los mismos elementos tubulares. Como ejemplo se tienen las gradas y escenarios temporales para espectáculos.


Andamios para la sujeción del terreno.

Clasificación de andamios de trabajo[editar]

En España existen las normas UNE EN 12810 y UNE EN 12811 que se encargan de definir y clasificar los andamios tubulares estandarizados. Estas normas incluyen unas características mínimas de calidad para los materiales, unos procesos estandarizados de comprobación y caracterización de cada elemento clave así como unas geometrías adecuadas para cumplir su función. Para poder comprobar la adecuación a estas normas existen certificados emitidos por entidades como AENOR donde se recoge el resultado de auditorías y ensayos. Una de las conclusiones de las normas, y por lo tanto de los certificados, es la adecuación del andamio a un tipo de uso, que viene definido por una carga de uso máxima y que tiene relación con el trabajo que se puede realizar encima. Las clases de andamio y su carga de servicio son:

  • Clase 1 – 0,75 kN/m²
  • Clase 2 – 1,50 kN/m²
  • Clase 3 – 2,00 kN/m²
  • Clase 4 – 3,00 kN/m²
  • Clase 5 – 4,50 kN/m²
  • Clase 6 – 6,00 kN/m²

Además de la carga de servicio, que suele ser el parámetro que se considera de manera principal, se fijan otros parámetros como el tipo de acceso, el ancho, el tipo de cubrición aceptable, etc., que acaban de definir la usabilidad del equipo en cada situación.

En la antigua norma UNE 76-502-90, hoy derogada, se tenía una tabla que permitía relacionar esa carga con tipos de trabajos habituales en construcción, siendo usados hoy en día datos que se basaban en esa tabla y que se resumen a continuación:

Andamios ligeros
Son adecuados los trabajos de limpieza, pintura, carpintería, revestimientos de fachadas, tejados, saneamientos y en la industria en general para la realización de diversos trabajos en altura. Las clases de andamio habituales en estas situaciones son: 1, 2 y 3. Téngase en cuenta que la clase 1 es de escasa aplicación y que la albañilería ligera suele necesitar la clase 3 como mínimo.
Andamios pesados
Son andamios de protección, aunque también se emplean en los trabajos que manipulan hormigón o en los muros, rehabilitación de fachadas, construcciones industriales diversas y en cualquier otro caso que exija un andamio con bandeja ancha de gran capacidad de carga. Las clases de andamio habituales en estas situaciones son: 4, 5 y 6. Téngase en cuenta que la clase 4 es la habitual en albañilería y las superiores son de aplicación en función del almacenamiento de material (para su puesta o retirada). Como ejemplo típico está la retirada de piedra en rehabilitación como tipo de andamio clase 6. En la norma UNE EN 1004 se considera una carga de servicio de hasta 2.00 kN / m², por lo que limita su aplicación a trabajos ligeros salvo un estudio específico para casos especiales que se puedan salir de la norma.
Andamios móviles
Son andamios ligeros, generalmente fabricados en aluminio, que cuentan con ruedas en la base que posibilitan su desplazamiento. Sus principales ventajas son su facilidad de transporte hasta el lugar de empleo, su rapidez de montaje y su movilidad.Se utilizan como alternativa a instalaciones más grandes en forma de andamios fijos, pudiendo abarcar la misma superficie de trabajo pero con un coste de montaje y desmontaje muy inferior. Por el contrario, los andamios fijos disponen de múltiples plataformas de trabajo que permiten trabajar a varios operarios simultáneamente. Cumplen estrictas normativas constructivas de seguridad y están dotados de elementos tales como rodapiés, para asegurar la integridad tanto de los operarios que trabajan en ellos (barandillas, trampillas de paso, etc.) como de las personas que circulen en las proximidades de los mismos (rodapiés, señalización, etc.) Las ruedas disponen de frenos y mecanismos de nivelación para salvar pequeños desniveles. Debidamente afianzados y lastrados permiten trabajar a alturas de hasta 8 metros en exteriores o 12 metros en interiores, salvo estudio específico fuera del ámbito de la norma por técnico competente. En la norma UNE EN 1495 se pide que el fabricante fije una carga nominal de trabajo así como una carga máxima para las extensiones, estando relacionada otra vez esa carga máxima con el tipo de trabajo a realizar. Además se cumplirá lo referente las limitaciones de recorrido de la máquina o conectividad con otras que marque el fabricante.
Andamio Cremallera
A modo de ejemplo, permitirían el trabajo en fachada con distintas configuraciones permiten abarcar hasta 3000 m2 de fachada y cargar hasta 1500 Kg. Otra de sus ventajas es la rapidez de montaje, pudiéndose abarcar una superficie de 30 x 20 metros en un solo día con dos montadores. Existen distintas combinaciones: en un solo mástil hasta 10 metros horizontales de fachada y en dos mástiles hasta 30 metros horizontales de fachada, en ambos casos se alcanzan los 100 metros de altura. Tiene una desventaja frente al andamio tubular y es que solamente se puede trabajar en un nivel.

Seguridad[editar]

Las normas preventivas a tener en cuenta en el caso de los andamios son el Real Decreto 2177/2004 para equipos de trabajo en altura así como todas las sectoriales o locales que la desarrollan. De las sectoriales destacar el Convenio General del Sector de la Construcción que tiene un apartado específico.

Algunos de los elementos a tener en cuenta con respecto a los andamiajes son:

  • Que no se desplomen o se desplacen accidentalmente. Para ello se vigilan los elementos de apoyo, arriostramiento y sujeción (o amarre) así como las especificaciones de carga y distribución de las herramientas. Los andamios deben ser montados, y supervisados por personal cualificado para ello.
  • Protección del personal que trabaje en la superficie de la plataforma de manera que no pueda caerse y puedan realizar su trabajo sin estar expuestos a otros riesgos. La protección contra caída se realizará por medios de protección colectiva y pasiva preferentemente.
  • Dimensionado de los andamiajes. Acorde con las tareas a realizar y con las condiciones de carga admisible.
  • Señalización de las partes no montadas de los andamios.
  • Que no causen daños a los obreros y viandantes. Generalmente se suelen acolchar con materiales blandos, y los elementos salientes (susceptibles de causar heridas) eliminados de la trayectoria de movimiento en las cotas que tiene acceso el personal ajeno a la obra. Se protegerá de la caída de objetos desde altura, por ejemplo en rehabilitación por medio de malla mosquitera.
  • Ubicación de sistemas anticaídas y elementos de suspensión. Tal y como se recoge en la normativa preventiva, se realizará tanto Estudio de Estabilidad y Resistencia como Plan de Montaje, Utilización y Desmontaje en los casos complejos.

Antes de la entrega del andamio o cuando se pueda espera algún desperfecto se inspeccionará para comprobar su estado.

Los factores de riesgo en el uso de andamios son los siguientes:

Caídas a distinto nivel debido a:

Montaje o desmontaje incorrecto de la estructura o de las plataformas de trabajo sin las correspondientes protecciones individuales. Anchura insuficiente de la plataforma de trabajo. Ausencia de barandillas de seguridad en todas o alguna de las plataformas de trabajo. Acceder a la zona de trabajo trepando por la estructura. Separación excesiva entre el andamio y la fachada. Deficiente sujeción de la plataforma de trabajo a la estructura que permite su movimiento incontrolado. Vuelco del andamio por estar incorrectamente apoyado en el suelo o por anclaje deficiente o inexistente del mismo al edificio. Derrumbe del andamio por distintas causas. Rotura de la plataforma de trabajo por sobrecarga, deterioro o mal uso de la misma. Mala utilización de las escaleras de acceso a las distintas plantas de la estructura del andamio.

Derrumbe de la estructura debido a:

Hundimiento o reblandecimiento de toda o parte de la superficie de apoyo. Apoyo del andamio sobre materiales poco resistentes. Deformación o rotura de uno o varios de los elementos constituyentes del andamio.Sujeciones a la fachada inexistentes, incompletas o insuficientes. Montaje incorrecto. Sobrecarga de las plataformas de trabajo respecto a su resistencia máxima permitida. Anclajes y amarres incorrectos. Arriostramientos incompletos de la propia estructura. Acción de las inclemencias atmosféricas, en especial el viento.

Caída de materiales sobre personas y/o bienes debido a:

Vuelco o hundimiento del andamio. Plataforma de trabajo desprotegida. Rotura de una plataforma de trabajo.

Contactos eléctricos

Directos o indirectos por proximidad a líneas eléctricas de AT y/o BT ya sean aéreas o en fachada.

Caídas al mismo nivel

Por falta de orden y limpieza en la superficie de las plataformas de trabajo.

Golpes contra objetos fijos

En especial la cabeza.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]