A Nightmare on Elm Street 5: The Dream Child

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

A Nightmare on Elm Street 5: The Dream Child es la quinta entrega de la saga de películas de A Nightmare on Elm Street.

Argumento[editar]

Los supervivientes de la cuarta parte, Alice y Dan, terminan juntos. Tras pasar una noche de sexo, Alice se va a bañar, cuando descubre que la ducha enloquece y las paredes la aprisionan. Tratando de liberarase con un gran empujón, cae de bruces en un pasillo con luces muertas, largo y muy estrecho. Caminando, se percata de que está vestida como monja y que está dentro de una habitación con más de cien maníacos encerrados ahí, los cuales se abalanzan sobre ella y tratan de violarla. Al despertar, se da cuenta de que soñó con que ella era Amanda Krueger, en el día en que la violaron.

Luego de este mal sueño, se prepara junto a Dan y a sus nuevos amigos (Greta, Ivonne y Mark) para la ceremonia de graduación de la secundaria, la que se lleva a cabo con todos los miembros de ésta y sus respectivos padres. En el caso de ella, nadie venía a verla y recordó los malos momentos que vivió con su padre. Pero casi yéndose de la ceremonia, se encuentra con él y lo abraza. La relación padre e hija había mejorado desde lo ocurrido en el capítulo anterior.

La fiesta de graduación se lleva a cabo en la piscina del colegio. Ahí, Alice le cuenta a Dan sobre lo que soñó la otra noche y éste (considerando que se refería a Krueger) trata de calmarla. Sin embargo, Alice vuelve a quedar sumergida en ese horrible ambiente del manicomio, pero ésta vez veía a la monja violada que estaba a punto de dar a luz. Y nació un feto espantoso que salió disparado de ahí. Alice va tras él y regresa sin querer a la iglesia donde Freddy fuera vencido antes. El feto se refugia en la ropa abandonada de Freddy y comienza a regenerarse, hasta asumir su forma definitiva. Al grito de "es un niño" Freddy se pone de pie: Freddy Kruegger estaba de vuelta. Tratando de atacar a Alice, Freddy retrocede al ver que una puerta se abre. Se trataba de Amanda Kruegger, quien le da a Alice la pista para poder encontrarla y destruir a éste renacido monstruo de los sueños.

Alice no duda en avisar a Dan acerca del regreso de Freddy. Dan va de inmediato a la casa de ella para ayudarla, pero queda dormido manejando en plena noche, momento que Freddy aprovecha para atacar al muchacho; pasando de atraparlo en el carro a una moto, donde comienza a absorber toda la energía de Dan, hasta dejarlo hecho un esqueleto. Dan despierta y choca de cara con un trailer, provocando una explosión donde muere instantáneamente.

Tras la muerte de Dan, Alice sufre un desmayo. Gracias a Ivonne, es llevada a un hospital donde le informan que está embarazada, lo que complica más la situación. Estando internada, Alice conoce a un misterioso niño llamado Jacob, quien la consuela. Al otro día le pregunta a Ivonne sobre ese niño y ella afirma que en el hospital no había ningún niño internado.

Sabiendo que Freddy volvió y que ello pondría en peligro la vida de sus amigos, Alice, en una charla en casa de Greta, les cuenta todo acerca de Freddy y su concepción por Amanda Kruegger. Ninguno de los tres la cree e Ivonne le dice que no piense esas cosas, ya que podría hacerle mal al bebé.

Esa misma noche, Greta tiene un compromiso: Una cena que su excéntrica madre (siempre obsesionada con la perfección) había organizado, trayendo a varios invitados a la casa. En medio del banquete y tras discutir en plena cena con su madre acerca de su cuerpo, Greta se queda dormida. Freddy aparece en su sueño, vestido de cocinero. Aprisiona a Greta en una silla y pone en el plato una muñeca igual a Greta y le abre el estómago. Del estómago comienza a aparecer sangre. Freddy la obliga a comer enormes bocados de una sustancia repugnante las cuales eran sus propias tripas (lo que le sacaba a la muñeca era lo mismo que le sacaba a Greta), provocando que el rostro de la chica se deforme con tanta comida atorada en la boca. Alice (ya en casa) al abrir la refrigeradora, ve a Greta con la boca horriblemente deformada. Tratando de ayudarla, Freddy emerge del interior del frish y jala a la muchacha de un solo golpe. Para ese momento, Greta se intoxica y muere en la mesa frente a los invitados.

Con la muerte de Greta, Mark (quien siempre estuvo enamorado de ella) comienza a creer que tal vez Alice tenga razón en todo lo que cuenta acerca de Krueger, pero Ivonne sigue tomando una postura bastante escéptica. La posibilidad de que las muertes son a causa de Freddy se reafirma para Mark, luego de que éste viva una odisea en sueños, en el interior de la casa de las pesadillas, donde Alice, curiosamente vuelve a cruzarse con el pequeño Jacob, llegando a la conclusión de que ese niño es su hijo aún no nacido.

Los padres de Dan proponen hacerse cargo del bebé, debido a la inestabilidad emocional de Alice, a lo que ella se resiste rotundamente. Ivonne se preocupa por Alice y sobre todo por el niño. Mark se une a Alice contra Freddy, lo que le costará la vida luego de quedarse dormido (cuando debía estar de vigía) y caer en el interior de un cómic, donde se encuentra con Freddy. Mark le hace frente al camuflarse como un personaje de ficción, pero Freddy (ahora transformado en Súperfreddy) lo vence y lo corta en pedacitos con su guante filoso.

Ivonne recién le creerá a Alice cuando ésta sea atacada y lo viva por propia experiencia. Siguiendo las indicaciones que Alice da a Ivonne, va hasta la torre desde la que se suicidó Amanda Kruegger para liberarla, mientras que ella enfrentaría a Freddy en los pasillos del manicomio. Tras tenderle una trampa, Alice hace caer a Freddy en el interior del cuarto de los cien maníacos que, al verlo, lo despedazan en mancha. Sin embargo Freddy se recompone y utiliza al pequeño Jacob como cebo. Alice rescata al niño y tratan de huir del laberinto en donde Kruegger los ha sumergido. Para ese rato, Ivonne ya ha liberado el espíritu de Amanda.

Tras lograr escapar de Freddy, Jacob le dice a Alice que Freddy está dentro de ella. Tratando de expulsar a Kruegger de su cuerpo, Alice comienza a agonizar, hasta que aparece Amanda Kruegger, quien le dice a Jacob que la única manera de vencer a Freddy es regresándole toda la energía maligna que le había dado en el vientre. Jacob confronta a Freddy y le arroja toda la energía maldita que traía consigo. Freddy recibe el impacto y las almas de Dan, Greta y Mark salen disparadas de su cuerpo, hasta el punto que la ropa de Kruegger queda vacía y el engendro regresa al vientre de Amanda, así como el bebé Jacob, al vientre de Alice. Amanda se encierra en un claustro donde Freddy trata de salir a través del cuerpo de su madre, pero queda prisionero en el manicomio de los sueños. Para el final de la película Alice ya dio a luz, y será ella quien desempeñe su papel como madre, haciéndose cargo, felizmente junto a su padre y a Ivonne, de su pequeño. Curiosamente unos niños juegan cerca a ellos, tarareando el cántico característico de la saga.

Curiosidades[editar]

  • Robert Englund, el actor que encarna a Freddy, nuevamente aparece normalmente en este capítulo, pero como uno de los cien maníacos que violan a Amanda Krueger.
  • A diferencia de las anteriores, en este capítulo el cántico de Freddy cambia notablemente en la última estrofa, de modo que queda así:


¨Uno, dos, ya viene por ti¨

¨Tres, cuatro, cierra la puerta ¨

¨Cinco, seis, mira el crucifijo ¨

¨Siete, Ocho, no duermas aún ¨

¨Nueve, diez... el regresó otra vez...¨


  • En esta película podemos ver algunas escenas censuradas, como la muerte de Dan la cual en el rodaje original era mucho más espantosa así como la muerte de Greta, en la cual le da de comer sus propios intestinos (ahí la explicación de la frase que le dice Freddy Krueger: Eres lo que comes (You are what you eat) aunque en España se cambió la frase como: ¡De lo que se come se fríe!).
  • En esta película parece que Alice olvido los poderes que tenia en la anterior película.

Personajes[editar]

La saga[editar]