Tratado de Barcelona (1529)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Carles V Emblema papal

El tratado de Barcelona fue un acuerdo firmado entre el Papa Clemente VII y el Emperador Carlos I el 29 de junio de 1529. Fue una consecuencia directa de la victoria de Carlos I sobre Francisco I en la batalla de Landriano,[1][2]​ durante la Guerra de la Liga de Cognac (una de las llamadas Guerras de Italia), que puso un final a las ambiciones de Francisco I por el dominio del norte de Italia.

Antecedentes[editar]

Después de las victorias imperiales los estados italianos reaccionaron contra el dominio de Carlos, y en mayo de 1526 Venecia y la República de Florencia se unieron a la Liga de Cognac promovida por Francia .

El Papa en cambio, viendo los acontecimientos, abandonó la Liga de Cognac e hizo las paces con Carlos. La reconciliación formal y pública entre Clemente VII y el Emperador se llevó a cabo en el documento final firmado entre el papado y Carlos en este Tratado de Barcelona del 29 de junio de 1529.

Acuerdos[editar]

Mediante el tratado de Barcelona el emperador reconoció el poder de los Sforza en Milán, devolvió los Estados Pontificios al Papa, se comprometió a procurar el restablecimiento de Rávena, Cervia, Módena y Reggio, que habían sido arrancadas de la Sede de Roma por Venecia y el ducado de Ferrara respectivamente. Finalmente la promesa clave del emperador fue el compromiso para restablecer a los Médici en Florencia por la fuerza de las armas, en la persona de Alejandro de Médicis (Sitio de Florencia)

Consecuencias[editar]

Medalla acuñada por Clemente VII para celebrar el Tratado de Barcelona.

Por el documento Barcelona del 16 de julio 1529, el Papa renunció a la Liga de Cognac (Venecia también se añadió devolviendo territorios y pagando indemnizaciones), y renovó en provecho de Carlos importantes privilegios fiscales que antes ya habían disfrutado los reyes de España, aparte de la absolución otorgada a todos los que habían participado en el saqueo de Roma a quienes había excomulgado.

La importancia del Tratado de Barcelona radica en el hecho de que dejó a Francisco I sin dos de sus principales aliados en la Liga de Cognac, preparando pues el terreno para la Paz de Cambrai que se firmó al cabo de un mes, el 5 de agosto de 1529.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ludwig Pastor (agosto de 2009). The History of the Popes, from the Close of the Middle Ages. Taylor & Francis. pp. 62-. GGKEY:B5GJE01JDZ6. Consultado el 20 de abril de 2011. 
  2. Ferdinand Gregorovius; Annie Hamilton (10 de junio de 2010). History of the City of Rome in the Middle Ages. Cambridge University Press. pp. 639 -. ISBN 9781108015127. Consultado el 20 de abril de 2011.