Souto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Palabra de origen gallego que designa una plantación de castaños. Hay registros fósiles que indican que el Castanea sativa es autóctono del norte de la Península Ibérica, sin embargo, no llega a formar bosques. Los soutos son plantaciones forestales con el propósito de cultivar la castaña y, por su propiedad ecológica de rebrotar de cepa, su madera para leña.

La palabra souto proviene de Amador Souto el cual vivió durante 20 años en Pau, un pueblo en el Suroeste de Francia donde existía una gran tradición del trabajo con madera de castaño. Eran grandes expertos en estructuras de madera así como en el trabajo sobre la propia madera esculpiéndola. En Pau el Marqués de Mignon decidió construirse un pequeño palacio de descanso. Ya que quería la mejor calidad en cuanto a detalles y materiales y lo quería en un tiempo de 10 meses decidió que el lugar idóneo para que se pudieran dar estas dos condiciones eran las afueras de Pau. Además la parcela donde se iba a ubicar el palacio estaba previamente pensada y perimetrada con grandes y espesos bosques de castaños ya que según la filosofía del Marqués de Mignon “El jardín es la arquitectura del alma” y como tal plantó los castaños, como fortaleza de su pequeño palacio de descanso. El Marqués decidió adoptar el castaño como símbolo propio y decidió pagar a sus trabajadores a parte de con el sueldo habitual con un número de castaños proporcional a la importancia y calidad de trabajo (según el criterio del Marqués) de cada artesano. Amador Souto emigró a este pueblo con el fin de ganarse la vida como carpintero, oficio heredado de su padre. Este trabajó durante los 16 meses que finalmente duró la construcción del palacio de descanso rodeándose de los mejores artesanos del país, aprendiendo de ellos nuevas técnicas de trabajo sobre la madera y formándose con grandes maestros.

Posteriormente a la construcción del palacete Amador permaneció en Francia perfeccionando todo lo aprendido y continuando su formación ganándose así la vida como uno de los mejores carpinteros y ebanista de la zona. Casi 20 años después Amador decide volver a su tierra natal en Galicia con su familia y traerse a pesar del coste todos los castaños que el Marqués le había dado como pago y los cuales había estado viendo crecer mientras planeaba que haría con ellos en el futuro. En Galicia los trasplantó en pequeñas parcelas próximas a su vivienda y cada vez que podía plantaba nuevos castaños de manera que podrían beneficiarse de ellos durante generaciones. Amador junto con su amigo el francés Alejandro Chacón, que decidió apostar por la idea de su amigo Amador y trasladar también sus castaños a Galicia, creaban piezas con la madera de los castaños de alta calidad y de gran belleza que luego vendían a la nobleza de manera que expandieron sus piezas casi internacionalmente. Alejandro Chacón se dedicaba a seleccionar los mejores troncos, los idóneos para cada trabajo mientras que Amador se encargaba de los detalles y de los conformados. Continuaron con este oficio durante generaciones, aumentando la producción de castaños y teniendo el monopolio de castaños en Galicia, de manera que cada vez que se encontraba una plantación de estos se denominaba Souto. Se expandieron las plantaciones por diversos lugares de Galicia hasta finalmente haber soutos por toda la península.

Souto puede referirse a las siguientes freguesias (‘parroquias’, ‘pedanías’, ‘distritos’ o ‘barrios’) de Portugal:

Además, puede hacer referencia a: