Sistema de depósito y reembolso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El SDDR (sistema de depósito, devolución y retorno) es un sistema de gestión de envases usados en el que el consumidor, al comprar un producto envasado, deja un depósito o fianza - una cantidad de dinero adicional al precio del producto envasado, generalmente de algunos céntimos de euro - , que recupera al devolver el envase vacío en el mismo establecimiento, en otro distinto o en un lugar específico a veces llamado "centro de reciclado" centro de devolución" o "centro de redención". Esa devolución se puede producir en dinero o en vales de descuento para comprar los mismos o distintos productos.

En la actualidad, cuando se utilizan las siglas SDDR - en inglés DRS (deposit and return systems) - se suele referir a un sistema para envases de bebidas de un sólo uso en le que los envases vacíos devueltos se destinan al reciclado y no a su rellenado.

Es importante distinguir el SDDR moderno de los sistema tradicionales de devolución de envases vacíos para su lavado y rellenado, envases conocidos generalmente como envases reutilizables, ya que existe una gran confusión entre los consumidores que, con frecuencia, reciben información engañosa que trata de hacer ver que el SDDR supone una vuelta al sistema antiguo de devolución de envases reutilizables, lo que en España se llamaba antiguamente "devolver el casco".

En todo caso, en algunos de los países donde hay implantados SDDR pueden coexistir los dos tipos de devolución de envases.

¿ Dónde hay SDDR ?

En cuanto a la implantación actual de SDDR, en Europa en 2018 hay SDDR en vigor en Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Croacia, Estonia, Lituania y Alemania. Fuera de Europa está en vigor en algunos estados de Estados Unidos, parte de Australia y algún otro país. En los países nórdicos se utiliza la expresión Pfand (Alemania) Pantt (Finlandia) u otras de fonética parecida. En Estados Unidos se suele conocer como Bottle Bill o similar.

¿ Qué envases y productos incluye ?

Prácticamente en todos los mercados en que hay SDDR se incluyen envases de plástico (sobre todo PET) y latas de bebidas (Acero o aluminio) de agua, refrescos y cervezas; Dependiendo del país pueden incluirse envases de otros materiales como el vidrio o algún otro, y otras bebidas como zumos o bebidas alcohólicas de baja graduación -distintas de la cerveza-. El vino, licores y los productos lácteos no suelen estar incluidos.

¿ Cuál es el origen de los SDDR actuales ?

En este punto suele haber bastante confusión: los SDDR se suelen confundir con los sistemas tradicionales de devolución de envases reutilizables. En aquellos sistemas se podía - de hecho se solía- devolver un envase vacío al comprar un envase lleno del mismo producto sin recibir el depósito devuelto ni pagar un nuevo depósito, mientras que en la actualidad siempre se paga el importe del depósito y siempre se recibe el importe del depósito devuelto.

El SDDR moderno tiene su origen en Suecia, donde se puso en marcha en 1984. La razón fundamental fue que el mercado, sobre todo el de la cerveza, cambió del envase de vidrio reutilizable a la lata de bebidas de un solo uso en una situación en la que no había sistemas de reciclado de envases de un solo uso en funcionamiento, y el SDDR se introdujo par que hubiera un sistema que obligara a los consumidores a devolver las latas vacías. Esta matización es importante, porque en la actualidad hay la creencia, alimentada por los que pretenden vender el sistema SDDR, de que es un paso previo a la reintroducción del envase reutilizable, mientras que el origen fue precisamente la desaparición gradual del envase reutilizable en Europa.[1]​ Es importante recordar que la directiva europea de envases y residuos de envases [2]​ no se introdujo hasta diez años más tarde. Además se introdujo mediante un acuerdo entre el Estado, las compañías de bebidas y el sector de la distribución.

En Suecia, los envases de PET para agua y refrescos también se introdujeron casi diez años más tarde cuando se produjo un cambio semejante en el mercado de bebidas, y el sistema se amplió para incluirlos.

En el resto de los países nórdicos se introdujo el SDDR con posterioridad por razones similares, aunque cada país es un caso distinto.

Hubieron de pasar casi 20 años hasta que en 2003 el sistema se introdujo en Alemania de forma obligatoria, y en contra de la opinión del comercio y de los distribuidores, lo que supuso un caos considerable, varios cambios legislativos y de formato del sistema en un período muy corto, y con graves consecuencias para algunos sectores. El sector más afectado fue el de las latas de bebidas, que prácticamente desaparecieron del mercado. Con el tiempo se ha podido comprobar con todo detalle que la razón fundamental para la introducción abrupta del sistema fue comercial y no medioambiental: proteger el mercado de pequeñas cervecerías locales y regionales, base de la economía local en muchos casos, que no podían competir con el envase de vidrio reutilizable contra la cerveza en lata de marcas internacionales que resultaba mucho más barata y amenazaba el negocio local. De hecho diez años después de la introducción del sistema, el que había sido ministro responsable de medio ambiente y de la introducción del SDDR, Jürgen Trittin, declaró a los medios de comunicación "La introducción del SDDR salvó a la industria cervecera de Baviera". Adicionalmente, y como justificación de la introducción, se dió la razón de que el mercado de bebidas en Alemania había dejado de ser casi en su totalidad de envases reutilizables y que por razones ambientales había que volver a tener al menos el 80% de las bebidas en envases reutilizables, por lo que s eintroducía el SDDR. Quince años después de la introducción del SDDR alemán, el volumen de bebidas en envase reutilizable en Alemania había caído 30 puntos porcentuales, y en la actualidad es del orden del 40%.

¿ Qué ventajas se atribuyen al SDDR ?

En primer lugar se suele decir que con el SDDR se va a volver al envase reutilizable. La realidad ha demostrado palpablemente que ese argumento es falso.

Reducción de envases abandonados y vertido incontrolado o "littering". Es evidente que la obligación de devolver un envase bajo amenaza de perder el depósito o fianza evita que una parte de los envases de bebidas se abandonen en el entorno, y propicia que los envases abandonados sean recogidos por personas que quieren obtener algo de dinero. El inconveniente de este modo de proceder es que la búsqueda de envases que valen dinero en las papeleras o contenedores a menudo genera que otros residuos que no lo valen se desperdiguen , con lo que esta cualidad cuando menos es dudosa.

Mayor calidad de los envases usados recogidos. Ciertamente los envases devueltos en la tienda suelen estar más limpios que los dejados en una papelera o contenedor, pero esta afirmación esconde que los envases sometidos a SDDR ya son generalmente los más limpios y de más valor como materia prima. Una botella de agua está lavada por definición, pero en el SDDR no entra, por ejemplo, la misma botella si trae aceite. No es que los envases estén en mejores condiciones , sino que el sistema SDDR recoge los mejores envases y los más limpios, que no es lo mismo.

Mayor tasa de reciclado. Lógicamente los envases que se devuelven mediante SDDR alcanzan mayores tasas de reciclado que si no es obligatoria su devolución. La consecuencia negativa es que los consumidores dedican más esfuerzo a no perder el depósito, pero dejan de reciclar en mayor proporción los envases no incluidos, y no hay que olvidar que hay muchos más envases no incluidos que incluidos en el SDDR: cuando se comparan las tasas de reciclado de todos los envases en conjunto los países con SDDR no presentan mejores tasa de reciclado que los que tienen sistemas de gestión modernos que incluyen todos los envases del mercado.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Aballe, Miguel (1 de noviembre de 2015). SDDR: la desaparición del envase reutilizable en Europa. doi:10.13140/rg.2.1.4103.3682. Consultado el 5 de mayo de 2018. 
  2. European Parliament and Council Directive 94/62/EC of 20 December 1994 on packaging and packaging waste (en inglés) OJ L (31994L0062), 31 de diciembre de 1994, consultado el 5 de mayo de 2018