Prueba de compresión de Apley

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La prueba de compresión de Apley o prueba de Apley se usa para evaluar los meniscos de la rodilla en busca de problemas.[1]

Para realizar la prueba, el paciente se tumba en decúbito prono (boca abajo) en una camilla y flexiona su rodilla en un ángulo de 90 grados. Entonces el examinador coloca su propia rodilla a través de la cara posterior del muslo del paciente. Entonces se comprime la tibia en sentido craneal, hacia la articulación de la rodilla, mientras se rota externamente. Si esta maniobra produce dolor, esto constituye una prueba de Apley positiva y probable daño en el menisco.

La prueba de Apley recibe su nombre por Alan Graham Apley[2]​ (1914–1996), un cirujano traumatólogo británico.

Referencias[editar]

  1. Solomon, D. H.; Simel, D. L.; Bates, D. W.; Katz, J. N.; Schaffer, J. L. (2001). «The rational clinical examination. Does this patient have a torn meniscus or ligament of the knee? Value of the physical examination». JAMA: the Journal of the American Medical Association 286 (13): 1610–1620. PMID 11585485. doi:10.1001/jama.286.13.1610. 
  2. Apley AG. The diagnosis of meniscus injuries. J Bone Joint Surg 1947; 29:78-84