Poltergeist

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Acerca de este sonido Poltergeist (del alemán poltern, hacer ruido, y Geist, fantasma) es un fenómeno paranormal que engloba cualquier hecho perceptible, de naturaleza violenta e inexplicable inicialmente por la física, producido por una entidad o energía imperceptible.

El término suele utilizarse coloquialmente para definir todos los acontecimientos violentos que suceden en un lugar supuestamente encantado y para los cuales no existe una causa aparente que pueda describir la ciencia. Entre los fenómenos poltergeist, se incluyen, por lo general, ruidos inexplicables, movimientos de objetos inanimados, materialización, desaparición de comestibles, olores extraños y ataques físicos. La entidad imperceptible que genera estos hechos, según la parapsicología, suele ser un fantasma o entidad asociado a una persona muerta. También puede ser causado por telequinesis inconsciente derivada de estrés o tensión emocional.

La ciencia atribuye estos hechos a fenómenos físicos probados como la electricidad estática, los campos electromagnéticos, el aire ionizado, los infrasonidos o los ultrasonidos. O podrían derivarse de simples alucinaciones causadas por envenenamiento por monóxido de carbono.

Estos fenómenos llevan reportándose desde principios de la humanidad, en la mayoría de las culturas y países, y es ahora, con la era tecnológica, cuando son registrados en imagen, vídeo o audio.

Principales hipótesis[editar]

Hipótesis racionales de las que más comúnmente suele saber la sociedad[editar]

Hipótesis del fraude o las causas naturales[editar]

Los científicos atribuyen los fenómenos poltergeist al fraude o a la interpretación sobrenatural de fenómenos explicables a través de principios físicos, como la electricidad estática, campos electromagnéticos, ultra e infrasonido, aire ionizado. En algunas ocasiones, como en el caso poltergeist de Rosenheim, el físico F. Karger del Max-Planck-Institut für Plasmaphysik y G. Zicha de la Universidad Técnica de Múnich no encontraron ninguna evidencia de estos fenómenos, y los que apoyan las teorías paranormales argumentan que nunca se tuvo conocimiento de fraude alguno, incluso después de una exhaustiva investigación.

Onda sonora estacionaria[editar]

Según la física, determinadas ondas sonoras de ciertas frecuencias asociadas al tamaño de la sala en la que se producen, pueden generar una onda estacionaria que resuene en el humor vítreo del ojo humano y producir la sensación de notar movimiento o actividad a ambos lados del ojo.

Si la longitud de onda de la onda estacionaria resultante tiene el tamaño de alguna de las dimensiones espaciales de la sala, se produce tal efecto. El sonido sería generado por alguna fuente constante e inaudible de baja(s) frecuencia(s), como un electrodoméstico, un ventilador... Al tener baja frecuencia, su longitud de onda sería cercana, similar o coincidente con el tamaño de una sala de proporciones típicas. No obstante, esta hipótesis no explica los fenómenos paranormales que puedan sucederse en un espacio al aire libre o una sala en la que no se produzca ningún sonido constante, o aquellos fenómenos de gran intensidad.

Aire a presión[editar]

Esta hipótesis plantea que muchos fenómenos paranormales que envuelvan movimiento de objetos inanimados, puedan ser causados por generadores de aire a alta presión que empujen tales objetos con gran violencia. No obstante, esta teoría carece de credibilidad en la mayoría de las ocasiones.

Referencias[editar]

Véase también[editar]