Pelaje del toro de lidia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En el toro de lidia se llama pelaje o capa a las diferentes coloraciones del pelo que recubre el cuerpo del animal. Existen 3 tonos básicos: negro, blanco y colorado (rojo), y diferentes combinaciones de 2 o 3 colores.[1] [2] Actualmente la mayor parte de los toros de lidia son de pelaje negro, en otras épocas fueron muy corrientes otros tonos que ahora son raros.

Los pelajes más frecuentes son:

  • Albahío: Blanco amarillento.
  • Berrendo: De color blanco con manchas uniformes de otro color que puede ser negro o rojo.
  • Burraco o Salpicado: De pelo negro, pero con manchas blancas diseminadas a modo de salpicaduras, sobre todo en la parte inferior.
  • Cárdeno: El pelaje está formado por pelos blancos y negros mezclados que en conjunto dan una apariencia grisácea.
  • Castaño: De color marrón oscuro.
  • Colorado: De color rojizo que puede variar en intensidad de rojo claro a rojo oscuro.
  • Ensabanado: De pelo blanco en su totalidad.
  • Entrepelado: Toro cárdeno con muy poco pelo blanco, es decir, casi negro.
  • Jabonero: Se llama así al toro que está cubierto de pelo de color crema, pero distribuido con intensidades diferentes que van desde el tono casi blanco al negro.
  • Jijón: Pelo de color rojo encendido.
  • Melocotón: Pelaje de color amarillento leonado.
  • Negro: El pelo es predominantemente negro.
    • Negro azabache: De color negro brillante y aterciopelado.
    • Negro bragado: De color negro con una mancha blanca en el vientre.
    • Negro bragado meano: Es un toro negro bragado que tiene blanca la piel que cubre el extremo del pene.[3]
    • Negro mulato: De pelaje negro, sin brillo, con reflejo pardo.
    • Negro zaíno: De color negro sin manchas o mezcla de ningún otro color.
  • Sardo: El pelaje está formado por pelos de color blanco, rojo y negro distribuidos de forma irregular.
  • Salinero: De color rojo con manchas blancas diseminadas.

Pelaje y ganaderías[editar]

En cada ganadería suelen presentarse, por motivos genéticos, ciertos pelajes con mayor frecuencia que los demás, aunque la variabilidad es grande. Por ejemplo, es característico el toro de capa colorada de la ganadería de Miura.

Referencias[editar]