Paz de Núremberg

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Paz de Núremberg o Tregua de Núremberg es el nombre del acuerdo o tratado de paz que se firmó en Núremberg en mayo de 1532 entre los bandos católico y protestante enfrentados durante la Reforma en Alemania. Fue consecuencia de la Dieta Imperial celebrada en Ratisbona en ese mismo año, con el fin de conservar la paz y la concordia pública en el Imperio.[1]

Comprometido por las guerras habsburgo-otomanas en los territorios austriacos y húngaros gobernados por su hermano Fernando I de Habsburgo (que acababa de ser designado en enero de 1531 Rey de Romanos, es decir, sucesor al título imperial), el emperador Carlos V tuvo que buscar el entendimiento con los príncipes luteranos de la liga de Esmalcalda (formada en febrero de 1531) para conseguir su apoyo contra los turcos y evitar su acercamiento a Francisco I de Francia (contra el que se estaban librando las guerras de Italia). El punto clave de la paz o tregua era el compromiso de que nadie sería condenado por sus creencias religiosas hasta la celebración de un Concilio. El resultado del acuerdo fue exitoso, y los ejércitos imperiales, con los recursos obtenidos en Alemania, consiguieron forzar la retirada de los turcos de Austria.[2]

El principio conciliatorio de la Paz de Núremberg, basado en el compromiso de esperar a la celebración del concilio, fue confirmado, con distintos matices, por el Interim de Ratisbona (1541, más favorable a los protestantes) y el Interim de Augsburgo (1548, más favorable a los católicos); aunque los sucesivos aplazamientos y vicisitudes del concilio de Trento, que no fue aceptado por los protestantes, hicieron inviable el acuerdo dogmático. La situación posterior se alteró con la reanudación de las hostilidades que llevaron a una posición más favorable a los protestantes, que forzaron la firma de la Paz de Passau (1552). El nuevo statu quo quedó fijado con la Paz de Augsburgo (1555), que reconocía a los príncipes la potestad de imponer su religión, sin interferencias externas, a sus súbditos (principio cuius regio eius religio), reduciendo de modo evidente el poder del emperador dentro del Imperio.

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]