Payback (economía)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El payback o "plazo de recuperación" es un criterio estático de valoración de inversiones que permite seleccionar un determinado proyecto sobre la base de cuánto tiempo se tardará en recuperar la inversión inicial mediante los flujos de caja. Resulta muy útil cuando se quiere realizar una inversión de elevada incertidumbre y de esta forma tenemos una idea del tiempo que tendrá que pasar para recuperar el dinero que se ha invertido.

La forma de calcularlo es mediante la suma acumulada de los flujos de caja, hasta que ésta iguale a la inversión inicial.

Ejemplo[editar]

Elegir un proyecto sobre la base del criterio de valoración del plazo de recuperación:

Flujos de caja
C0 C1 C2 C3 C4 Período de recuperación (años) VAN al 10%
Proyecto A -1.000 500 500 0 0 2 -120,21
Proyecto B -1.000 0 500 1.000 0 2,5 149,58
Proyecto C -1.000 0 0 0 4.000 3,25 1.574,49

El proyecto que antes recupera la inversión inicial es el Proyecto A, por tanto, sobre la base del criterio del plazo de recuperación sería éste el proyecto seleccionado. No obstante, si hubiéramos usado el VAN nuestra elección hubiera sido diferente (hubiésemos elegido el Proyecto C). Esto sucede por las consideraciones que hacemos en el siguiente apartado.

Aspectos a tener en cuenta en el uso del criterio del plazo de recuperación[editar]

Cuando usemos este criterio para valorar una inversión debemos ser conscientes de que éste puede llevarnos a elegir proyectos que no siempre son los más rentables. Fundamentalmente por dos motivos:

  • Este criterio no considera los flujos de caja que se generan una vez recuperada la inversión, es decir, usando este criterio podría darse el caso, como en el ejemplo anterior, en el que seleccionáramos un determinado proyecto porque su periodo de recuperación fuera inferior al de otro, pudiendo suceder que a posteriori, una vez recuperada la inversión, el proyecto rechazado fuera más rentable.
  • Otro inconveniente a tener en cuenta de este criterio valoración es que no se actualizan los flujos de caja, es decir, no se tiene en cuenta el valor temporal del dinero sumando aritmeticamente los flujos de caja sin emplear ninguna tasa de descuento, lo cual no es correcto.

Referencias[editar]

  • Economía y Organización de Empresas (2º Bachillerato). Anaya. 2003. 
  • Allen, Franklin; Meyer, Stewart; Brealy, Richard A. (2006). Principios de Finanzas Corporativas (Octava edición). McGraw-Hill. pp. 100-101. ISBN 84-481-4621-2. 
  • Gava, Luana; Ropero, Eva; Serna, Gregorio; Ubierna, Andrés (2008). Dirección Financiera: Decisiones de Inversión (Primera edición). Madrid: Delta, Publicaciones Universitarias. pp. 36-37. ISBN 978-84-92453-22-1.