Numeración del protoeuskera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Debido a la falta de documentación escrita del protoeuskera, no se conoce cuál fue el antiguo sistema de numeración de la lengua vasca que fue predecesora de la numeración actual. Ante la reconocida falta de parentesco del euskera con otras lenguas, es la reconstrucción interna la estrategia que han seguido diferentes estudiosos de la lengua con el fin de reconstruir cómo fueron los nombres de los antiguos numerales vascos.

Aportación inicial de Mitxelena[editar]

En lo que a los números se refiere, Koldo Mitxelena propuso[1]​ que la forma antigua del número uno ‘1’ fue *bade > bat, basándose en la comparación entre bat y bedera ‘uno para cada uno’, así como con bederatzi 'nueve'. También tomó como las más antiguas las formas de los dialectos septentrionales: dos ‘2’ biga; tres ‘3’ hirur; cuatro ‘4’ laur; cinco ‘5’ bortz; también propuso para el siete ‘7’ *bortz-az-bi ‘dos con cinco' > zazpi; y para el once ‘11’ propuso *hama-*bed-ka > hamaika, pero sin proporcionar una explicación acerca de ello.

Propuestas de Agud, Tovar y Trask[editar]

Más tarde, Agud y Tovar[2]​ recopilaron en su diccionario etimológico el trabajo temprano realizado por diferentes académicos hasta los años 1960 (Wilhelm Giese, Karl Bouda​, Ferenc Ribáry, Arturo Campión, Henri Gavel, René Lafon, Joan Coromines, Martin Löpelmann, etc). En este diccionario se recogen varias propuestas etimológicas para algunos de los números en euskera, existiendo una gran variabilidad en cuanto al rigor de estas propuestas. Por otra parte Trask mencionó[3]​ la variante *bada para la forma antigua del número uno ‘1’ bat.

Propuesta de Lakarra[editar]

Lakarra propuso[4][5]​ las siguientes etimologías para los números: uno '1' *bada 'hay' > bat; dos '2' *goni > *goi(n) 'encima' > *gwi > bi; tres '3' *her 'tres' >*her-ahur 'puño de tres' > hirur; para el cuatro '4' propuso dos proto-formas, *larr-ahur 'gran palma de mano' > laur; y más tarde retractándose de lo anterior, labur 'corto' > laur; para el cinco '5' *bor-tz 'redondo (mano) + sufijo' > bortz; seis '6' seni 'hijo' > sehi > sei ; siete '7' *bor-zaz-bi 'dos con cinco' > zazpi; ocho '8' zorrotzi 'afilado' > zortzi; nueve '9' *bada-*eradontsi ‘restar uno’ > *bederadontsi > bederatzi; diez '10' *han-*bor 'gran redondo (mano) [= dos manos]' > hamar; once '11' *hama(b)i-*(b)e(d)eka 'doce menos uno' > *hamaeka > hamaika; veinte '20' *bor +*gen-i 'redondo (mano) - añadido' > ogeni > ogei; para cien '100' propuso *hen-*hun 'tronco-hiedra' > ehun; y más tarde y retractándose del anterior, ehun ‘tela' > ehun; finalmente para un medio '1/2' propuso la palabra latina tertium 'tercio' > erdi.

Propuesta de Gomez-Acedo[editar]

Gómez-Acedo presentó[6]​ un nuevo enfoque a la reconstrucción interna de las formas originales de los números cardinales en Euskera. Para esta reconstrucción empleó palabras clave que fueron ignoradas por estudios etimológicos previos; estas palabras resultaron ser cruciales para comprender los nombres que fueron dados originalmente a los números cardinales del Euskera. Concretamente, se aprecia un uso extensivo de las palabras clave eri ‘dedo’ y ahur `palma de la mano’. En este trabajo se propone que existió un método lógico para la designación de los primeros números, según el cual los nombres de los números cardinales fueron creados mediante un procedimiento coherente basado en la descripción del signo gestual empleado para expresar cada número, esto es, la descripción de la posición de los dedos de las manos usada para representar cada número. Como se concluye en este trabajo, el antiguo método usado para nombrar los números cardinales siguió este orden: inicialmente, la mano está cerrada, con cada dedo (eri) cerrado; entonces algunos dedos se estiran y otros se dejan (itzi) en la palma de la mano (ahur). De esta manera, la etimología de los primeros números cardinales según la reconstrucción interna llevada a cabo en este trabajo se resume en la siguiente tabla:

Núm. Proto-Euskera reconstruido Significado literal Evolución Euskera moderno
1 *bada-eri ‘Hay un dedo‘ > *bader > *bade > bat
2 *berr-eri ‘Otro dedo (junto con el primero)’ > *berrei > *berri > *birri > *biri > bi
3 *berr-eri-ahur ‘Dos dedos (en la) palma de la mano’ > *birihur > irihur > hirur / hiru
4 *eri-ahur ‘(Un) dedo (en la) palma de la mano’ > *elahur > laur / lau
5 *be-oro-*atz ‘Observar toda la mano’ > *borotz > bortz / bost
6 *atz-az-eri ‘Con una mano (un) dedo’ > *tzazei > *tzei > sei
7 *atz-az-berr-eri ‘Con una mano dos dedos’ > *atzaz-biri > *atzaz-bi > tzazpi > zazpi
8 *atz-az-berr-eri- ahur-itzi ‘Con (una) mano dos dedos dejados (en la otra) palma’ > *tzaz-biri-ortzi > *tzaziortzi > *ziortzi zortzi
9 *bada-eri-ahur-itzi ‘Un dedo dejado (en la) palma (junto con la otra mano)’ > *baderaurtzi > *baderatzi > bederatzi
10 *amahi-eri ‘Se terminan los dedos’ > *hamai-eri > *hamaeri hamar
11 *amahi-eri-ka ‘A decenas’ > *hamai-erika > hamaika
12 *hamar-bi ‘Diez (y) dos > hamabi
13 *hamar-hiru ‘Diez (y) tres > hamairu
14 *hamar-lau ‘Diez (y) cuatro > hamalau
15 *hamar-bost ‘Diez (y) cinco > hamabost
16 *hamar-sei ‘Diez (y) seis’ > hamasei
17 *hamar-zazpi ‘Diez (y) siete’ > hamazazpi
18 *hamar-zortzi ‘Diez (y) ocho’ > hamazortzi
19 *hamar-bederatzi ‘Diez (y) nueve’ > hemeretzi
20 *hor-ge-eri ‘Ahí sin dedos’ > *horgeri > hogei
1/2 *eri-din ‘Casi (un) dedo’ > *erdin > erdi

De esta reconstrucción también puede concluirse que existieron diferentes fases para la creación de los números sucesivos. En las primeras fases la conceptualización de los números todavía no había ocurrido, por lo que el número y el signo gestual usado para representarlo eran indistinguibles. Cada fase duró un periodo de tiempo lo suficientemente largo para permitir la evolución de las palabras, de manera que en fases posteriores aparecieron ya las formas evolucionadas de los primeros numerales, lo que indica una conceptualización o abstracción de los números inferiores empleados para la creación de los números superiores. De todo esto puede inferirse que las diferentes fases de creación de los nombres de los números se separaron largos intervalos de tiempo; esto demuestra un desarrollo largo y diacrónico de todo el sistema numeral.

Referencias[editar]

  1. Mitxelena, Koldo (1961). Fonetica historica vasca. Anejos del Anuario del Seminario de Filología Vasca Julio de Urquijo. pp. 93, 336. ISBN 978-84-9860-336-1. 
  2. Agud, Manuel; Tovar, Antonio (1992). Materiales para un diccionario etimologico de la lengua vasca. Anuario del Seminario de Filología Vasca Julio de Urquijo: International journal of basque linguistics and philology. pp. 281-340. ISSN 0582-6152. 
  3. Trask, Larry Robert (1997). The History of Basque. London/New York: Routledge. ISBN 9780415131162. 
  4. Lakarra, Joseba A. (2002). Etymologiae (proto)uasconicae LXV. Artiagoitia. pp. 425-442. 
  5. Lakarra, Joseba A. (2010). «Haches, diptongos y otros detalles de alguna importancia». Veleia (27): 191-238. 
  6. Gómez-Acedo, Fernando (2019). «Reconstruction of the ancient numeral system in basque language». Philology 4: 157-172.