Mortis causa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Mortis causa es una expresión latina que se utiliza en Derecho para referirse a aquellos actos jurídicos que se producen o tienen efecto tras el fallecimiento de una persona. La expresión literal significa "por causa de muerte", es decir, que tiene la causa en el fallecimiento de una persona.

Se opone al acto jurídico inter vivos producto de la voluntad de dos o más personas vivas.

Actos negociales típicos con carácter mortis causa son los relativos a la sucesión, por ejemplo, el testamento, la declaración de herederos en caso de no existir testamento, la posterior aceptación de la herencia del causante y el reparto de la masa hereditaria o caudal relicto entre los herederos.