Modelo de gravedad del comercio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El modelo de gravedad de comercio internacional, encuadrado dentro de la economía internacional, establece que el comercio entre dos países es proporcional al tamaño económico de ambos, medido por sus respectivos producto interior bruto (PIB) e inversamente proporcional con la distancia que existe entre ambos, manteniéndose constante todas las demás variables.[1]

Este modelo muestra los determinantes del comercio en las relaciones comerciales entre dos países. Tiene su analogía en la Ley de gravitación universal de Isaac Newton que establece que la fuerza con que se atraen dos cuerpos tiene que ser proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional a la distancia que los separa. Los modelos gravitacionales han sido aplicados como una alternativa, para explicar los flujos de comercio entre distintos países.

El modelo matemático básico de comercio entre dos países denominados i y j toma la siguiente forma:[1]

donde:

  • Fij representa el flujo comercial entre el país "i" y "j"
  • G es una constante,
  • D es la distancia entre los dos países
  • M representa el tamaño económico de los países.

El modelo de gravedad sirve, entre otras cosas, para identificar posibles anomalías en el comercio internacional, en aquellos casos en los el comercio real se muestra por muy por encima o por debajo del previsto por este modelo.

Historia[editar]

Este modelo fue introducido en el mundo económico por Walter Isard en 1954[2]​ y Jan Tinbergen (1962) y Pöyhönen (1963) fueron los primeros autores que aplicaron la ecuación de gravedad.[3]

Los primeros trabajos que hicieron uso de esta metodología fueron de carácter empírico y la crítica más extendida era la relativa a la falta de fundamentos teóricos del modelo. La ecuación de gravedad, en cierta medida, es una representación simplificada de las fuerzas de oferta y demanda que influyen en el comercio. En el que el PIB del país de origen recoge la oferta y por otra, la renta del país de destino, representa la demanda potencial. Los costes asociados al comercio, como los del transportes hace disminuir este.


Referencias[editar]

  1. a b Krugman, Paul R.; Obstfeld, Maurice. «2». Economía internacional. Teoría y política. Pearson Educación. ISBN 84-7829-080-X. 
  2. Isard, Walter (May 1954). «Location Theory and Trade Theory: Short-Run Analysis». Quarterly Journal of Economics 68 (2): 305. doi:10.2307/1884452. 
  3. Martínez Zarzoso, Inmaculada; Cantavella Jordá, Manuel; Fernández Guerrero, J. Ismael (abril de 2003). «Estimación y aplicaciones de una ecuación de gravedad para el comercio atlántico de la Unión Europea». Información Comercial Española (806). Consultado el 8 de noviembre de 2018.