Matea Bolívar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Matea Bolívar
Información personal
Nacimiento 21 de septiembre de 1773 Ver y modificar los datos en Wikidata
San José de Tiznados (Capitanía General de Venezuela, Imperio español) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de marzo de 1886 Ver y modificar los datos en Wikidata (112 años)
Caracas (Venezuela) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Venezolana
Información profesional
Ocupación Ama de crianza Ver y modificar los datos en Wikidata

Negra Matea Bolívar (San José de Tiznados, Estado Guárico, 21 de septiembre de 1773-Caracas, 29 de marzo de 1886) fue una esclava de la familia Bolívar, nació en la hacienda el Totumo.

Al lado de la niña Matea estaba siempre Hipólita Bolívar a quien trajeron de San Mateo para amamantar al pequeño Simón.

Primeros años[editar]

Hacia 1814, según el propio relato de Matea presenció el ataque realista de José Tomás Boves a la hacienda de San Mateo, el capitán Ricaurte prendió fuego a la pólvora el 25 de marzo de 1814, con lo cual pereció él y aquellos que se hallaban dentro del recinto, pero no lograron llegar a la llamada “casa alta” donde se encontraba la familia de Bolívar. Simón aprovechó el desorden momentáneo que se produjo entre los atacantes y lanzó un contraataque, con el cual reconquistó la casa, hoy Museo Histórico Antonio Ricaurte.

Posteriormente a la invasión y masacre de Boves a Caracas, Bolívar designa a Matea para que acompañe a María Antonia, hermana de Simón, en el exilio en el Caribe que la llevará a Cuba de donde regresaran en 1821, tras el triunfo de Bolívar en Carabobo.[1]

Matea fue vendida a una hacienda vecina como resultado de la administración de Carlos Palacios y Blanco y fue rescatada por la esposa de Simón, María Teresa del Toro.[2]

En 1842, estuvo presente al lado del presidente José Antonio Páez en el recibimiento de los restos del Libertador provenientes de Colombia.

En 1876, acompañó al presidente de la de los Estados Unidos de Venezuela, Antonio Guzmán Blanco, cuando trasladaron los restos del Libertador desde la catedral de Caracas hasta el Panteón Nacional, el 28 de octubre de ese mismo año. Matea contaba ya con 103 años. La gente en Caracas se asombraba de la longevidad de Matea.

Antonia Esteller Camacho Clemente y Bolívar escribe:

“Cuando algún caballero venía a visitar la casa, Matea lo confundía siempre con algunos de los personajes de la Independencia, así es que no lo anunciaba sino con el nombre de Montilla o Sucre o cualquier otro general de tan alta talla”

De esta forma Antonia asegura que Matea justificaba sus malas palabras, diciendo que las había aprendido de José Tomás Boves quien era comandante del Ejército Real en la batalla de San Mateo (1814).[¿dónde?]

Fallecimiento[editar]

Falleció el 29 de marzo de 1886. Sus restos simbólicos reposaron en la cripta de los Bolívar en la Catedral de Caracas hasta el 8 de marzo de 2017 cuando junto a los restos simbólicos de Hipólita Bolívar y la Jefa Apacuana fueron elevadas al Panteón Nacional[3]​, fruto de una larga campaña que encabezó, entre otras personas, el internacionalista y profesor Reinaldo Bolívar, uno de los principales biógrafos de Matea e Hipólita Bolívar.[4]​ Entre los méritos de Matea se le reconoció ser la Primera Maestra del Libertador Simón Bolívar.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]