Lin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rin
りん
(Lin)
Sexo Femenino
Edad 7 años
'InuYasha'
Nombre real Rin
Relevancia Personaje Secundario
Familia Toda su familia fue asesinada por bandidos
Sesshōmaru (guardián principal)
Jaken (guardián)
Kaede (guardiana en el capítulo 558 del manga)
Raza Humana
Seiyū Mamiko Noto
Doblador(es) Bandera de México Mariana Ortiz
[editar datos en Wikidata]

Rin (りん?) es un personaje del manga y anime InuYasha.

Datos generales[editar]

Rin es una pequeña niña de edad desconocida (entre 7 y 10 años) que viaja con Sesshōmaru desde que este la trajo devuelta a la vida cuando ella murió por un ataque de los lobos de Kōga. No tiene familiares puesto que a todos los mataron unos bandidos; antes de que Sesshōmaru la reviviera, Rin no podía hablar, debido al trauma que le causó ver a toda su familia morir en manos de los bandidos.

Rin es muy simpática y siempre se muestra alegre. Ella ha influenciado mucho la actitud de Sesshōmaru, tanto, que llega a convertirse en lo más importante en la vida de éste, aún más que conseguir poder, es por esto que Sesshōmaru se muestra siempre protector y compasivo ante ella. Rin sigue a Sesshōmaru a todas partes, excepto cuando este va a la batalla, ya que él no desea que ella se involucre en alguna situación peligrosa.

Aparición e historia[editar]

En el anime Rin aparece por primera vez en el episodio 35; después de que Sesshōmaru fue gravemente herido por la técnica del viento cortante de InuYasha, él se encontraba descansando en el bosque cuando una pequeña niña apareció. Rin en lugar de alejarse de Sesshōmaru le llevó comida y agua. Sesshomaru despreció la comida que le ofreció Rin, ya que para él la comida humana le causa repugnancia.

De vuelta en su aldea, Rin se encuentra atrapando un pez para llevárselo a Sesshōmaru, pero al verla los habitantes de la aldea creyeron que ella se estaba robando el pez para sí misma y la golpearon, eso causa que no vea por un ojo. Al siguiente día, Rin no pudo llevarle el pez a Sesshōmaru, y el al darse cuenta de las heridas de Rin, le pregunta sobre ellas. Ella alegre por que se preocupara le regala una sonrisa.

Cuando Rin vuelve a su aldea, los lobos de Kōga la habían invadido y matado a todas las personas de allí, Rin escapó pero no llegó muy lejos y fue asesinada por los lobos. Cuando Sesshōmaru detecto el olor de su sangre se dirigió hasta donde su cadáver se encontraba y utilizando por primera vez el Colmillo Sagrado le devolvió la vida, desde entonces Rin acompaña a Sesshōmaru a donde sea que este se dirija.

Después de esto Sesshōmaru le consigue ropas nuevas a Rin y le permite cabalgar a Ah-Un.

Más tarde en el anime, Naraku utiliza a Kagura para que secuestre a Rin para tenderle una trampa a Sesshōmaru y así apoderarse de sus poderes de demonio. De cualquier forma Sesshōmaru fue en busca de Naraku. En su batalla Sesshōmaru recibió la ayuda de InuYasha y obligaron a Naraku a escapar, cuando Sesshōmaru se decidía a seguirlo, Naraku le advierte que la vida de Rin peligraba ya que él había dado órdenes a Kohaku (quien Naraku dejó al cuidado de Lin) de que asesinase a Rin. Sesshōmaru entonces prefirió ir a rescatarla en lugar de perseguir a Naraku. Cuando Sesshōmaru encontró a Kohaku no decidió matarlo en aquella ocasión, probablemente porque no sintió que fuese necesario.

No mucho después, en el episodio 99 del anime, ocurre un encuentro entre el grupo de Sesshōmaru y el grupo de Koga. A pesar de que los lobos de Koga habían sido los principales responsables de la muerte de Rin, Sesshomaru no peleó con ellos por dos razones: la primera no deseaba más peleas en vano, ya que él sólo estaba interesado en Naraku. La segunda razón fue que durante el breve encuentro entre Koga y Sesshomaru, apareció un monstruo del bosque en busca de los fragmentos de Koga, el cual rápidamente patea al monstruo en la cara por lo que se cegó y caminó dirigiéndose hacia Sesshōmaru y este lo mató. Koga respondió a esta acción con: "No tenías porque meterte en eso, ¿o sí?" Pocos segundos después aparece un ciempiés que ataca a Rin, Jaken intenta defenderla pero fracasa, Sesshōmaru va a matar al monstruo inmediatamente pero Koga interviene matando al monstruo primero, Sesshōmaru responde a esta acción con: "No tenías que hacer eso" Por lo que Koga contesta: "Ya estamos a mano". El grupo de Koga se retira inmediatamente de la escena y Sesshōmaru decide dejarlos irse y olvidar las acciones de Koga hacia Rin en el pasado. Cuando Jaken le pregunta a Sesshōmaru si no haría algo contra aquellos que habían matado a Rin, él respondió: "Si hubieran hecho lo mismo ahora, seria capaz de matarlos".

Rin es nuevamente secuestrada en el Mt. Hakurei por un miembro del Shichinintai, forzando a Sesshōmaru a una batalla dentro del terreno sagrado del Mt. Hakurei, a pesar de la desventaja de enfrentarse en terreno sagrado, Sesshōmaru logra derrotar a los miembros del Shichinintai que lo atacaron y rescatar a Rin con la ayuda de Kikyō.

Aunque Sesshōmaru nunca admite en público que se preocupa por Rin o por Jaken, lo hace en sus pensamientos, y utiliza a Tenseiga para defender "lo que le importa" de manos de So'unga en InuYasha la película 3: "La espada de la conquista" (映画犬夜叉 天下覇道の剣 Tenka Hadō no Ken?). Cuando la Sounga tiene a InuYasha bajo su control y comienzan masacres, Sesshōmaru trata de correr y salvar a Rin y Jaken antes que InuYasha los cortara, aunque es Kagome la que los salva cuando ella grita a InuYasha su conjuro.

El episodio 162 del anime (independiente del manga) se enfoca en la devoción de Rin a Sesshōmaru. Al comienzo del episodio se ve a Sesshōmaru mirando una aldea atacada por ladrones, cuando los bandidos notan su presencia él se da vuelta y se intenta ir, pero después de que un ladrón ordena que lo maten, Sesshōmaru acaba con ellos usando su látigo de energía, es entonces cuando los monjes ven a Sesshōmaru y le preguntan si fue él quien acabó con los habitantes de la aldea para obtener la simple respuesta de: "Yo no me intereso en los humanos, en lo absoluto", e intenta irse nuevamente, los monjes lo atacan pero para sorpresa y desesperación de los monjes, Sesshōmaru, con un par de movimientos de su espada, casi los destruye.

Rin es capturada por un demonio que hace entrar a los niños en trance con una flauta, y luego los retiene en una cueva para venderlos a otros demonios. Rin se sienta con los otros atemorizados niños y calmadamente espera que Sesshōmaru la rescate, considerando que él es mucho más fuerte que este demonio y recordando que él siempre ha venido a salvarla muchas veces. Ella confiesa a los niños que le tiene más miedo a los bandidos que a los demonios porque los bandidos matan sin razón (dado que vio como bandidos mataron a sus padres), algo que los otros niños no pueden entender.

Es entonces cuando el grupo de monjes (que destruían a cualquier demonio, sin consideración a si era bueno o malo), que habían sido contratados por los aldeanos para rescatar a los menores, engañan al demonio de la flauta para que salga de su cueva y lo matan. Ahí es cuando Rin expresa su intención de esperar por Sesshōmaru, y el líder de los monjes, Ungai, la carga y la saca de la cueva por la fuerza, mientras Rin lucha y llora y comienza a llamar a Sesshōmaru, diciendo que no quiere ir a esa aldea. De hecho, Sesshōmaru ya estaba presente (muy seguramente por su sentido del olfato) oculto en medio del bosque, escuchando todo lo que el monje le dice a Rin. Pero cuando escucha a Rin llamarlo (llorando) de nuevo, él decide revelar su presencia al monje, que lo ataca con un artefacto explosivo y al darse cuenta de que es el mismo demonio de antes se pone en guardia. Rin se alegra de verlo, por lo que el monje le pregunta si "embrujo" a la niña para que creyera que era mejor estar con un yōkai que con los humanos, sin obtener respuesta. Luego el monje trata de eliminarlo con la misma técnica que uso para destruir al demonio de la flauta, solo para darse cuenta que en Sesshōmaru no tenía efecto en absoluto. Impresionado por su fallo inicial, Ungai trata de matarlo con una técnica más poderosa, que, para su crédito, saca a Sesshōmaru de casillas (mostrando el cambio físico en su rostro, por su creciente ira) y alcanza a colocar su mano sobre la espada al mismo tiempo que se controla por estar Rin presente y sólo devuelve el ataque.

Libre de Ungai, Rin comienza a correr detrás de Sesshōmaru quien le dice "Rin, haz lo que quieras" (frase que suele utilizar Sesshōmaru para darle permiso a Rin de seguirlo o al consentirla con sus juegos). Rin se pone feliz, pero Ungai la llama, y le dice que un demonio como Sesshōmaru no debería ser seguido por una niña, y que los mundos de los humanos y los demonios son muy diferentes. Un poco desconcertada, Rin recuerda que Jaken le dijo que cuando su amo se convirtiera en el ser más fuerte del mundo, establecería un Imperio, en donde el podría ser el primer ministro, y Rin le pregunta que papel tendría ella, a lo cual Jaken le responde que la edad de los demonios y los humanos es muy diferente, que para un demonio "100 años no es nada", mientras que probablemente ella ya estaría muerta mucho antes de que Sesshōmaru fundara su Imperio. Volviendo a la escena, Rin sonríe y se despide con un gesto y corre tras Sesshōmaru. Una vez reunidos con Jaken, Rin ve unas tumbas a lo largo del camino, y llama a Sesshōmaru y dulcemente le pregunta: "Algún día cuando yo muera... ¿Podría prometerme que no se olvidará de mí?", Sesshōmaru hace una expresión de sorpresa y da una diminuta respuesta de: "No seas tonta".

En el capítulo 9 de Kanketsu-hen, cuando Rin muere tras caer en el Infierno, Sesshomaru entra allí con el propósito de rescatarla y luego, al enterarse de que no puede revivirla otra vez (Tenseiga tiene el poder para revivir a un humano sólo una vez), se siente devastado. Se da cuenta entonces de que su interés por aumentar el poder de Tenseiga es lo que llevó a ambos al infierno y mató a Rin, por lo que tira su espada a un costado. Los cuerpos atrapados en el infierno se acercan lo más que pueden a la espada de Sesshōmaru clavada en el suelo, al notar esto Sesshōmaru decide salvarlos por no haber sido capaz de salvar a Rin. Sesshōmaru logra volver con su técnica casi perfecta del Meido Zangetsuha (Luna Infernal) lograda por la purificación de los cuerpos en el infierno. Al volver Sesshōmaru pregunta a su madre si ella tenía conocimiento de lo que le podía suceder a Rin, a lo que ella afirma. La madre de Sesshomaru, quien guiaba a su hijo en su búsqueda, pregunta a Jaken si su hijo está triste, a lo que él responde que sí, y que él derramará lágrimas ya que su amo no lo puede hacer debido a su estoica figura. Su madre entonces dice que hará algo por vez única y logra volver a Rin a la vida. Cuando Rin despierta, Sesshōmaru se alegra disimuladamente y acaricia su rostro dulcemente mientras su madre comenta que "Ha heredado una de las cosas más extrañas de su padre", implicando su cariño por una humana.

En el capítulo final de InuYasha se sabe que Rin ha sido dejada bajo la custodia de la abuela Kaede, según Inuyasha, como una práctica con los humanos; Inuyasha menciona que cuando llegue el momento, Rin elegirá si se va con Sesshomaru o se queda en la aldea; mientras Sesshōmaru la visita cada cierto tiempo, lo cual indica que sigue estando pendiente de su cuidado.