La raya verde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La raya verde
(La Raie verte)
Autor Henri Matisse, 1905
Técnica Óleo sobre lienzo
Tamaño 42,5 cm × 32,5 cm[1]
Localización Museo Nacional de Arte de Dinamarca, Copenhague, Bandera de Dinamarca Dinamarca
[editar datos en Wikidata]
Imagen externa
Imagen del cuadro.
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.

La raya verde (La Raie verte) –también llamado Madame Matisse[1] es un óleo del pintor francés Henri Matisse.

Historia[editar]

Matisse pintó este retrato en 1905, usando como modelo a su mujer, Amélie Noellie Matisse-Parayre. Es una pintura de una gran audacia cromática, que rompe con la representación realista de las formas, la luz y la perspectiva, supeditando todo a la potencia expresiva del color. Este lienzo fue exhibido durante el Salón de Otoño de 1905, junto a obras de otros pintores como André Derain, Albert Marquet o Maurice de Vlaminck. A la postre, los integrantes de aquella exposición serían bautizados como Les fauves ("las fieras") por su uso estridente del color y la distorsión de las formas.

En la actualidad, el cuadro puede admirarse en el Museo Nacional de Arte de Dinamarca, en Copenhague.

Análisis del cuadro[editar]

El fauvismo, junto con el expresionismo, son los dos primeros “ismos” del siglo XX. Su creador fue precisamente Matisse, aunque la denominación procede de la calificación despectiva que recibieron los artistas de este movimiento por parte de un crítico, durante su primera exposición pública.

El fauvismo se caracteriza por la utilización de colores muy vivos de una forma libre, sin que hayan de ser fieles al objeto representado, hecho que en esta obra queda resaltado en la banda de color verde que recorre frente y nariz de la mujer retratada. El antecedente cromático del fauvismo es Gauguin y los pintores nabis, pero también reciben influencias de Cézanne en cuanto a las formas y de Van Gogh.

En esta obra vemos que el dibujo es esquemático y geométrico, y los colores fuertes y contrastados, además de bastante arbitrarios, como en el fondo de la composición, donde podemos ver cuatro zonas de color distintas y poco realistas. Apenas existe protagonismo de la luz y el fondo es plano, con total ausencia de la perspectiva.

Más adelante Matisse evolucionó hacia composiciones más decorativistas y agradables, pero siempre con el color como primer protagonista.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «La Línea verde, Madame Matisse». Artehistoria. Archivado desde el original el 19 de noviembre de 2015.