La morfina (Santiago Rusiñol)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La morfina
La morfina (Santiago Rusiñol).jpg
Año 1894
Autor Santiago Rusiñol
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Simbolismo
Tamaño 115,2 cm × 87,8 cm
Localización Museo Cau Ferrat, Sitges (Barcelona), España

La morfina es una obra de las más importantes del pintor y escritor Santiago Rusiñol de 1894. Formó parte del Modernismo (arte) de finales del siglo XIX y principios del XX y está expuesto en el Museo Cau Ferrat de Barcelona, que él mismo fundó.[1]​ En 2014 el cuadro formó parte de la exposición París 1900. La ville en la misma ciudad.[2]

La morfina es el segundo de una pareja de cuadros: La medalla, también conocida como Antes de consumir el alcaloide, y esta obra. La primera, más grande en dimensiones, muestra a chica sentada en la cama con algo entre las manos.[3]

Contexto histórico[editar]

Desde el renacimiento el consumo del opio, que contiene morfina, era normal por las relaciones comerciales entre Europa y Oriente, de donde procedía. Los médicos comenzaron a recetarlo por sus características inhibidoras que quitaban el dolor y producían bienestar y tranquilidad. Ya en el siglo XVIII comenzaron a surgir reuniones entre las mujeres adineradas para consumirla inyectada y muchas personas de clase alta comenzaron a ser adictos a la droga, incluso encargaban a los joyeros la realización de jeringuillas de plata, en algunos casos inclusive con incrustaciones de brillantes.[4]

Santiago Rusiñol se mudó a París en 1889, donde por los dolores de una caída comenzó a consumir morfina. Se volvió adicto durante diez años, luego se desintoxicó en un proceso que duró otros cinco años.[5]​ Fue allí, en su último viaje a la ciudad francesa, donde pintó el cuadro.

Tema[editar]

Rusiñol refleja en el cuadro a una mujer, la modelo Estephanie Nantas, una modelo que posaba a menudo para él.[6]​ La chica aparece tendida en una cama con una manta de color amarillo, que simboliza la enfermedad. Se encuentra en una habitación en penumbra y destaca la carga sexual en el rostro de placer haciendo ver que la mujer ha iniciado ya su viaje por los mundos de Morfeo, en la tensión de la mano agarrando la sábana, el pelo suelto y alborotado y el tirante del camisón que cae sutilmente dejando descubierto el hombro. [7]

Esta pintura desarrolla un tema bien conocido para el autor, puesto que él mismo fue morfinómano entre 1889 y 1899. Escribió en uno de sus poemas: [8]

“Espíritu amado como la sombra del reposo que apaga la sed del corazón y lo maldice, consolándolo...” “...adormece las fibras del corazón y despierta las del alma”.

Referencias[editar]

  1. «Rusiñol y Prats, Santiago - Museo Nacional del Prado». www.museodelprado.es. Consultado el 26 de marzo de 2021. 
  2. z.admin (3 de abril de 2014). «‘La morfina’ de Rusiñol viaja a París». Museus de Sitges. Consultado el 26 de marzo de 2021. 
  3. «La morfinómana - Santiago Rusiñol i Prats». Google Arts & Culture. Consultado el 26 de marzo de 2021. 
  4. «De medicina a adicción: el opio en Occidente». historia.nationalgeographic.com.es. 8 de noviembre de 2013. Consultado el 26 de marzo de 2021. 
  5. «PressReader.com - Periódicos de alrededor del mundo.». www.pressreader.com. Consultado el 26 de marzo de 2021. 
  6. Generalitat de Cataluña. «Obra: La morfina». p. Visit Museum. 
  7. Buzzi, Alfredo E. (junio 2015). «“La Morfina” (Santiago Rusiñol, 1894)». Alma. Cultura y Medicina. Consultado el 23 de abril de 2021. 
  8. «El pintor Ramon Casas y la mujer que se masturbaba cuando se aburría de leer». El Español. 18 de marzo de 2017. Consultado el 26 de marzo de 2021.