La insoportable levedad del ser

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La insoportable levedad del ser
Autor Milan Kundera
Género Novela filosófica
Idioma Frances
Título original Nesnesitelná lehkost byti
Editorial Éditions Gallimard,  y 
País Flag of the Czech Republic.svg República Checa
Fecha de publicación 1984

La insoportable levedad del ser (en checo: Nesnesitelná lehkost bytí) es una novela, clasificada a veces como filosófica (opinión que no comparte su autor, quien sitúa su obra —incluyendo específicamente esta novela— más allá de la filosofía y la psicología, tratando de encontrar la esencia existencial de los personajes[1] ) del escritor checo Milan Kundera, publicada en 1984.

Ambientada en Praga durante 1968, la Insoportable levedad del ser trata de un hombre y sus dudas existenciales en torno a la vida en pareja, convertidas en conflictos sexuales y afectivos. La novela relata escenas de la vida cotidiana trazadas con un profundo sentido trascendental: la inutilidad de la existencia y la necesidad del eterno retorno de Nietzsche por el cual todo lo vivido ha de repetirse eternamente, sólo que al volver lo hace de un modo diferente, ya no fugaz como ocurrió en el principio.

"El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni enmendarla en sus vidas posteriores"

La conjunción de ambos factores, existencialmente antagónicos, valdrían a los personajes para dar un sentido propio y singular a la vida. La acción de los personajes está estructurada a partir de varios factores: histórico-político, filosófico, psicológico y artístico, en el marco de una experiencia franqueada por el experimento socialista y la Guerra Fría.

En 1985, el año siguiente de su publicación, la novela sería galardonada con el Premio Jerusalén. Tres años más tarde La insoportable levedad del ser sería llevada al cine de la mano del director Philip Kaufman, obteniendo un aceptable éxito.

En 2006, el libro se edita por primera vez en el país del autor, República Checa, alcanzando récord de ventas.[cita requerida]

Personajes[editar]

  • Tomás (en checo: Tomáš): Personaje principal que, a pesar de amar a su esposa, no puede resistir la tentación de acostarse con otras mujeres. Demuestra la incertidumbre del hombre al afrontar una relación de pareja y la madurez que debe impregnar en ella. Además enfrenta el dilema que supone vivir en una país socialista del cual pasó de militante eufórico a perseguido por el sistema.
  • Sabina: Es la eterna amante de Tomás. Es quien siente la verdadera levedad (ligereza en las cosas) tras relacionarse con hombres comprometidos, otorgándole a la infidelidad poca o ninguna importancia. Esta ligereza en la manera de vivir es consecuencia de una actitud existencial amoral y anodina.
  • Teresa (en checo: Tereza): Esposa de Tomás. Sufre por las infidelidades de su pareja, pero se resigna a aceptarlas por temor a perderle. La justificación a este vínculo de amor corrompido, se encuentra en que Tomás ha sido quien le dio una nueva razón para vivir después de una infancia al lado de la madre, de quien Teresa siente vergüenza y hasta odio.
  • Franz: Amante pasajero de Sabina. Es la representación de quien se libera de una vida de obligaciones, de una esposa y una hija, que no le brindan ningún beneficio interior. Consigue relacionarse con una alumna que le demuestra admiración y abre una nueva puerta en su vida.
  • Simón: Hijo no reconocido de Tomás, quien al final se vuelve una imagen tardía de él.
  • Karenin: Mascota de Tomás y Teresa. Es un punto de unión y reflexión en la relación de la pareja.

Argumento[editar]

La levedad y el peso[editar]

La obra comienza mostrando la opinión del propio autor con respecto al aspecto filosófico e histórico que llevan en sí mismo los conceptos de levedad y peso. Es a través de esta reflexión que termina por imaginarse a Tomás, un cirujano checoslovaco que vive en Praga a mediados de los años 60, hombre divorciado y de muchas amantes que conoce a Teresa, la cual viene a poner en duda su vida de eterno soltero. Tomas termina cediendo ante el posible "enamoramiento" que va padeciendo por Teresa, casándose pero sin que ello implique terminar con sus amantes, siendo la más cercana, Sabina, una artista liberal. Después de la Primavera de Praga, cuando las fuerzas soviéticas toman la capital checoslovaca, Tomás decide marchar con Teresa a Zurich, junto a su perro Karenin. Posteriormente, Teresa, que había sido partidaria de marcharse de Checoeslovaquia, decide volver sola a Praga, abandonando a Tomás.

El alma y el cuerpo[editar]

En esta segunda parte el autor hace referencia a la distancia entre el alma y el cuerpo de Teresa, quien se mira constantemente al espejo esperando no encontrar a su madre en ella misma; Teresa siente que su alma no pertenece a su cuerpo y trata de hacerse indiferente ante ese cuerpo, no se reconoce, cuanto más ve la semejanza con su madre más se aleja su alma. Habla de que "nuestras vidas están bombardeadas por casualidades" que constituyen coincidencias; estas aumentan el sentido de belleza de hechos sencillos haciéndolos memorables como la música de Beethoven.

Palabras incomprendidas[editar]

Tras un análisis de la relación existente entre Sabina, amante de Tomás y Franz, un académico atado a sus ideales, Kundera nos presenta a manera de glosario la complejidad de las diferencias entre Sabina y Franz, profundamente arraigadas en el significado que dan a las cosas: las marchas, los paseos en cementerio, la mujer. En una revisión del trayecto de vida de ambos personajes, los cuáles determinaron su visión de las cosas, encontramos una gran justificación en su separación, hasta hacerla necesaria para Sabina, quien prefiere alejarse de Franz ante la posibilidad de entregar por completo su vida a todo aquello en lo que no cree.

El alma y el cuerpo[editar]

Teresa se cuestiona su relación con Tomás, haciendo hincapié principalmente en que las infidelidades de su marido no cesaban. Es así como comienza a trabajar en un bar sirviendo tragos detrás de la barra, conociendo a un ingeniero el cual la comienza a seducir. Teresa intenta probar lo que se siente serle infiel a Tomás, visitando al ingeniero y haciendo el amor con él. Posterior a ello, Teresa comienza a sospechar que esta misma situación, el ingeniero y la manera en que lo conoció, corresponde a un complot por parte del servicio social de su propio país (el sistema de inteligencia comunista instaurado en el país, para perseguir a los opositores).

La levedad y el peso[editar]

Tomás comienza redactando una publicación para una revista de intelectuales en donde critica la posición de los comunistas de su país, con la analogía de la tragedia griega de Edipo Rey, lo que provoca la persecución en su contra, obligándolo a dejar su puesto de cirujano en el hospital de Praga. Posteriormente, ya ejerciendo como médico de cabecera, es obligado a delatar y describir a la gente a cargo de la editorial en donde se publicó su artículo, Tomás reniega y termina por dejar el oficio de médico, convirtiéndose en limpiador de cristales. Tomás comienza un peregrinaje por Praga, limpiando cristales y acostándose con una amplia gama de mujeres, intentando encontrar en ellas la diferencia que radica entre cada una de ellas, el amor hacia Teresa no se le hacía incompatible con su vida promiscua.

La gran marcha[editar]

Después de 10 años, Sabina fue a vivir a los Estados Unidos. Vivía con una pareja de ancianos que en cierta forma representaban el deseo inalcanzable e irreal por tener una familia, ellos eran como sus hijos. Pronto terminaría ese lapso de tiempo hermoso, pues el anciano murió y su esposa fue a Canadá a vivir con su hijo. Sabina quería permanecer en el estado de levedad, sin peso ni ataduras, así que escribió un testamento especificando que a su muerte cremaran su cuerpo y esparcieran las cenizas.

Por otro lado, Franz vivía con la estudiante de las enormes gafas pero siempre bajo los ojos imaginarios de la aprobación de Sabina. Un amigo de él lo invitó a participar en la Gran Marcha a Camboya, en protesta del bloqueo a la comunidad médica internacional para atender a los agraviados por la guerra y la ocupación comunista. La estudiante con la que vivía no quería que fuera, pero el deseo de Franz por obtener la aprobación de Sabina, lo hizo asistir al evento. Dicha marcha se realizaría en la frontera con Vietnam con la presencia de 400 médicos, fotógrafos, intelectuales y artistas. Todos marchaban en fila india, para evadir las minas, y al llegar a la frontera, se enfrentaron con el absoluto silencio, gritos de protesta ahogados: los médicos no pudieron cruzar para hacer su labor. En esa marcha, Franz comprendió que su culto a Sabina debía terminar pues la persona a la que amaba era la estudiante de las grandes gafas. Por la noche, un joven se le acercó a Franz diciendo algunas cosas en un idioma que no entendía, pero cuando éste trató de ayudarlo, un par de jóvenes trataron de asaltarlo y Franz recibió un golpe fuerte en la cabeza que lo desplomó. Cuando recuperó el conocimiento, estaba en un hospital en Ginebra y Marie Claude se hallaba sentada junto a él. Franz no deseaba verla, a quien quería ver era a su amante, pero no podía hablar ni moverse, cerró los ojos y murió.

También Simón, el hijo de Tomás, buscaba la aprobación o mirada imaginaria de su padre. Cuando Tomás limpiaba vidrios, varias veces intentó acercarse a él, pero su timidez se lo impedía, misma que lo hizo tartamudear el día que le pidieron que firmara la carta de amnistía para los presos. Simón se fue a vivir al campo, conoció una muchacha, se casó con ella y se dedicó a la religión. Cuando supo que su padre vivía también en el campo, pensó que por fin tenían vidas parecidas y su padre estaría orgulloso de él. Poco tiempo después, Tomás lo invitó a pasar un tiempo con él, el cual disfrutó mucho pero a los cuatro meses de dicho encuentro, Tomás y Teresa murieron en un accidente.

La sonrisa de Karenin[editar]

Una vez establecidos en el campo, Tomás y Teresa encuentran finalmente una paz que sólo se verá interrumpida por las cartas que envía el hijo de Tomás y por el cáncer que sufre su mascota Karenin. Es Karenin el que refleja finalmente la verdadera naturaleza de los sentimientos de Teresa, su muerte cierra un ciclo que termina por alejar a la pareja de las tormentas del pasado,de la duda y la falta de compromiso que alguna vez tuvieron en Praga.

Referencias[editar]

  1. Kundera, Milan (1987). El arte de la novela: Diálogo sobre el arte de la novela (en español) (2007: 3.ª edición). Tusquets Editores, S.A. ISBN 978-84-8310-690-7.  Parámetro desconocido |Ubicación= ignorado (se sugiere |ubicación=) (ayuda)