La Santa Espina (sardana)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La Santa Espina es una sardana catalana. Forma parte de la zarzuela del mismo título escrita por Àngel Guimerà con música de Enric Morera. Se estrenó el 19 de enero de 1907 en el Teatro Principal de Barcelona.[1]

Fue prohibida durante la dictadura de Primo de Rivera, así como en la de Francisco Franco. El 5 de septiembre de 1924, el general de Lossada, gobernador civil de Barcelona, difundió la siguiente circular prohibiéndola:[2]

Habiendo llegado a este Gobierno Civil, en forma que no deja lugar a dudas, que determinados elementos han convertido la sardana "La Santa Espina" en himno representativo de odiosas ideas y criminales aspiraciones, escuchando su música con el respeto y reverencia que se tributan a los himnos nacionales, he acordado prohibir que se toque y cante la mencionada sardana en la vía pública, salas de espectáculos y sociedades y en las romerías o reuniones campestres, previniendo a los infractores de esta orden que procederé a su castigo con todo rigor

General Losada, 5 de septiembre de 1924

La pieza, fue interpretada en enero de 1983 por la Guardia Real en un concierto celebrado en el acuartelamiento de El Pardo, con ocasión de una parada militar dedicada a las comisiones de Defensa del Congreso y del Senado, presidida por el ministro de Defensa de la época: Narcís Serra[1]

Letra[editar]

Baldosas representando una Sardana
Versión en catalán[3] Versión en castellano

Som i serem gent catalana
tant si es vol com si no es vol,
que no hi ha terra més ufana
sota la capa del sol.

Déu va passar-hi en primavera
i tot cantava al seu pas.
Canta la terra encara entera,
i canta que cantaràs.

Canta l'ocell, lo riu, la planta
canten la lluna i el sol.
I tot treballant la dona canta,
i canta al peu del bressol.

I canta a dintre de la terra
el passat ja mai passat,
i jorns i nits, de serra en serra,
com tot canta al Montserrat.

Som i serem gent catalana
tant si es vol com si no es vol,
que no hi ha terra més ufana
sota la capa del sol.

Somos y seremos gente catalana
tanto si se quiere como si no
que no hay tierra más ufana
bajo la capa del sol.

Dios pasó en primavera,
y todo cantaba a su paso.
Canta la tierra todavía entera,
y canta que cantarás.

Canta el pájaro, el río, la planta,
cantan la luna y el sol.
Y mientras trabaja la mujer canta,
y canta al pie de la cuna,

Y canta dentro de la tierra
el pasado ya nunca pasado,
y días y noches, de sierra en sierra,
como todo canta al Montserrat.

Somos y seremos gente catalana
tanto si se quiere como si no
que no hay tierra más ufana
bajo la capa del sol.

Referencias[editar]

  1. a b La Santa Espina en El País Consultado el 29-9-10
  2. La prohibición de La Santa Espina Consultado el 29-9-10
  3. Letra en catalán[1]